ATTO III                                                    


La profezia

(Le fiere dei deserti avranno in  
Babilonia la loro stanza insieme 
coi gufi, e l'upupe vi dimoreranno. 
Geremia LI) 

Quadro Primo

(Orti pensili)

Scena Prima

(Abigaille è sul trono. I Magi, i Grandi sono
assisi ai di lei piedi; vicino all'ara ove 
sorge la statua d'oro di Belo sta coi seguaci 
il Gran Sacerdote. Donne babilonesi,
Popolo e Soldati) 

POPOLO
È l'Assiria una regina,
pari a Bel potente in terra;
porta ovunque la ruina
se stranier la chiama in guerra:
or di pace fra i contenti,
degno premio del valor,
scorrerà suoi dì ridenti
nella gioia e nell'amor.

GRAN SACERDOTE
(a Abigaille)
Eccelsa donna, 
che d'Assiria il fato reggi, 
le preci ascolta de' fidi tuoi! 
Di Giuda gli empi figli perano tutti, 
e pria colei che suora
a te nomar non oso...
Essa Belo tradì...

(Presenta la sentenza ad Abigaille.)

ABIGAILLE 
(con finzione)
Che mi chiedete!...

Scena Seconda

(Nabucco con ispida barba e lacere vesti 
rasentassi sulla scena. - Le Guardie, alla
cui testa è il vecchio Abdallo, cedono 
rispettosamente il passo) 

ABIGAILLE
Ma chi s'avanza?... 
Qual audace infrange l'alto divieto mio?... 
Nelle sue stanze si tragga il veglio!...

NABUCCO 
(sempre fuori di sé)
Chi parlare ardisce
ov'è Nabucco?

ABDALLO 
(con devozione)
Deh! Signore, mi segui!

NABUCCO
Ove condur mi vuoi? Lasciami!... 
Questa è del consiglio l'aula... 
Sta'!... Non vedi?
M'attendon essi... 
Il fianco perché mi reggi? 
Debole sono, è vero,
ma guai se alcuno il sa!... 
Vo' che mi creda sempre forte ciascun...
Lascia...Ben io troverò mio seggio...

(S'avvicina al trono e fa per salirvi.)

Chi è costei?
Oh qual baldanza! 

ABIGAILLE 
(scendendo dal trono)
Uscite, o fidi miei!

(Si ritirano Tutti, meno 
Nabucco ed Abigaille.)

Scena Terza

NABUCCO
Donna, chi sei?...

ABIGAILLE
Custode del seggio tuo qui venni!...

NABUCCO
Tu?...del mio seggio? Oh frode!
Da me ne avesti cenni?...
Oh frode!

ABIGAILLE
Egro giacevi... 
Il popolo grida all'Ebreo rubello;
porre il regal suggello
al voto suo dei tu!

(Gli mostra la sentenza.)

Morte qui sta pei tristi...

NABUCCO
Che parli tu?...

ABIGAILLE
Soscrivi?

NABUCCO
Un rio pensier!...

ABIGAILLE
Resisti?...
Sorgete, Ebrei giulivi!
levate inni di gloria
al vostro Iddio!...

NABUCCO
Che sento?

ABIGAILLE
Preso da vil sgomento,
Nabucco non è più!

NABUCCO
Menzogna! 
A morte, a morte tutto Israele sia tratto!
Porgi!

(Pone il suggello e rende 
la carta ad Abigaille.)

ABIGAILLE 
(con gioia)
Oh mia lieta sorte!
L'ultimo grado è fatto!

NABUCCO
Oh!... ma Fenena!

ABIGAILLE
Perfida! si diede al falso Dio. 

(per partire)

Oh pera!

(Dà la carta a due Guardie 
che tosto partono.)

NABUCCO 
(fermandola)
È sangue mio!

ABIGAILLE
Niun può salvarla!

NABUCCO 
(coprendosi il viso)
Orror!

ABIGAILLE
Un'altra figlia...

NABUCCO
Pròstrati, o schiava, al tuo signor!

