JUDITHA TRIUMPHANS  RV.644 (1716)

 

Música de Antonio Vivaldi (1678 - 1741)

Texto de Giacomo Cassetti sobre el "Libro de Judit".

 

PARS PRIOR


CHORUS
(militum pugnantium in acie cum timpano bellico)
Arma, caedes, vindictae, furores,
Angustiae, timores
Precedite nos.
Pugnate
O bellicae sortes,
Mille plagas,
Mille mortes
Adducite vos.

HOLOFERNES
Felix en fausta dies
O Magnanimi Eroes en fortunati:
Prospera vobis sors, sydera, caelum:
En post saecula tandem
Venit optata lux, lux suspirata,
Qua magni in vestro Duce,
Qua Dux Magnus in vobis:
Cunctis aequa
Erit tandem Victoria,
Et vestro invicto Regi
Honor, et gloria.

Nil arma, nil bella,
Nil fiamma furoris
Si cor bellatoris
Est cadens in se.
Si pugnat sperando,
Iam virtus pugnando
Vigescit in spe.

VAGAUS
Mi Dux, Domine mi...

HOLOFERNES
Et quid ne petis?

VAGAUS
Felicitatis tuae Nuncius accedo.

HOLOFERNES
Quidne fausti tu refers?

VAGAUS
Nil nisi Gloriae tuae grande incrementum,
Et vere oculis tuis dulce portentum.

HOLOFERNES
Dic.

VAGAUS
Matrona inimica
Te quaerit ad arma
Dux magne Holofernes.
Et cito deh, credas,
Tibi erit amica
Si lumina cernes.

HOLOFERNES
Huc accedat Matrona,
Et sit armorum Marti ebrea Bellona.
In Bethulia vilescunt
Hostes miseri Egeni: undique luctus
Saevus undique clamor.
Hic anhelat,
Hic gemit, ille plorat,
Dolent omnes;
Nil nisi timor, nil nisi maerentium
Ignavia, desperatio, afflictio, inopia,
Et lacrimarum copia.

VAGAUS
Veni Foemina illustris,
Pulcra Bellatrix huc,
Lumine, et pede
Videntes feri,
Et generosa accede.

JUDITHA
Quocum Patriae me ducit amore
Libertatis dulcissima spes,
Summo ductus a caeli fulgore
Tuto pergat per classica pes.

ABRA
Ne timeas non, laetare
Casta Vidua dilecta
Certa virtutis tuae munera expecta.

Vultus tui vago splendori
Cedit ira ridet amor.
Ac tui numinis honori
Laetus plaudit omnium clamor

Vide, humilis prostrata
In vultus tui nitore,
Quam estatica sit gens tanta armata.

JUDITHA
Nil morae. Ad Holofernem
Me ducite benigni
Duces bellici honoris,
Pacis en nuntia venio, et non furoris.

VAGAUS, CHORUS
O quam vaga, venusta, o quam decora,
Ospes nostrae victoriae unica, et vera.
Tentoria vultu tuo ducis honora
Et cuncta ab Holoferne attende, et spera.

VAGAUS
Quem vides prope, aspectu
Terribili, et suavi,
Quem quaeris, ipse hic est: amore, et fide,
In ipso pulcra Sion spera, et confide.

Quamvis ferro, et ense gravis
Dulcis tamen et suavis
Pro te Dux erit, o bella.
Tibi tua tu sors et fatum,
Nec per te fremit iratum,
Tua pupilla fit tua stella.

HOLOFERNES
Quid cerno! Oculi mei
Stupidi quid videtis!
Solis, an caeli splendor!
Ah summae prolis
Vincunt lumina sua lumina solis.
Sistite, viatrici
Preparate Trophea, spargite flores,
Et obvient Dive suae teneri Amores.

JUDITHA
Summe Rex, strenue miles,
Nabuc Regis cor, cuius in manu
Stat suprema potestas, nutui cuius
Fortuna, et sors obedit,
Et cuncta iura sua gloria concedit.

HOLOFERNES
O quam pulcrior in pulcro
Virtus est ore sonans! Quidnam petis,
Suavissima supplex?

JUDITHA
Non mihi, Patriae meae
Spem salutis exoro,
Et sic Bethuliae a te pacem imploro.

Quanto magis generosa,
Plus victori gloriosa
Venia victo magis cara.
O quam pulcra tua potentia
Illustrata tua clementia!
Parce Dux, ac tolle amara.

HOLOFERNES
Magna, o foemina petis,
Quae maxima, si dentur!
Majora sed a me tibi debentur.
O timpana silete,
Recedite o Phalanges,
Cedite amori meo, cedite invictae
Faces, tela, sagittae,
Et vos bellica in campo impia tormenta
Estote in gaudio meo nova contenta.
Hic sede amica mea.

