FRANCESCA DE RÍMINI

 

 

 

Personajes

 

GIANCIOTTO MALATESTA

PAOLO MALATESTA


FRANCESCA


FANTASMA DE VIRGILIO

DANTE ALIGHIERI

                 Duque de Rímini

Hermano de Gianciotto y amante de Francesca

      Esposa de Gianciotto y amante de Paolo

             Espectro del poeta Virgilio


                      Poeta italiano

                        Barítono

                            Tenor


                        Soprano

                      
  Barítono

                            Tenor


La acción se desarrolla en Rímini, en 1275..

ПРОЛОГ


(
largo)

Cцена 1







KHOR


m-m…






TEN’ VIRGILIYA
tepér’ vstupáyem mï slepúyu bézdnu.
Ya búdu vperedí. Idí za mnóy!

DANT
Kak ya poydú, kogdá tï sam strashísh’sya?
Ti do sikh por mne bït opóroy...

KHOR
M-m...

TEN’ VIRGILIYA
Muchén’ya tekh,
kto tam vnizú tomítsya,
mne sostrádan’ye vïzvali v licé, ne strakh.
Idyóm, ne zamedlyáy putí…



KHOR
M-m...

Сцена 2









KHOR
A-a...





KHOR
A-a...

TEN’ VIRGILIYA
Moy sin, tepér’ mï tam,
gde svet neméyet.
Zdes’ véchnïy vikhr’ v stremlén’ye neustánnom
vlechót s sobóyu strázhushchiye dúshi,
j kórchit, i terzáyet ikh, i b’yot...

KHOR
A-a…

TEN’ VIRGILIYA
So vsekh storón oni k nemú stremyátsya i,
bez luchá nadyózdï na spasén’ye,
v bezbrézhnoy skórbi stónut i myatútsya.

DANT
Kogó tak chómïy
vózdukh istyazuyet?

KHOR
A-a...

TEN’ VIRGILIYA
Lyudéy, chto podchinyáli
rázum strásti lyubví...

KHOR
A-a...











DANT
Kto éti dva, chto tak legkí dlya vétra?
O, ya khotéi bï s ními govorít...

KHOR
A-a...

TEN’ VIRGILIYA
Vo ímya toy lyubví, chto ikh vlechót,
prosí, oní tvoyú ispólnyat vólyu.

DANT

Pechál’nïye, izmúchennïye téni!
Kogdá vozmózhno vam, priblíz’tes’.
Kto vi?
Stradán’ya véashi vïzïváyut slyózï...
Skazhíte mne,
poká molchít zloy véter,
otkúda vï kak syudá nispáli?...




FRANCHÉSKA I PÁOLO
Net bóleye velíkoy skórbi v míre, kak vsominát’
o vrémeni schastlívom v neschást’ye...





Картина Первая


(
allegro vivace)



Cцена Iº




LANCHÓTTO
otvét moy prost.
Lanchótto Malatésta,
ne trátya slov, svershít velén’ya Pápï
Vï ne vernyótes’ v Rim yeshchó, 
kogdá padút vragí
svyatéyshego prestola.



Segódnya v noch’ mï dvínemsya na Fórli.
Gotóvit’sya k pokhódu!

Smert’ vragám nepogreshímogo vladïki!

KHOR
Smert’! Smert’!
Smert’ vragám gibellínam!

LANCHÓTTO

Blagoslovíte ímenem vladíki menyá,
moy mech i vóinstvo moyó.





Gotóv’tes’ vistupát’!



Pozvát’ moyú suprúgu.