ABIGAILLE
Stolto!... qui volli attenderti!...
Io schiava? Io schiava?
ACTO III


La profecía

(Las fieras del desierto tendrán en
Babilonia su guarida; también los
lobos y lechuzas habitarán allí.
Jeremías LI)

Cuadro Primero

(jardines colgantes)

Escena Primera

 (Abigaille está sentada en el trono
rodeada de adivinos y nobles. De pie,
junto a una enorme estatua del dios
Baal aparece el Sumo Sacerdote.
Hombres, mujeres y soldados)

PUEBLO
Es Asiría una reina 
tan poderosa en la tierra como Baal. 
A todo extranjero que la desafía 
le lleva la destrucción.
Pero su pueblo,
como justo premio por su valor, 
pasa los días feliz 
entre la alegría y el amor. 

GRAN SACERDOTE DE BAAL
(a Abigaille)
¡Señora, que regís el destino de Asiría, 
escuchad los ruegos de vuestros fieles!
¡Que mueran todos 
los impíos hijos de Judá,
y el primero de ellos sea aquella 
a la que no me atrevo a llamar hermana!
¡La que traicionó a Baal!...

(le presenta una sentencia)

ABIGAILLE 
(fingiendo sorpresa)
¿Qué me pedís?

Escena Segunda

(Aparece Nabucodonosor, vestido
pobremente y con barba enmarañada.
Los guardias, con el viejo Abdallo al
frente, le ceden el paso)

ABIGAILLE
¿Pero quién se acerca?... 
¿Quién se atreve a desobedecerme?...
¡Que se lleven al viejo a sus aposentos!

NABUCODONOSOR 
(siempre enajenado)
¿Quién se atreve a hablar 
en presencia de Nabucodonosor?

ABDALLO 
(respetuosamente)
¡Vamos!... ¡Señor, seguidme!

NABUCODONOSOR
¿Adónde me quieres llevar? ¡Déjame! 
¡Esta es la sala del consejo! 
¡Déjame! ¡Esos me esperan!... 
¿No los ves?...
¿Por qué me sostienes por el costado? 
Estoy débil, es cierto, pero 
¡ay si alguien se percata de ello!
Quiero que todos me crean fuerte... 
¡Deja, ya encontraré mi asiento yo solo!

(ve a Abigaille sentada en el trono)

¿Quién es esa mujer?
¡Oh, qué afrenta!

ABIGAILLE 
(descendiendo del trono)
¡Dejadnos solos, fieles míos!

(todos se retiran menos 
Nabucodonosor y Abigaille)

Escena Tercera

NABUCODONOSOR
Mujer. ¿Quién eres?

ABIGAILLE
Aquí vine para custodiar tu trono...

NABUCODONOSOR
¿Tú?... ¿A mi trono? ¡Impostora! 
¿Tienes mi permiso para hacerlo?... 
¡Impostora!

ABIGAILLE
Estabas enfermo... 
El pueblo quería ir 
contra el hebreo rebelde...
¡Tienes que firmar la sentencia!

(mostrándole el decreto)

Aquí se pide muerte de los rebeldes...

NABUCODONOSOR
Pero ¿qué dices?...

ABIGAILLE
¡Firma!

NABUCODONOSOR
¡Me preocupa un presentimiento!...

ABIGAILLE
¿No estás dispuesto?... 
En ese caso:
¡Hebreos, elevad himnos de gloria 
a vuestro Dios!

NABUCODONOSOR
¡Qué oigo!

ABIGAILLE
¡Atormentado por el desequilibrio 
Nabucodonosor ya no es el mismo!

NABUCODONOSOR
¡Mentira! 
¡Que muera, que muera Israel entero! 
¡Dame!

(Estampa la firma sobre el 
pergamino y se lo da a Abigaille)

ABIGAILLE 
(con alegría)
¡Oh que suerte la mía!
¡Ya no queda ningún obstáculo'

NABUCODONOSOR
¡Oh! Pero... ¿y Fenena?

ABIGAILLE
¡La desgraciada se entregó al falso Dios! 

(intenta marcharse)

¡Que muera!

(Entrega el pergamino a los guardias
que se lo llevan inmediatamente.)

NABUCODONOSOR 
(trata de impedirlo)
¡Es sangre de mi sangre!

ABIGAILLE
¡Nadie puede salvarla!

NABUCODONOSOR
(dándose cuente de lo que ha firmado)
¡Qué horror! 

ABIGAILLE
Tienes otra hija... 

NABUCODONOSOR
¡Arrodíllate esclava, ante tu señor! 