JUDITHA
Non tantus honor
Tuae famulae donetur.

HOLOFERNES
Tu me honoras.

JUDITHA
Te colo.

HOLOFERNES
Sedeas hic.

JUDITHA
Non debeo, non.

HOLOFERNES
Sic jubeo, et volo.

Sede, o cara,
Dilecta speciosa
Mea vivida rosa,
Mea fulgida fax.
Tu Marti triumphanti,
Tu bellico amanti
Pulcherrima Pax.

JUDITHA
Tu Judex es, tu Dominus, tu potens
In exercitu tanto, et tuae dextrae victrici
Semper aspectu sint astra felici.

HOLOFERNES
Felix per te,
Magisque felix ero,
Si dum sepulta manet
Lux Apollinis unda,
Me te dignum
In convivio tu reddas,
Ut melius pacis nostrae amatae, et carae,
Solemnia tecum possim celebrare.

JUDITHA
Inter convivia, et dapes
Torpescent labia mea
In jeiunio assueta:
Tristis, nec unquam laeta
In eduliis astricta
Nescia est delitiae tantae anima afflicta.

Agitata infido flatu
Diu volatu
Vagabundo
Maesta hirundo
It plorando
Boni ignara.
Sed impulsu aurae serenae
Tantae cito oblita poenae
In dilecta
Dulcia tecta
Gaudii ridet haud avara.

HOLOFERNES
In tentorio supernae
Sint in ordine coenae.
Quid, quid natat in Ponto,
Quid, quid in Caelo,
et terra nutrit
Ne sit legere grave.
Hinc nostrae Reginae,
Cui Vagae, tu deservies,
Sit cretensis Lyei donum suave.

VAGAUS
O servi volate,
Et Domino meo
Vos mensas parate
Si proxima nox.
Invicto Holoferni
Cantemus alterni,
Honoris, amoris
Sit consona nox [vox].

CHORUS
Honoris, amoris,
Sit consona nox [vox].

VAGAUS
Tu quoque hebraica ancilla
In nostro gaudio tanto
Eris in corde tuo laeta, et tranquilla.

ABRA
Quam audacter discurrit
Non minus servus suo Domino nequam.
Properemus Juditha: ubique semper
Tecum sperans in Caelis
Ero Dominae meae socia fidelis.

JUDITHA
Veni, veni, me sequere fida
Abra amata,
Sponso orbata.
Turtur gemo ac spiro in te.
Dirae sortis tu socia confida
Debellata
Sorte ingrata,
Sociam laetae habebis me.

ABRA
Venio Juditha, venio: animo fave,
Amori crede tuo nil erit grave.

Fulgeat sol frontis decorae,
Et afflictae abeat Aurorae
Rosa vaga tua pupilla.
Ama, langue, finge ardere
Nostrae sorti si favore
Potest una tua favilla.

In Urbe interim pia
Incertas audi voces, aura levis
Fert murmur voti
Et gloriae, credo, tuae.
Gemunt et orant una
Virgines Juda, incertae sortis suae.

CHORUS
(Virginum psalentium in Bethulia)
Mundi Rector de Caelo micanti
Audi preces, et suscipe vota
Quae de corde pro te dimicanti
Sunt pietatis in sinu devota.
In Juditha tuae legi dicata
Flammas dulcis tui amoris accende
Feritatis sic hostis domata
In Bethuliae spem pacis intende.
Redi, redi iam Victrix pugnando
In cilicio in prece revive
De Holoferne sic hodie triumphando
Pia Juditha per saecula vive.

(Finis prioris partis)



PARS ALTERA


OZIAS
Summi Regis in mente
Mihi sunt alta arcana: hostis Tyranni,
Bellatoris iniqui
Prope, caelo favente,
Fata extrema prevideo.
Deus Abraam
Exercitum Deus es, potens in bello,
Tuo nomini inimicam
Virtute dexterae tuae dissipa Gentem.
Te supplices precamur:
Tibi gloria
Sit diligentium te nova victoria.

O Sydera, o stellae,
Cum luna cadenti
Estote facellae
In hostem ferales.
Cum nocte felici
Ruant impii inimici,
Et sole surgenti
Sint luces mortales.

Jam saevientis in hostem
Castae nostrae Judithae
Gratae sunt Caelo preces, triumphando
Ad nos cito redibit,
Et Duce ablato ria gens peribit.

HOLOFERNES
Nox in umbra dum surgit,
Radiante in mare sol lumino cadit;
Sed tu pulcra Juditha
Luminose mi sol in caeco orrore
Resurgis coram me vivido ardore.