Сцена IIº

LANCHÓTTO
nichtó ne zaglushít revnívïkh dum...
Prizív trubï budíl, bïválo, ogón v kroví.
Voyná, kak pir, vesél’yem dúshu napolnyála...
Ya vïzïvál na boy ves’ mir!
A nïne… Gde tï, prézhniy pïl?
Franchéska! Franchéska, chto tï sdélala so mnoy!
Otéc tvoy, da, otéc vsemú vinóyu!
Proklyátiy Gvído!
On obmanúl tebyá!… On právdu skrïl!
Ya Páolo postál, chtobï otkrïto,
po-rïkarski, nazvát tebyá
moyéy zhenóy u altaryá, a on, dityá,
poddálsya khítrïm ugovóram Gvído
i skrïl, chto ya – ne Páolo – suprúg tvoy...
I tï povérila!... I tï klyalás’
pred góspodom bït’ vérnoyu emú...
Ne mne!... Zdes’ kóren’ zla...
O, yésli bï tï znála, chto ne bráta, menyá,
menyá suprúgom nazvalá
pred góspodom – tï, krótkaya,
na bráta Páolo i ne vzglyanúla b!
Lyubví k nemú ne znála bï,
i mne, mne odnomú, ostálas’ bï verná...
Tï stráshnikh slov: «Zachém, uvï,
zachém menyá vï obmanúli?» - ne skazála b...
Smirénnaya, bït’ mózhet,
tï menyá togdá bui polyubíla... A tepér’?
omnén’ya net, uvï, tï, lyúbish’ bráta...
I vméste s nim smeyósh’sya nádo mnóyu!
Khrmóy uród, mogú l’ sravnyát’sya s nim?
Ya mráchen, grub, pred zhénshchinoy robéyu...
A Páolo krasív, vïsók i státen, tak nézhen,
tak lukávo vkrádchiv s ney...
Proklyát’ye!
Net, nádo razreshít uzhásnoye somnén’ye i
kaznít’...
A yésli... yésli éto tól’ko bred bol’nóy dushí?...
I tï ne izmeníla?
Togdá izgnán’ye zaléchit ránu... Da!
Páolo ischéznet navsegdá,
i ya mogú yeshchó bït’ schástliv s ney...
No kak uznát’?
O bózhe! Kak?... Onéa!...
Lanchótto, prizoví na pómoshch’ ad,
chtóbï lukáveye rasstávit’ sàti!...

Сцена IIIº

FRANCHÉSKA

moy povelítel’ zval menyá?

LANCHÓTTO
Da! zval…
Franchéska, ya segódnya yédu v noch’ v
pokhód na gibellínov, tï zh odná ostánesh’sya...
odná...

FRANCHÉSKA
Kak mne prikázhet moy vlastelín.
Tvoyéy pokórna vóle,
ya v monastïr’
vrémya udalyús’...

LANCHÓTTO
Zachém? Okhránoyu tvoyéyu búdet brat Páolo...



Chto zh tï ne otvecháyesh’?

FRANCHÉSKA
Moy dolg lish’
ispolnyat’ tvoí velén’ya...

LANCHÓTTO
Franchéska. O Franchéska!
Neuzhéli mne nikogdá ne slïshat’
ot tebyá ni slóva láski i privéta? Skazhí,
zachém pri mne tvoy vzor vsegdá tak mráchen?

FRANCHÉSKA
Sin’yór suprúg moy, ya vsegdá
bïlá i búdu vam pokórnoyu zhenóy.
Ya pómnyu dolg i podchinyáyus’ svyáto yemú...

LANCHÓTTO
Net! Ne podchinén’ya, net!
Lyubví tvoyéy khochú ya!... poglyadí,
na chto pokhózh stal nïne gróznïy Malatésta!
Peredo mnóy vsyo trepetálo prézhde,
odnim dvizhéniyem rukí ya privodíl v
povinovén’ye...
Tepér’ zhe, pri tebé, ya róbok, ya bessílen...
O, snizoydí, spustís’ s vïsót tvoíkh,
zvezdá moyá!
Pokín’ éfirnïye selén’ya,
gde spit, ne znáya vozhdelén’ya, krasá tvoyá!...
Khot’ raz, blestyá luchóm zakáta,
lyubóvnïm plámenem ob”yáta,
padí na grud’!
Ognyóm strastéy zemnïkh sogréta,
v sverkán’ye sládostnogo svéta day potonút’!
Proklyát’ye!
Tï menyá lyubít’ ne mózhesh’!