ABIGAILLE
¡Imbécil!... ¿Quién puede oírte?... 
¿Esclava yo?... ¿Yo?
NABUCCO 
(cerca nel seno il foglio che attesta 
la nascita servile d'Abigaille)
Apprendi il ver.

ABIGAILLE 
(traendo dal seno il foglio e 
facendolo a pezzi)
Tale ti rendo, o misero,
il foglio menzogner!

NABUCCO
(da sé)
Oh di qual onta aggravasi
questo mio crin canuto!
Invan la destra gelida
corre all'acciar temuto!
Ahi miserando veglio!
l'ombra tu sei del re.

ABIGAILLE
(da sé)
Oh dell'ambita gloria
giorno tu sei venuto!

NABUCCO
(da sé)
Ahi misero!

ABIGAILLE
(da sé)
Assai più vale il soglio
che un genitor perduto!
alfine cadranno i popoli
di vile schiava al piè.

NABUCCO
(da sé)
Ahi miserando ecc. 

ABIGAILLE
(da sé)
... cadranno al piè ecc.

(Odesi dentro un suono di trombe)

NABUCCO
Oh qual suono!

ABIGAILLE
Di morte è suono
per gli Ebrei che tu dannasti!

NABUCCO
Guardie, olà!... tradito io sono!
Guardie!

(Si presentano alcune Guardie)

ABIGAILLE
O stolto!...e ancor contrasti?
Queste guardie io le serbava
per te solo, o prigionier!

NABUCCO
Prigionier?...

ABIGAILLE
Sì!... d'una schiava
che disprezza il tuo poter!

NABUCCO
Deh perdona, deh perdona
ad un padre che delira!
Deh la figlia mi ridona,
non orbarne il genitor!
Te regina, te signora
chiami pur la gente Assiria;
questo veglio non implora
che la vita del suo cor.

ABIGAILLE
Esci! invan mi chiedi pace,
me non move il tardo pianto;
tal non eri, o veglio audace,
nel serbarmi al disonor.

NABUCCO
Ah perdona!...
Deh perdona ecc.

ABIGAILLE
Invano!
Me non move ecc.
Esci! Invano!

Oh vedran se a questa schiava
mal s'addice il regio manto!
Oh vedran s'io deturpava
dell'Assiria lo splendor!

NABUCCO
Deh perdona ecc.

Quadro Secondo

(Le sponde dell'Eufrate)

Scena Quarta

EBREI
Va', pensiero, sull'ale dorate;
va', ti posa sui clivi, sui colli,
ove olezzano tepide e molli
l'aure dolci del suolo natal!
Del Giordano le rive saluta,
di Sionne le torri atterrate...
Oh mia patria sì bella e perduta!
Oh membranza sì cara e fatal!
Arpa d'or dei fatidici vati,
perché muta dal salice pendi?
Le memorie nel petto raccendi,
ci favella del tempo che fu!
O simile di Sòlima ai fati
traggi un suono di crudo lamento,
o t'ispiri il Signore un concento
che ne infonda al patire virtù!

Scena Quinta

ZACCARIA
Oh chi piange? di femmine imbelli
chi solleva lamenti all'Eterno?
Oh sorgete, angosciati fratelli,
sul mio labbro favella il Signor!

Del futuro nel buio discerno...
ecco rotta l'indegna catena!...
Piomba già sulla perfida arena
del leone di Giuda il furor!

EBREI
Oh futuro!

ZACCARIA
A posare sui crani, sull'ossa
qui verranno le iene, i serpenti,
fra la polve dell'aure commossa
un silenzio fatal regnerà!
Solo il gufo suoi tristi lamenti
spiegherà quando viene la sera...
niuna pietra ove sorse l'altera
Babilonia allo stranio dirà!

EBREI
Oh qual foco nel veglio balena!

Sul suo labbro favella il Signor!
Sì, fia rotta l'indegna catena,
già si scuote di Giuda il valor!

ZACCARIA
Niuna pietra ecc.


NABUCODONOSOR 
(busca el documento que atestigua 
el humilde origen de Abigaille)
¡Has de saber la verdad!

ABIGAILLE 
(extrae el documento de su 
propio seno y lo hace pedazos)
¡Así te devuelvo, miserable, 
el documento mentiroso!

NABUCODONOSOR
(para sí)
¡Qué horrible vergüenza cae 
sobre mis cabellos encanecidos! 
¡Es inútil que mi diestra fría 
busque la temida espada!
¡Ah! ¡Desgraciado viejo!
¡Eres la sombra de un rey!