Nox obscura tenebrosa
Per te ridet luminosa
Miro fulgida splendore.
Neque lucis novae Aurora
Tam superba tam decora
Victa tuo surget splendore.

Belligerae meae sorti,
Quaeso, o cara condona:
Haec numine conviva
Non sunt fercula digna.

JUDITHA
Magnitudinis tuae bene sunt signa.

HOLOFERNES
Magnum meum cor tu reddis,
Si amantem vultus tui iure me credis.

JUDITHA
Nil nisi sui Factoris
In orbe a creatura
Est conservanda Imago.

HOLOFERNES
Ad tantum cogis me vultu tuo vago.

JUDITHA
Quid, quid splendet in ore
Est pulvis, umbra, nihil.

Transit aetas,
Volant anni,
Nostri damni
Causa sumus.
Vivit anima immortalis
Si vitalis
Amor, ignis, cuncta fumus.

HOLOFERNES
Haec in crastinum serva: Ah, nimis vere
Esse ignem sentio amorem,
Si nimis sentio in me viscera ardere.

JUDITHA
Tanti caloris aestum
Tempera strenue Dux, flammas evita...

HOLOFERNES
Uror...

JUDITHA
Longe ibo...

HOLOFERNES
No, cara Juditha.

Noli o cara te adorantis
Voto Ducis non favere,
Et suspiria animae amantis
Saltem disce non horrere.

JUDITHA
Tibi dona salutis
Precor e Caelo Dux.

HOLOFERNES
Prosit: bibendo
A te salutem spero,
Et si tu amabis me,
Tua salus ero.

CHORUS
Plena nectare non mero
Aurea pocula almi amores
Myrto et rosis coronate.
Et in mutuo gaudio vero
Horum numinum ardores
Dulci flamma prosperate.

HOLOFERNES
Tormenta mentis tuae fugiant a corde,
Et calicem sumendo
Vivat gloria Judithae, et belli face
Extincta, amor per te vivat in pace.

JUDITHA
Vivat in pace, et pax regnet sincera,
Et in Bethulia fax surgat amoris.
In pace semper stat laetitia vera,
Nec amplius bella sint causa doloris.
In pace anima mea tu cuncta spera.
Si pax solatium est nostri moeroris.
In pace bone Deus cuncta tu facis,
Et cara tibi sunt munera pacis.

Sic in Pace inter hostes
Sit mea Patria inofensa.
Sed quid video! Holofernes
Holofernes Accensus mero suo dormit in mensa!
Consurgam. Vestro Duci
Huc accurrite, o servi: huc Abra veni,
Abra, come here, Hic in tentorio stantes,
Dum dormit inimicus
Precemur vere Deum nos vigilantes.

VAGAUS
Umbrae carae, aurae adoratae
Deh gratae
Spirate;
Si Dominus dormit
Stet tacita gens.
A cura tam gravi
in somno suavi
Sit placida mens.

Quae fortunata es tu vaga Matrona,
Quae de tam strenuo Duce triumphasti,
Et hostium domatorem tu domasti.

JUDITHA
Faxit de Caelo Rex,
Reges qui regit,
Et cordi mei devota
Exaudiat pietas Dei suspiria et vota.

VAGAUS
Bene in thalamo quiescat,
Mensas tollo,
Et hic pulcra Juditha
Potes cum Duce tuo sola laetari,
Et poenas cordis tui tu consolari,
Sed huc ancilla venit,
Jam festinans discedo,
Et sic amori tuo locum concedo.

JUDITHA
Bene venisti, o fida,
En tempus nostrae gloriae,
Et suspirata tandem hora victoriae.

ABRA
Cuncta fauste succedant,
Et tibi, o mea Juditha
Eris, et Patriae tuae,
Salus et vita.

JUDITHA
Nil ultra: claude fores,
Impedi viatores,
Et caelesti fervore cor accende,
Et mox victricem me tacita attende.

ABRA
Non ita reducem
Progeniem noto
Raptam a gelido
Mater expectat,
Ut ego fervida
Expecto te.
Sed poena barbarae,
Et brevis morae
Animam nimium
Vexat amantem
Timore, et spe.

Jam pergo, postes claudo,
Et te nostra Eroina expecto et laudo.

JUDITHA
Summe Astrorum Creator,
Qui de nihilo jam cuncta eduxisti,
Et tibi ut servi essemus
Ad imaginem tuam tu nos fecisti,
Clemens in Caelo Pater,
Potens in Mundo Deus,
Qui Jaheli victrici,
Qui Deborae pugnanti vim dedisti,
Adiuva nos in prece, et culpas tolle,
Et de forti tua dextra
Imbelli dextrae meae robur extolle.

