Kartina Tretya                                                                      



DEVUSHKI
Dyevitsi, krasavitsi,               
dushenki, podruzhenki!
Razigraites, dyevitsi,
razgulyaites, miliye!
Zatyanite pyesenku,
pyesenku zavyetnuyu,
zatyanito molodtsa
k khorovodu nashemu!
Kak zamanim molodtsa,
kak zavidim izdali,
razbezhimtes, miliye,
zakidayem vishenyem,
vishenyem, malinoyu,
krasnoyu smorodinoi!
Ne khodi podslushivat
pyesenki zavyetinye,
ne khodi podsmatrivat
igri nashi dyevichi!
Dyevitsi, krasavitsi...
Escena Tercera

(jardín de Larina)

MUCHACHAS
¡Muchachas bonitas,                    
amigas, queridas compañeras!
¡Venid a jugar, bonitas,
venid a bailar, amigas!
¡Cantad una canción!
Una bella canción,
para que un guapo mozo venga
a participar en nuestros juegos!
¡Cuando se acerque,
cuando le veamos venir de lejos,
nos pondremos a salvo, queridas,
bombardeándole con cerezas,
frambuesas
y rojas grosellas!
¡No volverá a interrumpir
nuestro canto,
no volverá a espiar
nuestros juegos!
¡Muchachas bonitas...

(Las muchachas salen. Entra Tatiana)

TATYANA
Zdyes on, zdyes on, Yevgeni!
O Bozhe! 
O Bozhe, shto podumal on,
shto skazhet on ? Akh, dlya chevo,
stenanyu vnyav dushi bolnoi,
ne sovladav sama s soboi,
yemu pismo ya napisala!
Da! Syerdtse mnye tepyer skazalo,
shto nasmeyotsa nado mnoi
moi soblaznitel rokovoi!
O, Bozhe moi! Kak ya neschastna,
kak ya zhalka!
Shagi... vsyo blizhe...
Da, eto on, eto on!



ONEGIN
Vi mnye pisali.
Ne otpiraites. Ya prochol
dushi dovyerchivoi priznanya,
lyubvi nevinnoi izliyanya;
mnye vasha iskrennost mila!
Ona v volnenye privela
davno umolknuvshiye chuvstva.
No vas khvalit ya ne khochu;
ya za nyeyo vam otplachu
priznanyem takzhe bez iskusstva.
Primite zh ispoved moyu,
sebya na sud vam otdayu!
TATIANA
¡Ha venido! ¡Eugenio está aquí!
¡Dios mío!
¡Oh, Dios! ¿Qué pensará de mí?
¿Qué ira a decirme?
¡Ah! ¡Porqué no escucharía
mas que el lamento de mi alma,
incapaz de dominarse,
al escribirle esa carta!
Sí, mi corazón me lo dice,
él sólo quiere reírse de mí
¡Mi seductor! ¡Oh Dios mío! 
¡Hazme odiosa, hazme intratable!
Pero... se acerca...
Sí, es él... ¡viene hacia a mí!

(Eugenio se acerca a Tatiana)

ONEGIN
Me habéis escrito. 
No podéis negarlo.
He leído la carta de un alma
generosa, embargada de amor 
y llena de inocencia.
Vuestra sinceridad 
ha despertado en mí sentimientos
que creía olvidados hace tiempo.
Pero no apruebo vuestra acción.
Escuchadme... 
Os responderé con igual franqueza
¡Luego, vos juzgaréis!
TATYANA
O Bozhe! Kak obidono i kak bolno!

ONEGIN
Kogda bi zhizn domashnim krugom
ya ogranichit zakhotyel,
kogda b mnye bit otsom, suprugom
priyatni zhrebi povelyel,
to, vyerno b, krome vas odnoi,
nevyesti ne iskal inoi.
No ya ne sozdan dlya blazhenstva,
yemu chuzhda dusha moya,
naprasni vashi sovershenstva,
ikh ne dostoyin vovse ya.
Povyerte, sovest v tom porukoi,
supruzhestvo nam budet mukoi.
Ya skolko ni lyubil bi vas,
priviknuv razlyublyu totchas.
Sudite zh vi, kakiye rozi
nam zagotovil Gimenyei,
i, mozhet bit, na mnogo dnyei!
Mechtam i godam nyet vozvrata,
ne obnovlyu dushi moyei!
Ya vas lyublyu lyubovyu brata,
lyobovyu brata
il, mozhet bit, yeshcho nezhnyei!
Il, mozhet bit yeshcho, 
yeshcho nezhnyei!
Poslushaite zh menya bez gnyeva,
smenit ne raz mladaya dyeva
mechtami lyogkiye mechti!
Uchites vlastvovat soboi...
...Nevsyaki vas, kak ya, poimyot.

DEVUSHKI

Dyevitsi, krasavitsi, 
dushenki, podruzhenki!
Razigraites, dyevitsi...
...razgulyaites, miliye.
Kak zamanim molodtsa,
kak zavidim izdali,
razbezhimtes, miliye,
zakidayem vishenyem.
Ne khodi podslushivat,
ne khodi podsmatrivat
igri nashi dyevichi!
TATIANA
¡Oh, Dios mío! ¡Qué humillación!

ONEGIN
Si hubiera querido limitar mi vida
al círculo familiar,
si el dulce papel de esposo y padre
me hubiera sido asignado 
por la Fortuna, entonces...
únicamente a vos os hubiera pedido
que fuerais mi compañera.
Pero mi alma desconoce esas dulzuras.
Soy totalmente indigno 
de vuestras virtudes.
Creedme, os lo aseguro,
el matrimonio sería un martirio.
Me gustaría amaros pero
la monotonía haría morir mi amor.
Juzgad vos misma sobre que lecho
de rosas reposaría nuestro himeneo.
¡Y para toda la vida!
Lo sueños de juventud no resucitan.
¡No puedo rehacer mi alma!
Os amo como a una hermana,
con amor fraterno, o quizás aún, 
con más dulzura.
Escuchadme sin enojaros:
A menudo las muchachas cambian
unos sueños por otros.
Aprended a dominaros...
...no todo el mundo os comprendería
como yo lo he hecho.
La inexperiencia conduce al fracaso.

MUCHACHAS
(a lo lejos)
Muchachas bonitas,
amigas, queridas compañeras,
venid a jugar, bonitas,
...venid a bailar, amigas.
Cuando un guapo mozo venga
cuando le veamos venir de lejos,
nos pondremos a salvo, queridas,
bombardeándole con cerezas.
¡No nos volverá a interrumpir,
no volverá a espiar
nuestros juegos!

(Las voces de las muchachas se
alejan. Eugenio ofrece su brazo 
a Tatiana que lo mira suplicante; 
ambos se alejan lentamente)

 Actos II y III