ABIGAILLE
(para sí)
¡Oh! ¡al fin llegaste día
de ambicionada gloria!

NABUCODONOSOR
(para sí)
¡Desgraciado de mí!

ABIGAILLE
(para sí)
¡Mucho más vale el trono
que un padre perdido!
¡Por fin caerán los pueblos
al pie de la vil esclava!

NABUCODONOSOR
(para sí)
¡Ah, desgraciado viejo! 

ABIGAILLE
(para sí)
Caerán a los pies, etc.

(se oye el sonar de trompetas)

NABUCODONOSOR
¡Ah! ¿Qué es ese sonido? 

ABIGAILLE
¡El sonido de muerte 
para los hebreos que tú condenaste! 

NABUCODONOSOR
¡Atención, guardias!... 
¡He sido traicionado! ¡Guardias!

(llegan varios soldados)

ABIGAILLE
¡Estas loco! ¿Y aun te resistes?...
¡Yo guardaba estos soldados
para llevarte preso!

NABUCODONOSOR
¿Preso?...

ABIGAILLE
¡Sí, preso de una esclava
que desprecia tu poder!

NABUCODONOSOR
¡Vamos, perdona, oh, perdona 
a un padre que delira! 
¡Venga, devuélveme la hija 
no prives de ella a un padre!
Que la gente de Asiría 
te llame reina y señora.
¡Este viejo no te pide más 
que la que es vida para su corazón!

ABIGAILLE
¡Sal de aquí!...¡Me pides paz en vano, 
tus lágrimas no me enternecen!
¡No eras así cuando 
me destinabas al deshonor!

NABUCODONOSOR
¡Ah perdona!
¡Venga, perdona,...

ABIGAILLE
¡Es en vano!
¡No me conmueve tu llanto ...
¡Sal de aquí!

¡Ahora se verá si a esta esclava
le desdice el manto real!
¡Ahora verán si yo empañaba 
la grandeza de Asiría!

NABUCODONOSOR
¡Ah perdona!...

Cuadro Segundo

(Las riveras del Éufrates)

Escena Cuarta

HEBREOS
¡Vuela pensamiento, con alas doradas, 
pósate en las praderas y en las cimas 
donde exhala su suave fragancia
el aire dulce de la tierra natal! 
¡Saluda a las orillas del Jordán 
y a las destruidas torres de Sión! 
¡Ay, mi patria, tan bella y abandonada! 
¡Ay recuerdo tan grato y fatal!
Arpa de oro de los fatídicos vates, 
¿por qué cuelgas silenciosa del sauce?
Revive en nuestros pechos el recuerdo,
¡háblanos del tiempo que fue!  
Canta un aire de crudo lamento 
al destino de Jerusalén 
o que te inspire el Señor una melodía 
que al padecer infunda virtud.

Escena Quinta

ZACARÍAS
Oh, ¿quién llora?... 
¿Quién eleva lamentaciones al Eterno 
como si fuera una mujer cobarde? 
¡En pie, el Señor habla por mi boca!

Sé leer en el vacío del futuro... 
¡Las indignas cadenas están ya rotas! 
¡Se lanza ya a la pérfida arena 
el furor del león de Judá!

HEBREOS
¡Oh, futuro feliz!

ZACARÍAS
Hasta aquí llegarán las hienas y sierpes
a dar cuenta de los cráneos y huesos.
Entre el polvo movido por el viento, 
reinará un silencio fatal. 
Sólo la lechuza cantará con su triste deje
cuando caiga la tarde... 
¡Ni una piedra indicará al visitante 
donde se irguió la altiva Babilonia!

HEBREOS
¡Oh, que fuego emana del anciano! 

¡Por su boca habla el Señor! 
¡Sí, que se rompa la indigna cadena,
el valor de Judá reaparece!

ZACARÍAS
¡Ni una piedra indicará... 


ATTO IV



L'idolo infranto 

(Bel è confuso: i suoi idoli sono 
rotti in pezzi. Geremia XLVIII)

Quadro Primo

(appartamento nella Reggia, 
come nella Parte seconda)

Scena Prima

(Nabucco è seduto sovra un sedile, e 
trovasi immerso in profondo sopore)

NABUCCO 
(svegliandosi tutto ansante)
Son pur queste mie membra!... 
Ah! fra le selve non scorrea anelando
quasi fiera inseguita?
Ah sogno ei fu...terribil sogno!