In somno profundo
Si jacet immersus
Non amplius sit vigil
Qui dormit in te.
Quiescat exanguis,
Et sanguis
Sic exeat
Superbus in me.

Impii, indigni Tiranni
Conopeo hic apensum
Denudo ferrum, ictus tendo, infelicem
Ab Holofernis busto
Deus in nomine tuo scindo cervicem.
Salvete o pia tentoria
In vobis semper clara
Et caelo, et mundo sit alta victoria.

Abra, Abra, accipe munus,
In saculum repone, et fida ancilla
Me sequere, festina,
Et clemens extra castra
Tuto perducat nos dextra divina.

ABRA
Quid mihi? Oh mira res! Diro Draconi
Tu caput obtruncasti,
Et simul una in uno omnes domasti.
Eamus cito eamus,
Et mille mille Deo gratias agamus.

Si fulgida per te
Propitia caeli fax
Si dulci animae spe
Refulsit alma pax,
Solum beato
Duci increato
Debetur nostra pax,
Et nostra gloria.
Dat illo cordi ardorem,
Ille dextrae vigorem,
Et manus donum suae
Nostra victoria.

VAGAUS
Jam non procul ab axe
It is not long now until
Est ascendens Aurora, undique rara
Caelo sydera micant: in tentorio
Pallet incerta lux: patet ingressus,
Neminem video.
Sed heu, heu, quid cerno?
Fusus undique sanguis!
Heu, quam horrendum visu!
Truncus Domini mei jacet exanguis.
Milites huc venite,
Surgite, o servi, excubiae non dormite.
Omnes perditi sumus:
Bethulia amissa, et Holofernes extincto.
Heu cuncti, cuncti miseri ploremus,
Et ducis nostri funus vindicemus.

Armatae face et anguibus
A caeco regno squallido
Furoris sociae barbari
Furiae venite ad nos.
Morte, flagello, stragibus
Vindictam tanti funeris
Irata nostra pectora
Duces docete vos.

OZIAS
Quam insolita luce
Eois surgit ab oris
Floribus cincta suis roscida
Aurora! O quam ridet serena
Jucundo nobis dies lumine plena!
En venit tandem venit
Eam a longe prospicio, ad eam curramus
Venit Juditha venit,
Et Juditha triumphans. Filia electa
Quanto gaudio te amplector: Summe Deus
Exultat ecce in te spiritus meus.

Gaude felix
Bethulia letare
Consolare
Urbs nimis afflicta.
Caelo amata
Es fortunata
Inter hostes semper invicta.

Ita decreto aeterno
Veneti Maris Urbem
Inviolatam discerno,
Sic in Asia Holoferni impio tiranno
Urbs Virgo gratia Dei semper munita
Erit nova Juditha,
Et pro popolo suo Pastor orabit,
Et fidelis Ozias
Veram Bethuliae suae fidem servabit.
Eja Virgines Sion
Festinate cum gloria
In sperata victoria
Et pietatis in sinu
Cum Psalterio sonanti
Applaudite Judithae Triumphanti.

CHORUS
(exultantium Virginum pro Judithae triumpho)
Salve invicta Juditha formosa
Patriae splendor spes nostrae salutis.
Summae norma tu vere virtutis
Eris semper in mundo gloriosa.
Debellato sic barbaro Trace
Triumphatrix sit Maris Regina.
Et placata sic ira divina
Adria vivat, et regnet in pace.



PRIMERA PARTE


CORO
(soldados luchando al son de un tambor)
Que las armas, la matanza, la venganza, la furia,
la angustia y el temor
marchen ante nosotros.
Rodeadnos
y luchad,
¡oh, suerte bélica!
Infringid mil heridas
y miles de muertes.

HOLOFERNES
He aquí un día feliz y bendito,
¡oh nobles héroes, favorecidos por los dioses!
La suerte, las estrellas y los cielos
apoyan vuestra causa.
Mirad como, luego de tantos años,
ha llegado la anhelada luz con la que
seréis grandes gracias a vuestro caudillo,
y con la que él será grande a través de vosotros.
Todos habréis de alcanzar la victoria,
y que vuestro rey invicto
alcance el honor y la gloria.

Las armas, las batallas,
la ira que quema no son nada
si el corazón del guerrero
ha caído dentro de sí.
Si lucha con esperanza,
entonces esa esperanza lo fortalecerá
para seguir en la batalla.

BAGOAS
Comandante, mi señor...

HOLOFERNES
¿Qué quieres?

BAGOAS
Vengo a traeros nuevas de buena fortuna.

HOLOFERNES
¿Qué auspicios nuevos traes?

BAGOAS
Ninguno que no se pueda añadir a vuestra gloria.
Un verdadero dulce portento para vuestros ojos.

