Sinfonía número 2, "Himno de Alabanza".

 

Félix Mendelssohn Bartholdy (Hamburgo 1809 - Leipzig 1847) tomó como motivo para la génesis de esta infrecuente obra la conmemoración del 400 aniversario de un acontecimiento histórico: la invención de la imprenta por Gutenberg. Fue el mismo Mendelssohn, a la sazón director de la orquesta de la Gewandhaus de Leipzig, quien en junio del año 1.840 nominó su segunda sinfonía como Lobgesang (Himno de Alabanza).

La obra se convirtió en la protagonista máxima del festival musical que se celebró en la iglesia de Sto. Tomás de Leipzig, siendo interpretada tras la Jubelouvertüre de Weber y el Dettingen Te Deum de Händel.

Al margen de la motivación puramente musical, es lo cierto que esta sinfonía reflejaba el profundo sentimiento religioso de Mendelssohn, que compuso la obra "para dar gracias a Dios por el regalo que la imprenta había supuesto para la civilización europea". De hecho, la inspiración protestante de la partitura se adivina no sólo porque el texto está basado en fragmentos tomados de la liturgia evangélica alemana, sino también porque el propio autor prologó la partitura con una cita de Lutero: "anhelo ver todas las artes, especialmente la música, al servicio de Aquél de quien provienen y que las ha creado".



Discografía de Referencia:

Director:
Cantantes:

Coro:
Orquesta:
Casa:
CD:
Herbert von Karajan
Edith Mathis, Liselotte Rebmann, Werner Hollweg.
Opera Alemana de Berlín
Filarmónica de Berlín
DG (429-664-2)
1 (ADD)

 

Director:
Cantantes:

Coro:
Orquesta:
Casa:
CD:
Vladimir Askenazy
Juliane Banse, Sibylla Rubens, Vison Cole.
Radiodifusión de Berlín
Sinfónica Alemana de Berlín
DECCA (448-181-2)
1 (DDD)

(Jaime Goyena)

Texto