(Applausi al di fuori.)

Or ecco,
il grido di guerra!... Oh, la mia spada!
Il mio destrier, che alle battaglie anela
quasi fanciulla a danze!
Oh prodi miei!... 
Sionne, la superba cittade, ecco, torreggia...
sia nostra, cada in cenere!

VOCI 
(di dentro)
Fenena!

NABUCCO
Oh sulle labbra de' miei fidi il nome
della figlia risuona! 
Ecco! Ella scorre tra le file guerriere!

(S'affaccia alla finestra.)

Ohimè!... traveggo?
Perché le mani di catene ha cinte?...
Piange!...

VOCI 
(di dentro)
Fenena a morte! 

(Tuoni e lampi. Il volto di Nabucco 
prende un'altra espressione; corre alla
porta e, trovatala chiusa, grida:) 

NABUCCO
Ah, prigioniero io sono!

(Ritorna alla loggia, tiene lo sguardo 
fisso verso la pubblica via, indi si tocca 
la fronte ed esclama:)

Dio degli Ebrei, perdono!

(S'inginocchia.)

Dio di Giuda!...l'ara, il tempio
a Te sacro/i, sorgeranno...
Deh mi togli a tanto affanno
e i miei riti struggerò.
Tu m'ascolti!... Già dell'empio
rischiarata è l'egra mente!
Dio verace, onnipossente,
adorarti ognor saprò.

(Si alza e va ad aprire con
violenza la porta.)

Porta fatal, oh t'aprirai!...

Scena Seconda

ABDALLO
Signore, ove corri?

NABUCCO
Mi lascia...

ABDALLO
Uscir tu brami
perché insulti ognun alla tua mente offesa?

GUERRIERI
Oh noi Tutti qui siamo in tua difesa!

NABUCCO
(ad Abdallo)
Che parli tu?... 
La mente or più non è smarrita... 
Abdallo, il brando, il brando tuo...

ABDALLO
(sorpreso e con gioia)
Per conquistare il soglio eccolo, o re!...

NABUCCO
Salvar Fenena io voglio.

ABDALLO, GUERRIERI
Cadran, cadranno i perfidi
come locuste al suolo!
Per te vedrem rifulgere
sovra l'Assiria il sol!

NABUCCO
O prodi miei, seguitemi,
s'apre alla mente il giorno;
ardo di fiamma insolita,
re dell'Assiria io torno!
di questo brando al fulmine
cadranno gli empi al suolo;
tutto vedrem rifulgere
di mia corona al sol.

ABDALLO, GUERRIERI
...vedrem rifulgere ecc.

Quadro Secondo

(Orti pensili, come nella Parte terza)

Scena Terza

(Il Sacerdote di Belo è sotto il peristilio del
tempio presso un'ara espiatoria ai lati della
quale stanno in piedi due sacrificatori
armati di asce. Una musica cupa e lugubre
annuncia l'arrivo di Fenena e egli Ebrei
condannati a morte; Fenena s'inoltra
circondata dalle Guardie e dai Magi.
Giunta nel mezzo della scena, si ferma e 
si inginocchia davanti a Zaccaria.)

ZACCARIA
Va': la palma del martirio,
va', conquista, o giovinetta;
troppo lungo fu l'esiglio;
è tua patria il ciel! ... t'affretta!

FENENA
Oh dischiuso è il firmamento!
Al Signor lo spirto anela...
Ei m'arride, e cento e cento
gaudi eterni a me disvela!
O splendor degli astri, addio!
Me di luce irradia Iddio!
Già dal fral, che qui ne impiomba,
fugge l'alma e vola al ciel!

VOCI 
(di dentro)
Viva Nabucco!

TUTTI
Qual grido è questo!

VOCI 
(di dentro)
Viva Nabucco!

ZACCARIA
Si compia il rito!

Scena Quarta

(Nabucco, accorrendo con spada sguainata,
seguìto da Guerrieri e da Abdallo)

NABUCCO
Empi, fermate! 
L'idol funesto, guerrier, 
frangete qual polve al suol.

(L'idolo cade infranto da sé.)

TUTTI
Divin prodigio!