HOLOFERNES
Habla.

BAGOAS
Una dama enemiga ha llegado hasta nosotros
preguntando por vos,
gran señor Holofernes,
y pronto, creedme,
será vuestra amiga,
sólo debéis poner vuestros ojos en ella.

HOLOFERNES
Dejad que la dama se acerque,
sea ella la Bellona hebrea
para los ejércitos de Marte.
En Betulia nuestros enemigos
son cada vez más débiles,
están en la miseria y la necesidad:
todo alrededor es un solo grito cruel.
Uno jadea, otro gime; otro llora, todos sufren.
Sólo hay miedo, sólo hay dolor,
desaliento, desesperación, aflicción,
pobreza y ríos de lágrimas.

BAGOAS
Venid, ilustre dama,
hermosa guerrera, acercaos.
Vuestra mirada, vuestro porte,
hacen que todos se postren al veros.
¡Acercaos, noble dama!

JUDIT
Donde sea que voy me guía el amor a mi patria
y la dulcísima esperanza de la libertad.
Guiada por los más altos fulgores del cielo,
he de andar con seguridad entre estos soldados.

ABRA
No temáis, regocijaos, viuda casta y estimada,
seguro que recibiréis
una recompensa por vuestra virtud.

Ante el deslumbrante esplendor de vuestro rostro
se desvanece la ira y sonríe el amor.
En honor de vuestro noble espíritu
todos dan voces de alegría.

Mirad como este pueblo, a pesar de estar armado,
se postra ante vos con toda humildad
sobrecogido con la gloria de vuestro rostro.

JUDIT
Por bondad, llevadme sin demora
a Holofernes,
valientes guerreros.
Vengo como mensajera de paz, no de guerra.

BAGOAS, CORO
¡Oh, qué bella, qué hermosa, qué graciosa sois,
huésped única y verdadera de nuestra victoria!
Vuestra presencia honra la tienda de nuestro líder,
poned vuestra fe en Holofernes, tened esperanza.

BAGOAS
El hombre que cerca veis,
que luce terrible y al mismo tiempo dulce.
Con amor y fidelidad poned vuestra confianza
en él, bella judía, tened esperanza.

Aunque su espada es hierro pesado,
él será para vos un suave y amable señor,
¡oh bella dama!
Vuestra suerte y destino están en vuestras manos.
Él no se estremecerá de cólera al veros,
vuestros ojos serán la estrella que ha de guiaros.

HOLOFERNES
¡Qué veo ante mí! Deslumbrados ojos míos,
¿qué es lo que estáis viendo?
¡Ciertamente es el sol, el resplandor del cielo!
¡Ah, el más exaltado de los seres,
de ojos más brillantes que los rayos del sol!
¡Deteneos, viajeros, preparad tributos,
esparcid flores a sus pies, y que los tiernos
Amores salgan al encuentro de su diosa!

JUDIT
Rey supremo, valiente soldado,
corazón del rey Nabucodonosor,
en cuya mano reside la suprema potestad.
La fortuna y la suerte os obedecen
y vuestra gloria asegura la justicia.

HOLOFERNES
¡Qué adorable es la belleza
cuando la virtud allí resuena!
¿Qué pedís vos, encantadora suplicante?

JUDIT
No para mí, sino para mi patria,
ruego por la esperanza de la salvación,
y por tanto os imploro la paz para Betulia.

Cuanto más generoso,
más glorioso es el vencedor
y más querido el perdón por los vencidos.
¡Qué hermoso sería vuestro poder
si fuera iluminado por vuestra clemencia!
Perdonad, señor, y acabad con nuestra amargura.

HOLOFERNES
Pedís mucho, mujer,
¡y os concedería más, si vos lo pidieseis!
Yo soy quien está en deuda con vos.
¡Oh, tambores, callad! ¡Batallones, retroceded!
¡Abrid paso para mi amor,
abrid paso a esta mujer invicta!
Que las antorchas, lanzas y flechas,
y los arduos tormentos del campo de guerra
encuentren dicha en mi alegría.
Tomad asiento aquí, amiga mía.

JUDIT
No deberíais dar
tanto honor a vuestra sierva.

HOLOFERNES
Sois vos quien me honra.

JUDIT
Os reverencio.

HOLOFERNES
Tomad asiento aquí.

JUDIT
No debo, no.

HOLOFERNES
Es mi orden y deseo.

Tomad asiento ¡oh, querida!
adorada, preciosa.
Mi viva rosa,
mi brillante flama.
Para Marte triunfante,
vuestro guerrero amante,
sois la más bella paz.