FRANCHÉSKA
Prostíte mne, no lgat’ ya ne uméyu.

LANCHÓTTO
Ne mózhesh’ lgat’?
Nu bog s tobóy!
Tebé ya véryu...
Mï prostímsya pósle...
Stupáy i pómni...
ya vsegdá lyublyú tebyá i zhdu...

FRANCHÉSKA
Kogdá vernyótsya moy suprúg?

LANCHÓTTO

Kogdá padút vragí... ne rán’she...
Stoy! Net... Net... Stupáy...



Kogdá vernús’? Kha, kha, kha!...
Uznáesh’ skóro!



Картина вторая


(moderato – allegro vivace)

Cцена I




PÁOLO

«prekrásnaya ginévra, udalív prislúzhnic i
pazhéy, odná sidéla.
Togdá predstál, blestyá
vooruzhén’yem, Galégo i, koléno preklonív,
skazál yey tak:
“Dozvól’ slugé krasï tvoyéy
nebésnoy, koroléva, privést’ geróya. Imenem
tvoím on sovershíl ryad pódvigov vlíkikh.
On sïn korolyá Ginevíza, zovút yegó
besstráshnïy,
nepobedímïy Lanselót, Iz Ozera Prishédshiy.
On zházhdet past’ k stopám tvoím...”»

Kak dúmayesh’,
Franchéska, razreshít Ginévra
stat’ pred néyu Lanselótu?

FRANCHÉSKA
O da! ya ne lyubíla bï yeyó
kogdá b oná yegó ne pozhaléla.

PÁOLO
A tï samá, zhestókaya...

FRANCHÉSKA
Molchí, nevérnïy, tï zabïl,
chto dal mne klyátvu ne pominát’ o tom,
chegó ne sméyu i ne dolzhná ya slúshat’?...

PÁOLO
O Franchéska!




«Kak ránneye predvést’ye útra krásit vostók
otténkom nezhnosvétlïkh roz, tak tochno
shchéki blédnoy korolévï pri ímeni Prishél’ca iz
Ozera vdrug zaigráli sládostnïm rumyáncem.
Yedvá kivnúv golóvkoyu,
Ginévra dozvólila priytí
geróyu, i Galégo vvyol togó, kto bïl kogdá-to
yemú vragóm, a nïne,
boyazlívïy i trépetnïy, ne
smel podnyát’ ochéy na korolévu...»
O, kak im bïlo sládostno i zhútko...
Schastlívïye!...

FRANCHÉSKA
Schastlívïye... O da!

PÁOLO

«I vot razdálsya chúdnïy gólos dámï:
 “Neustrashímïy
rïcar’, chto tï khóchesh’?” No prodolzhát’
bednyázhka ne moglá. Sin Ozera vzglyanúl
yey pryámo v óchi. Togdá uvídela oná,
chto dál’she ne nádo spráshivat’, chto khóchet
on togó zhe, chto i oná: smotrét’ i mlet’ v
vostórzhennom molchán’ye...»

FRANCHÉSKA
O, ne glyadí tak
ne menyá... Chitáy!

PÁOLO

Chitát’ li mne o tom, kak on, schastlívïy,
pripál k ustám vozlyúblennoy svoyéy,
kak, vsyo zabïv, oní otdális’ strásti,
i zálerli v blazhénstve véchnoy láski!?
O Franchéska!



FRANCHÉSKA
O, ne rïdáy, moy Páolo, ne nádo...
Pust’ ne danó nam znat’ lobzániy,
puskáy mï zdesh’ razluchenï...
Nedólog srok zemnïkh skitániy,
mel’knút, kak mig, zemnïye snï!
Ne plach’, cenóy zemnïkh muchéniy
nas zhdyot s tobóy blazhénstvo tam,
gde net tenéy, gde net lishéniy,
gde u lyubví netlénnïy khram!
Tam, v vïsoté,
za grán’yu míra,
v tvoíkh ob”yátiyakh paryá,
v lazúri svétlogo éfíra
ya búdu v véchnosti tvoyá!