NABUCCO
Ah torna Israello,
torna alle gioie del patrio suol!
Sorga al tuo Nume tempio novello...
Ei solo è grande, è forte Ei sol!
L'empio tiranno Ei fe' demente,
del re pentito diè pace al sen...
d'Abigaille turbò la mente,
sì che l'iniqua bevve il veleno!
Ei solo è grande, è forte Ei sol!...
Figlia, adoriamlo prostrati al suol.

TUTTI 
(inginocchiati)
Immenso Jeovha,
chi non ti sente?
chi non è polvere
innanzi a te?
Tu spandi un'iride?...
Tutto è ridente.
Tu vibri il fulmine?...
L'uom più non è.

(Si alzano.)

Scena Ultima

(Entra Abigaille sorretta da due Guerrieri.)

NABUCCO
Oh! chi vegg'io?

TUTTI
La misera a che si tragge or qui?

ABIGAILLE 
(a Fenena)
Su me... morente... esanime...
discenda... il tuo perdono!
Fenena! io fui colpevole...
Punita... or ben ne sono!

(ad Ismaele)

Vieni!... 

(a Nabucco)

costor s'amavano...
fidan lor speme in te!...
Or... chi mi toglie al ferreo
pondo del mio delitto!

(agli Ebrei)

Ah! tu dicesti, o popolo:
"Solleva Iddio...".

ABIGAILLE, EBREI
"... solleva Iddio l'afflitto".

ABIGAILLE
Te chiamo... te Dio... te venero...
non maledire a me...

EBREI
"Solleva Iddio..."

ABIGAILLE
...non maledire a me...

(Cade e muore.)

TUTTI
Cadde!

ZACCARIA 
(a Nabucco)
Servendo a Jeovha,
sarai de' regi il re!...



ACTO IV



EL ídolo caído

(Baal está confuso: sus ídolos han
caído en pedazos. Jeremías XLVIII)

Cuadro Primero

(Aposentos del palacio, como 
en el segundo acto)

Escena Primera

(Nabucodonosor se despierta 
después de un profundo sopor)

NABUCODONOSOR 
(incorporándose muy ansioso)
¿Son estos mis miembros? 
¡Ah! ¿no corría yo entre los bosques 
jadeando como fiera perseguida? 
¡Ah, fue un sueño... terrible!

(toca palmas con furia)

¡Así pues he aquí el grito de guerra!
¿dónde está mi espada?
¡Mi hierro que en las batallas jadea 
como una muchacha en el baile! 
¡Oh mis valientes! 
¡Sión la soberbia, ved cómo se levanta! 
¡Ha de ser nuestra, caerá en cenizas!

VOCES
(de dentro)
¡Fenena!

NABUCODONOSOR
¡Oigo en boca de mis fieles 
el nombre de mi hija!... 
¡Sí, mirad como va entre los guerreros! 

(se asoma hacia la izquierda)

¡Ay de mi!... ¿Estoy soñando?... 
¿Por qué tiene atadas las manos?... 
¡Está llorando!...

VOCES
(de dentro)
¡Muerte a Fenena!

(Nabucodonosor corre tratando de
abrir las puertas una a una pero 
están cerradas)

NABUCODONOSOR
¡Ah! ¡estoy prisionero!

(vuelve al balcón, fijando la 
mirada en la calle, se toca la 
frente y exclama:)

¡Dios de los hebreos, perdón! 

(se arrodilla)

Dios de Judá. 
¡Volverán a levantarse 
el altar y el templo!... 
¡Libérame y aboliré mis ritos!
¡Óyeme!... 
¡Ya se va aclarando la mente del impío!
¡Ah! Dios verdadero y omnipotente, 
a partir de ahora sabré adorarte.

(trata frenéticamente de forzar 
una de las puertas)

¡Maldita puerta, te has de abrir!

Escena Segunda

ABDALLO
Señor, ¿a dónde vas?

NABUCODONOSOR
¡Déjame!

ABDALLO
¿Intentas salir para que tu mente
ofuscada sea motivo de burla?

GUERREROS
¡Nosotros te defenderemos!

NABUCODONOSOR
(a Abdallo)
Pero ¿qué dices? 
¡mi mente no está ya desquiciada!
¡Abdallo, la espada, mi espada!

ABDALLO
(con sorpresa)
¡Tómala y conquista de nuevo el trono.!