JUDIT
Sois juez, señor y jefe de tan grandioso ejército.
Las estrellas están alineadas para bendecir
por siempre la victoria de vuestra diestra.

HOLOFERNES
Gracias a vos he encontrado la felicidad,
y seré aún más feliz si mientras
la luz de Apolo permanece sepultada
bajo las olas
me hacéis digno de ti
y festejáis conmigo, como invitada.
Así, mas tarde, oportunamente podamos celebrar
la consagración de nuestra cara y amada paz.

JUDIT
Mis labios se paralizan
ante festines y banquetes,
pues acostumbrados están a ayunar.
Por la tristeza no encuentro deleite
en la comida,
mi alma afligida no conoce de placeres.

Sacudida por el viento caprichoso,
la golondrina vagabunda
sufre y solloza
en su largo vuelo
por las cosas buenas
que nunca conoció.
Mas llevada por una brisa serena
pronto olvida sus penas.
En la comodidad
del suave nido
ríe de alegría, sin desear nada más.

HOLOFERNES
Que en la tienda principal
se sirva la cena.
Que cualquier cosa que nade en el Ponto,
que cualquier cosa que vuele en los cielos
y que la tierra nutra
no sea difícil de obtener.
Que a nuestra reina,
a quien tú, Bagoas, debes servir,
le sea dada la dulce dádiva del cretense Baco.

BAGOAS
Siervos, apresuraos
y preparad la mesa
para mi señor,
pues se aproxima la noche.
Cantemos en coro
al invicto Holofernes,
que nuestras voces se aúnen
para el honor y el amor.

CORO
Que nuestras voces se aúnen
para el honor y el amor.

BAGOAS
Vos también, sierva hebrea,
compartid nuestro festín.
Estad feliz y tranquila de corazón.

ABRA
¡Cómo se mantiene firme el valeroso siervo
sin humillarse bajo su señor!
Démonos prisa, Judith,
y tengamos esperanza pues el cielo
siempre nos acompañará como un amigo fiel.

JUDIT
¡Ven, ven, sígueme!
Abra querida y fiel,
privada de tu esposo.
Como tú, también yo me lamento como la tórtola.
En este terrible destino,
eres mi fiel compañera.
Cuando cumplamos con nuestro destino ingrato,
me tendrás como compañera en la alegría.

ABRA
Con vos estoy, Judith, tened valor.
Creedme, vuestro amor no será herido.

Que vuestro rostro brille en la justicia como el sol
y que el triste rocío de la aurora
desaparezca de vuestros ojos.
Amadlo, languideced por él, fingid cariño,
una sola chispa procedente de vos
hará que avance nuestro destino.

Mientras tanto, en nuestra ciudad sagrada,
oigo voces confusas,
una brisa leve trae el rumor de la oración,
y, según creo, de vuestra gloria.
Con una sola voz las doncellas de Judá
gimen y oran, sin saber lo que sucederá.

CORO
(Las doncellas en Betulia cantan un salmo)
Jefe del mundo y del resplandeciente cielo,
recibe nuestras súplicas y oraciones
ofrecidas con devoción
a favor de un corazón fiel a tu causa.
Que en Judit, consagrada a tu ley,
se encienda la dulce flama de tu amor
para que la barbarie del enemigo pueda ser domada 
y la esperanza de la paz llegue a Betulia.
Regresa victoriosa de la batalla,
Toma fuerza en la penitencia y la oración
y así, triunfando hoy sobre Holofernes,
vivirás eternamente, piadosa Judit.

(Fin de la primera parte)



SEGUNDA PARTE


OZÍAS
Conozco los más altos misterios del sumo rey,
el enemigo tirano,
el guerrero inicuo,
el que por la gracia de los cielos
pronto encontrará su sino.
Dios de Abraham,
Dios de los ejércitos, poderoso en la batalla;
por tu nombre y tu diestra virtuosa
disipa al enemigo.
Humildemente te rogamos
que la futura victoria de tu devoto pueblo
sea para mayor gloria tuya.

¡Oh, astros! ¡Oh, estrellas!
Sed en el menguante de la luna
antorchas fúnebres
para nuestro enemigo.
Que en esta noche de gozo
los enemigos impíos sean destruidos
y que al sol naciente
haya luces funerarias.

Ya las oraciones de nuestra casta Judith,
que lucha en feroz combate contra el enemigo,
han sido aceptadas por los cielos.
Pronto volverá a nosotros triunfante y,
privada de su amo, la raza pecadora perecerá.

HOLOFERNES
Aparecen las sombras de la noche
y el sol radiante hunde sus rayos en el mar,
mas vos, hermosa Judith,
sol brillante entre los horrores de la ciega noche,
surgiréis ante mí con el más fuerte ardor.