PÁOLO
Na chto mne ray s yegó krasóy besstrástnoy,
kogdá bushúyet vikhr’ v kroví?
I ya okhváchen vóley vlástnoy
zemnóy lyubvíl?
O, zhárkoye blazhénstvo pocelúya!...
Besplótnïkh dúkhov svétlïkh lik,
i ray, i néba krasotú ya otdám za mig...
za mig odín,
za mig prikosnovén’ya
ognyóm goryáshchikh ust k ustám...
Vsya zhízn’, ves’ mir v odnóm mgnovén’ye,
vsya véchnost’ tam!



FRANCHÉSKA
Uvï! Drugómu otdaná ya!

PÁOLO
Net! Net! Pred nébom tï moyá!
Nas bog soyediníl!... Ne mne li tï klyalás
s mol’bóy pred sónmon vïshnikh sil
svyazát’ vsyu zhízn’ moyéy sud’bóy?...

FRANCHÉSKA
Uydí... Uydí... ostáv’ menyá... ne nádo...

PÁOLO
Pred nébom tï moyá!

FRANCHÉSKA
Nas ozhidáyut múki áda!...

PÁOLO
S tobóy tam búdu ya!...



O!... Franchéska!

FRANCHÉSKA
O!... Páolo!...



FRANCHÉSKA
S tobóyu ad mne lúchshe ráya!
Gde tï, tam schást’ye bez koncá!
V tvoíkh ob’’yát’yakh zamiráya,
chto mne do ráyskogo vencá!
Voz’mí menyá... tvoyá... tvoyá...

PÁOLO
Gde tï, tam schást’ye bez koncá!
S tobóyu ad mne lúchshe ráya!
Moyá i v schást’ye, i v stradán’yakh…
vezdé, vsegdá s tobóyu ya!
Zamrí, zamrí v moíkh lobzán’yakh/

FRANCHÉSKA, PÁOLO
Za mig odín, za mig prikosnovén’ya
ognyóm goryáshchikh ust k ustám...
Vsya zhízn’, ves’ mir v odnóm mgnovén’ye...
Vsya véchnost’ tam!...

FRANCHÉSKA
O svétlïy mig!

PÁOLO
O svétlïy mig!

FRANCHÉSKA
O mig blazhénnïy!

PÁOLO
O mig blazhénnïy!

FRANCHÉSKA
Zhelánnïy!...

PÁOLO
Rodnáya!...

FRANCHÉSKA
Tvoyá navsegdá!

PÁOLO
Vsyo, vsyo otdám!

FRANCHÉSKA, PÁOLO
V tebé blazhénstvo véchnoye!...

FRANCHÉSKA
Tvoyá navsegdá!

PÁOLO
Vsyo, vsyo otdám!

FRANCHÉSKA, PÁOLO
V tebé blazhénstvo véchnoye!...





LANCHÓTTO

Net! Véchnoye proklyát’ye!

FRANCHÉSKA, PÁOLO
Ah!

KHOR

Ah!



ЭПИЛОГ





KHOR
A-a...
A-a...




FRANCHÉSKA I PÁOLO
O, v étot den’ mï ból’she ne chitáli!




KHOR
A-a…
Net bóleye velíkoy skórbi v míre,
kak vsominát’ o vrémeni
schastlívom v neschást’ye...
A-a...



PRÓLOGO


(Largo)

Primera Parte

(El primer círculo del infierno. Rocas y.
oscuridad. Una escalinata baja hacia el
abismo. La escena sólo está iluminada
por un reflejo rojizo procedente de las nubes
que pasan. Se oyen suspiros de desesperación)

CORO DE CONDENADOS
(Fuera de escena)
Aa - Aa…

(Dante y la sombra de Virgilio entran y
se dirigen al borde del abismo. El espíritu
de Virgilio se detiene, como incapaz de
superar el miedo)

SOMBRA DE VIRGILIO
Descendamos a la oscuridad del abismo.
Yo te precedo, tú, sígueme.