NABUCODONOSOR
¡Sólo me importa salvar a Fenena!

ABDALLO, GUERREROS
¡Ya caerán, caerán los pérfidos 
como langostas por los suelos! 
¡Con tu ayuda volveremos a ver brillar 
el sol sobre Asiría!

NABUCODONOSOR
¡Oh, mis fieles, seguidme! 
Mi mente vuelve a aclararse, 
me queman ardientes llamas.
¡Vuelvo a ser rey de Asiría! 
¡Al golpe de esta espada 
los impíos caerán, caerán al suelo! 
¡Todo volverá a brillar
a la luz de mi corona! 

ABIGAILLE, GUERREROS
...veremos brillar todo... etc.

Cuadro Segundo

(Los jardines colgantes, como antes) 

Escena Tercera

(El sumo sacerdote de Baal está, 
en pie, junto al altar de los sacrificios
junto con otros dos sacerdotes.
Fenena y otros hebreos condenados 
a muerte entran al compás de una
lúgubre marcha fúnebre. Fenena
camina entre guardias y sacerdotes.
Al llegar al centro de la escena, se
arrodilla ante Zacarías)

ZACARÍAS
¡Vamos, conquista la palma del martirio! 
Oh jovencita, 
el exilio ya ha durado demasiado, 
y tu patria es el cielo... ¡Date prisa!

FENENA
¡Oh, el cielo se ha abierto! 
Mi espíritu anhela ir hacia el Señor, 
que me sonríe y me muestra 
gozos eternos a cientos! 
¡Adiós, resplandor de las estrellas 
Dios me irradia con la suya! 
¡Ya de este cuerpo, que aquí me retiene, 
escapa el alma y vuela hacia el cielo!

VOCES 
(desde dentro)
¡Viva Nabucodonosor!

CORO
¿Qué significan esos gritos?

VOCES 
(desde dentro)
¡Viva Nabucodonosor!

ZACARÍAS
¡Se lleve a cabo el ritual!

Escena Cuarta

(Entra Nabucodonosor con su espada
ensangrentada seguido de sus leales)

NABUCODONOSOR
¡Impíos, deteneos! 
¡Guerreros, destrozad el ídolo funesto
como polvo por el suelo!

(El ídolo cae y se hace pedazos)

CORO
¡Prodigio divino!

NABUCODONOSOR
¡Ah! Vuelve Israel, 
vuelve a los gozos del suelo patrio! 
¡Levántese a vuestro Dios 
un templo nuevo!... 
¡Sólo él es grande y fuerte!
Él enloqueció al impío tirano
y él le devolvió la paz a su corazón
¡Le turbó la mente a Abigaille
y la impía un veneno bebió!...
¡Hija, adorémoslo postrados de hinojos!

CORO
(arrodillándose)
Inmenso Jehová
¿Quién puede no oírte? 
¿Quién no se siente polvo
ante tu presencia? 
¿Lanzas un destello?...
y todo sonríe.
¿Lanzas el rayo?...
y a todos nos fulminas.

(todos se levantan)

Escena Última

(Entra Abigaille con los soldados)

NABUCODONOSOR
¡Oh cielos! ¿qué veo?

CORO
¿La desgraciada a qué viene ahora aquí?

ABIGAILLE 
(agonizando, a Fenena)
¡Que baje... sobre mí... 
ahora que muero... tu perdón!
¡Fenena! yo fui la culpable... 
¡Ahora encuentro... el justo castigo!

(a Ismael)

Ven... 

(a Nabucodonosor)

Estos dos se querían... 
¡Que ahora basen su esperanza en ti! 
¿Ahora... quién me librará...
del pesado yugo de mi delito? 

(a los hebreos)

¡Ah! vosotros lo dijisteis pueblo: 
"Dios ayuda"...

ABIGAILLE, HEBREOS
¡...Dios ayuda al afligido!

ABIGAILLE
¡Oh Dios... te suplico, te adoro... 
no me maldigas!...

HEBREOS
"¡Dios ayuda!"...

ABIGAILLE
¡No me maldigas!

(Cae y muere)

CORO
¡Ha muerto!

ZACARÍAS 
(a Nabucodonosor)
Adorando a Jehová
¡tú serás el rey de los reyes!...



Digitalizao por:
Paco Almagro 2000