Por vos la noche oscura y sombría
resplandece sonriente
con un milagroso y brillante fulgor.
Por bella y ufana
que sea la luz de la naciente aurora
no podrá eclipsar vuestro esplendor.

¡Oh, querida mía, ruego perdonéis
mis modales de guerrero!
Estos platos no son dignos
para quien es compañera de los dioses.

JUDIT
Son muestra de vuestra grandeza.

HOLOFERNES
Haréis que mi corazón se hinche
si me creéis con derecho de amar vuestro rostro.

JUDIT
Ninguna imagen, salvo la del Creador,
deberá ser alabada
por criatura alguna sobre la tierra.

HOLOFERNES
Es vuestra presencia la que me torna atrevido.

JUDIT
Cualquier belleza que resplandece en un rostro
es polvo, es sombra, es nada.

Transcurren las edades,
vuelan los años;
somos la causa
de nuestra propia desgracia.
El alma inmortal pervive
mientras el fogoso amor vital
se consume como humo.

HOLOFERNES
¡Dejad eso para luego!
Bien sé que el amor es verdaderamente fuego,
pues lo siento arder dentro de mí.

JUDIT
Luchad para calmar ese ardor.
¡Señor, huid de las flamas!...

HOLOFERNES
Ardo en amores...

JUDIT
Me debo alejar...

HOLOFERNES
No, querida Judith.

¡Oh amada, no rechacéis
las súplicas de un caudillo que os adora!
O por lo menos no temáis
ante los suspiros de un alma amante.

JUDIT
Ruego al Señor del cielo
que os dé la salvación, comandante.

HOLOFERNES
¡Brindemos!
Bebiendo espero la salvación en vos;
y si me llegáis a amar,
yo seré vuestra salvación

CORO
No con vino puro sino con néctar
están las copas de oro llenas.
Amables amorcillos, coronadlas de mirto y rosas,
y que con el deleite de vuestra dulce flama
sea alimentado el ardor mutuo
de estos seres divinos.

HOLOFERNES
Que los tormentos de vuestro corazón se disipen.
Levanto mi cáliz a la gloria de Judith,
y una vez las antorchas de guerra estén apagadas,
mi amor por vos será en paz.

JUDIT
Que sea en paz, y que la paz reine por siempre,
y que en Betulia la antorcha del amor se encienda.
La verdadera felicidad se encuentra en la paz,
que la guerra no sea nunca la causa de los pesares.
Mi alma espera de vos la paz,
pues es la paz la que alivia nuestros sufrimientos.
Dios de bondad, que las obras se realicen en paz,
y los frutos de la paz sean queridos por Vos.

Así, habiendo paz entre los enemigos,
mi país permanecerá protegido.
Pero, ¿qué es esto que veo?
¡Holofernes, ebrio, yace dormido en la mesa!
¡Pongámonos de pie!
¡Sirvientes, venid para ayudar a vuestro amo!
¡Abra, ven, aguardaremos en la tienda!
Mientras el enemigo duerme, guardemos vigilia
y ofreceremos oraciones oportunas a Dios.

BAGOAS
Caras sombras, brisas adoradas,
¡oh, cuán gratas sois,
soplad!
Si el señor duerme,
que la gente se acalle.
Sus cuidados son tan delicados,
que un sueño suave
alivian su mente.

Qué afortunada sois, bella dama,
habéis triunfado sobre tan poderoso amo
y conquistado al conquistador enemigo.

JUDIT
Esto es obra del Rey del Cielo,
Rey de Reyes.
Dios, en su misericordia, has escuchado
los suspiros y ruegos de mi piadoso corazón.

BAGOAS
Mientras él descansa en su aposento,
limpiaré las mesas,
y aquí, bella Judith,
podréis disfrutar a solas con vuestro jefe
y calmar las penas de vuestro corazón.
Por aquí viene vuestra sierva,
os dejaré prontamente
y así tendréis lugar para vuestro amor.

JUDIT
Sois más que bienvenida ¡oh, sierva fiel!
Este es nuestro momento de gloria,
la tan largamente anhelada hora de la victoria.

ABRA
Que todos vuestros esfuerzos
sean coronados con el éxito
y que vos ¡oh, mi Judith! y vuestra patria,
seáis coronadas con la salvación y vida.

JUDIT
¡Es suficiente! ¡Cerrad, y que no entre nadie!
Que el fervor celestial encienda mi corazón.
Regresaré pronto victoriosa.
¡Aguardadme aquí silenciosos!

ABRA
El hijo
que retorna al hogar
a través de la cruel tormenta,
no es aguardado por su madre
con la misma ansiedad
con la que yo os aguardaré.
Empero la pena de una breve
mas cruel demora,
atormenta el alma
de quien ama mucho
con temor y esperanza.