DANTE
¿Cómo puedo seguirte, si tú mismo tienes miedo?
Tú, que eres mi sostén...

CORO DE CONDENADOS
A-a...

SOMBRA DE VIRGILIO
Los tormentos que sufren esos seres,
allá abajo, no me producen miedo,
sino que despiertan mi piedad.
¡Vamos, no detengas tus pasos!

(Descienden por la escalinata)

CORO DE CONDENADOS
A-a...

Segunda Parte

(La oscuridad gradualmente se reduce. Una
extensión desértica y rocosa se abre sobre un
horizonte lejano iluminado por una luz rojiza. A
la derecha hay una altura que domina el abismo.
En la lejanía se oye el sonido de una tempestad
y el torbellino de las almas de los condenados
que se están aproximando)

LOS CONDENADOS
A.-a...

(Sobre las alturas que dominan el abismo
aparecen Dante y la sombra de Virgilio
deteniéndose al borde del mismo)

LOS CONDENADOS
A.-a...

SOMBRA DE VIRGILIO
Ya hemos llegado a donde la luz del sol no brilla.
Aquí un torbellino eterno,
que nunca encuentra tregua,
arrastra las almas de los condenados,
las calcina, las atormenta y las golpea...

LOS CONDENADOS
A.-a...

SOMBRA DE VIRGILIO
Llegan aquí de todas partes,
sin vislumbrar ninguna esperanza;
gimen y se debaten en una angustia infinita.

DANTE
Pero ¿quiénes son esas criaturas
atormentadas por el cruel viento?

LOS CONDENADOS
A.-a...

SOMBRA DE VIRGILIO
Los que sometieron la razón
a las pasiones del amor.

LOS CONDENADOS
A.-a...

(El torbellino se aproxima apagando las últimas
palabras de Virgilio. Los espectros pasan a una
velocidad fulgurante, gimiendo y gritando
desesperados. Dante, horrorizado, se aprieta
contra la pared rocosa. Virgilio le explica las
fuerzas que arrastran a los espectros. Poco a
poco el ruido infernal se calma alejándose y la
muchedumbre de los condenados se dispersa.
Aparecen los espectros de Paolo y Francesca)

DANTE
Aquellos dos de allá, los que flotan al viento,
¿quiénes son? ¡Ah, quisiera hablar con ellos!

LOS CONDENADOS
A.-a...

SOMBRA DE VIRGILIO
En el nombre de aquel amor que los unió,
háblales, y ellos satisfarán tu deseo.

DANTE
(a los espíritus)
¡Sombras tristes y atormentadas,
acercaos si podéis!
¿Quiénes sois?
Vuestros sufrimientos hacen llorar.
Decidme, mientras el cruel viento está calmo,
¿De dónde venís?
¿Cómo habéis llegado a este lugar?...

(Los espectros de Paolo y Francesca
vuelan hacia Dante entre nubes.)

FRANCESCA, PAOLO
No hay dolor más grande
que el recuerdo del tiempo feliz en la miseria.

(Las nubes se disipan poco a poco)



Cuadro Primero


(Allegro vivace)

(El palacio de los Malatesta en Rímini)


Escena Primera

(Gianciotto Malatesta con un
cardenal y su séquito)


GIANCIOTTO
Mi respuesta es clara y simple.
Gianciotto Malatesta cumplirá
la voluntad del Papa.
No habréis llegado de vuelta a Roma, cuando
los enemigos de la Santa Sede estarán derrotados.

(a su séquito)

¡Esta misma noche iremos a Forli,
preparaos para partir!

¡Muerte a los enemigos del Soberano Pontífice!

HOMBRES DEL SÉQUITO
¡Muerte! ¡Muerte! ¡Muerte a los enemigos!
¡Muerte a los gibelinos!

LANCIOTTO
(al cardenal)
Bendecidme en el nombre del San Padre,
bendecid a mi espada y mi ejército.

(Se arrodilla, el Cardenal lo bendice y se aleja
lentamente con su séquito. Gianciotto se dirige
a sus hombres)

¡Preparaos para partir!

(Los soldados se alejan. Se dirige a un criado)

¡Que venga mi esposa!

Escena Segunda

GIANCIOTTO
Nada puede calmar el tormento de mis celos.
En otro tiempo el sonido de las trompetas
me inflamaba la sangre y la batalla era
como un festín que me llenaba de alegría...
¡Estaba dispuesto a desafiar al mundo entero!
¿Y hoy? ¿Dónde está mi ardor de ayer?
¡Francesca, Francesca! ¿Qué has hecho de mí?
¡Tu padre, sí, sólo tu padre es el responsable!
¡Maldito Guido!
Él te ha engañado, te ha ocultado la verdad.
Con toda sinceridad yo mandé a Paolo
a pedirte que te convirtieras en mi esposa.
Y él, él le hizo caso a los pérfidos consejos
de Guido y te ocultó que yo era tu prometido
y no él, Paolo...
Y tú le creíste... y le juraste fidelidad ante Dios.
¡A él... no a mí! ¡Ésa es la raíz de todo el mal!...
¡Ay, si tú hubieras sabido que era yo,
y no mi hermano, el que te tomaba por esposa,
¡no habrías puesto tus ojos en Paolo!
No habrías sido atrapada por él
y habrías permanecido fiel a mí, ¡a mí sólo!...
No habrías pronunciado aquellas palabras:
"¿Por qué, ¡ay de mí!,
por qué me habéis engañado?”
Dulce y sumisa, quizás me habrías amado...
¿Y ahora?
No tengo duda ¡amas a mi hermano!...
Y ambos os reís y jugáis conmigo.
¿Feo y cojo, puedo yo compararme con él?
Yo soy rencoroso, violento,
tímido con las mujeres, mientras que Paolo
es alto, esbelto, bello, gentil y tierno con ellas...
¡Maldición!
Tengo que resolver esta terrible duda
¡y castigarlo!
¿Y si todo esto no fuera
sino un delirio de mi mente enferma?...
¿Si tú no me has engañado?
¡Entonces la distancia cicatrizará la herida!... ¡Sí!
Paolo partirá para siempre
y yo aún podré ser feliz con ella...
Pero ¿cómo saber? ¿Señor, cómo?...¡Ya está!
Lanciotto, llama en tu ayuda al infierno
para tejer tus pérfidas tramas...

Escena Tercera

FRANCESCA
(entrando)
¿Mi señor me ha hecho llamar?

GIANCIOTTO
¡Sí!...
Francesca, esta noche parto en campaña
contra los gibelinos.
Tú te quedarás sola... ¡Sola!...

FRANCESCA
Se hará según tu voluntad.
Yo te obedeceré en todo.
Puedo recluirme por algún tiempo
en un convento...

GIANCIOTTO
¿Por qué? Mi hermano Paolo velará por ti...

(la mira atentamente)

¿No dices nada?...

FRANCESCA
Mi único deber es
el de obedecer tus deseos, mi señor.

GIANCIOTTO
Francesca. ¡Oh, Francesca!
¿No oiré nunca de ti una palabra de cariño?
Dime, ¿por qué tu mirada es siempre tan triste
en mi presencia?

FRANCESCA
Señor y esposo mío, yo siempre he sido y seré

eternamente tu esposa fiel;
conozco mi deber y a ti me someto.

GIANCIOTTO
¡No es tu sumisión lo que yo deseo!
¡Es tu amor lo que quiero!...
¡Mira a qué has reducido al terrible Malatesta!
Delante de mí, todos temblaban;
con un sólo gesto obtenía obediencia...
y ahora, ante de ti, estoy temeroso y sin fuerzas.
¡Baja de tu firmamento, mi estrella,
deja tu etérea morada donde tu belleza
duerme en la ignorancia del deleite!...
¡Resplandece, aunque no sea
más que por una sola vez,
con los rayos del sol que tramonta;
deja que el incendio del amor te envuelva,
¡ven sobre mi pecho!
Ardiendo por el fuego de la pasión terrenal,
¡ahógame en tu radiante luz celestial!
¡Maldición! ¡Tú no puedes amarme!

FRANCESCA
Perdóname, pero no sé mentir.

GIANCIOTTO
¿No sabes mentir?
Que Dios pueda perdonarte.
Tengo confianza en ti...
Más tarde nos despediremos.
Ahora retírate y recuerda...
yo aún te amo y te espero...

FRANCESCA
¿Cuándo volverá mi esposo?

GIANCIOTTO
(mirando a Francesca con insistencia)
Cuando los enemigos hayan sido derrotados
¡Espera! No... No... puedes retirarte...

(Francesca sale)

¿Cuándo volveré? ¡Ja, ja, ja!...
¡Pronto lo sabrás!



Cuadro Segundo


(Moderato – Allegro vivace)

Escena Primera

(Rímini, en una habitación del palacio.
Cae la tarde. Francesca y Paolo)


PAOLO
(leyendo)
"La hermosa Ginebra, habiendo despedido
a sus doncellas y a sus pajes, quedó sola.
Fue entonces que Galeote apareció,
resplandeciente con su armadura,
y, arrodillándose, le dijo: Permite al servidor
de tu celeste belleza ¡oh, mi reina!
que te presente a un héroe que en tu nombre
ha cumplido grandes hazañas.
Es el hijo del rey Gineviz,
el invencible, el bravo Lancelot del Lago.
¡Él aspira conseguir el permiso
de caer a tus pies!"

¿Qué piensas, Francesca?
¿Autorizará Ginebra a Lancelot
para que comparezca ante ella?

FRANCESCA
¡Ay, ciertamente! Yo la desaprobaría
si no se mostrara caritativa en su proceder.

PAOLO
¿Y tú, cruel?...

FRANCESCA
¡Calla, pérfido! Has olvidado tu juramento
de no hablar de cosas
que no me están permitido escuchar.

PAOLO
¡Oh, Francesca!

(Francesca le hace señas para
que calle, él retoma la lectura)

"Como las primeras luces del alba
pintan el horizonte con un delicado color rosa,
así las pálidas mejillas de la reina
enrojecieron bruscamente a oír
el nombre de Lancelot del Lago.
Con una imperceptible señal de su cabeza,
Ginebra autoriza al héroe a entrar;
y Galeote hace entrar su antiguo enemigo.
Tímido y temeroso, él no osa
levantar los ojos para contemplar a la reina..."
¡Ay, cuánta emoción y pasión los envuelve!
¡Cuánta felicidad!

FRANCESCA
¡Cuánta felicidad... ¡Ay, sí!

PAOLO
(continuando con la lectura)
"Y he aquí que se oye 

la maravillosa voz de la señora: 
¿Intrépido caballero, qué deseáis?
Pero no tiene fuerzas para continuar.
Lancelot la mira directamente a los ojos,
entonces ella ve que es inútil pedir más,
y que él desea lo que ella misma desea:
dejarse transportar por una muda pasión."

FRANCESCA
¡Ay! ¡No me mires de ese modo!
Sigue leyendo.

PAOLO
(arrojando el libro)
¿Quieres que lea como él
unió sus labios a los de su amada,
como, olvidándose de todo se entregaron
a la pasión envueltos en un deleite
de caricias infinitas? ¡Oh Francesca!

(cae de rodillas ante ella y rompe en llanto)

FRANCESCA
¡Ay, no llores, mi Paolo, no debes...
Si no nos es concedido besarnos,
si estamos separados en este mundo,
la duración de nuestro peregrinaje terrenal
no es larga, y los sueños terrenales
sólo son visiones fugaces.
No llores. Cómo premio a nuestro terrenal
sufrimiento nos espera la felicidad en el paraíso,

donde no hay oscuridad ni privaciones,
y donde el amor tiene su templo indestructible.
¡Allá, en las alturas, más allá de los confines
del mundo, languideciendo en tus abrazos,
en el luminoso azul del cielo,
yo seré tuya por toda la eternidad!...

PAOLO
¿Qué me importa el Paraíso y todo su resplandor
cuándo mi sangre bulle
y soy esclavo del poder
de la imperiosa fuerza del amor terrenal?
¡Oh, la ardiente delicia de un beso!...
Yo renuncio a los puros espíritus angelicales,
al paraíso, a todo el resplandor de los cielos
por un único instante,
por un sólo instante en el que
dos labios ardientes se tocan...
¡Un instante en el que se concentra
la existencia, el mundo y toda la eternidad!

(intenta abrazar a Francesca, pero ella lo elude)

FRANCESCA
¡Ay de mí! Yo pertenezco a otro.

PAOLO
¡No, no! ¡Delante del cielo, tú eres mía!
Dios nos ha unido. ¿No me es a mí a quien
has prometido unir tu vida poniendo por testigos
a todas las potestades celestiales?

FRANCESCA
¡Vete!... ¡Vete!... Déjame!... No debes...

PAOLO
¡Ante del cielo, tú eres mía!

FRANCESCA
Los sufrimientos del infierno nos esperan.

PAOLO
¡Los sufriremos juntos!

(abraza a Francesca, que se abandona a él)

¡Oh!... ¡Francesca!...

FRANCESCA
¡Oh!... ¡Paolo!...

(se miran, arrobados, en silencio)

FRANCESCA
¡El infierno contigo, es preferible al paraíso!
¡Allí dónde tú estás reina una felicidad infinita!
Abandonada entre tus brazos
¡qué me importa la corona celestial!
Tómame... soy tuya... tuya...

PAOLO
¡Allí dónde tú estás reina una felicidad infinita!
¡El infierno contigo, es preferible al paraíso!
Tú eres mía en la felicidad y en el sufrimiento...
¡En todo tiempo, en todo lugar, estaré contigo!
¡Ven, abandónate en mis besos!

FRANCESCA, PAOLO
Por un único instante...
en el que se tocan dos labios ardientes...
¡Un instante en que se concentra la existencia,
el mundo y toda la eternidad!

FRANCESCA
¡Momento de felicidad!

PAOLO
¡Momento de felicidad!

FRANCESCA
¡Instante de bendición!

PAOLO
¡Instante de beatitud!

FRANCESCA
¡Mi amor!

PAOLO
¡Mi dulce amor!

FRANCESCA
¡Soy para siempre tuya!

PAOLO
¡Yo te daré todo!

FRANCESCA, PAOLO
¡La eterna felicidad está en ti!…

FRANCESCA
¡Soy para siempre tuya!

PAOLO
¡Soy totalmente tuyo!

FRANCESCA, PAOLO
¡La eterna felicidad está en ti!…

(Se unen en un beso. Las nubes empiezan a
cubrir el cielo. Gianciotto aparece al fondo,
detrás de los dos amantes)

GIANCIOTTO
(blandiendo un puñal)
¡No! ¡La maldición eterna!

FRANCESCA, PAOLO
¡Ah!

LOS CONDENADOS
(fuera de escena)
¡Ah!



EPÍLOGO


(Misma escena de la segunda parte del prólogo.
Dante y la sombra de Virgilio)

LOS CONDENADOS
A.-a...
A.-a...

(El torbellino de los condenados se aleja.
Los espíritus de Paolo y Francesca aparecen)

FRANCESCA, PAOLO
¡Así terminó nuestra lectura!

(Se desvanecen. Dante tiende las manos hacia
ellos, luego cae inconsciente, como muerto)

CORO DE LOS CONDENADOS
A.-a...
No hay dolor más grande
que el recuerdo del tiempo feliz 
en la miseria.
A.-a...



Digitalizado y traducido por:
José Luis Roviaro 2013.