Ahora iré y cerraré la puerta.
Y a vos, heroína nuestra, espero y alabo.

JUDIT
Soberano Creador de las estrellas,
que de la nada creastes todo lo que existe
y para que te sirviéramos,
nos hicistes a tu imagen.
Padre misericordioso en el cielo,
poderoso Dios sobre la tierra,
que le distes fuerza a la victoriosa Jael
y a la beligerante Débora,
escucha mis oraciones, perdona mis culpas,
y con el poder de tu diestra
llena la mía de fortaleza para luchar.

En un sueño profundo
yace él sumergido.
Aquel que duerme en Ti
no puede hacer guardia.
Que el que duerme
se desangre,
y que en aquella sangre
encuentre yo la gloria.

La espada del impío e indigno tirano
cuelga aquí, bajo el dosel de su cama.
En tu nombre ¡oh, Dios! desnudo la espada
y desprendo del cuerpo de Holofernes
la infeliz cabeza.
¡Saludos, oh buena tienda!
Que la noble victoria alcanzada dentro de ti
resplandezca por siempre en el cielo y en la tierra.

¡Abra, Abra, toma esto!
Ponlo en el saco y, fiel esclava, sígueme veloz,
que de la diestra
clemente y misericordiosa de Dios
nos llevará con seguridad fuera del campo.

ABRA
¿Qué me dais? ¡Oh, milagro!
Habéis decapitado al horrible dragón, y a la vez
habéis vencido a todos por tu propia cuenta.
¡Vámonos pronto, vámonos
y demos mil y mil gracias a Dios!

Si a través tuya
la propicia flama celeste ha brillado con fuerza,
si amablemente la paz resplandece de gloria
como el reflejo de la dulce esperanza de tu alma,
entonces, sólo a nuestro bendito Amo,
a aquel increado
debemos nuestra paz
y nuestra gloria.
Es Él quien ha encendido nuestros corazones
y quien fortalece nuestra diestra.
Nuestra victoria
es una dádiva de su mano.

BAGOAS
Dentro de poco despuntará la aurora.
Repartidas por todo el cielo,
las estrellas brillan extrañamente.
En la tienda palidece una luz parpadeante,
la entrada está abierta. No veo a nadie.
Mas, ¡ay, ay! ¿qué veo? ¡Sangre en todas partes!
¡Ay, qué escena tan terrible!
El cuerpo decapitado de mi señor
yace desangrado.
¡Soldados, venid!
¡Levantaos, oh siervos! ¡Guardias, despertad!
Estamos completamente perdidos.
Betulia escapó de nuestras manos
y Holofernes murió.
¡Ay, lloremos todas nuestras miserias,
y venguemos la muerte de nuestro jefe!

Armadas con antorchas y sierpes,
llegan de su reino ciego y sucio
las arpías del salvaje furor.
¡Furias, venid a nosotros!
En la muerte, la flagelación y la masacre
os seguiremos.
Generales, enfureced el corazón
para vengar a nuestro jefe.

OZIAS
Con qué insólita luz
surge la aurora de la boca de Eos,
junto con flores cubiertas de rocío.
¡Oh, día! ¡Qué sereno sonríes!
¡Qué deleite para nosotros este día lleno de luz!
¡Allí viene, al fin, allí viene,
la veo a lo lejos, corramos a ella!
¡Judith viene, Judith viene, y ha triunfado!
Hija elegida con cuánta alegría te abrazo.
Soberano Dios,
mira cómo mi espíritu te exalta.

¡Oh, dichosa ciudad de Betulia,
regocíjate, alégrate, serénate!
Tú que fuisteis amargamente afligida.
Amada del cielo,
estás bendecida,
pues entre tus enemigos
serás siempre invicta.

Así, por decreto eterno,
declaro que la ciudad marítima de Venecia
permanecerá invicta
al igual que la Ciudad Virgen de Asia
siempre protegida por la gracia de Dios
contra el impío tirano Holofernes.
Habrá una nueva Judith,
y un Pastor orará por su pueblo,
y un fiel Ozias
velará por la verdadera fe de su Betulia.
¡Venid ahora, doncellas de Sion,
daos prisa para celebrar con gloria
la anhelada victoria!
Con devoción, al sonar del salterio
cantad alabanzas a Judith trunfante.

CORO
(doncellas felices por el triunfo de Judith)
¡Salve, hermosa Judith invicta,
esplendor y esperanza de nuestra patria!
Serás por siempre gloriosa para el mundo
y el sumo modelo de verdadera virtud.
Así, el bárbaro tracio ha sido vencido.
Que la reina del mar sea vencedora
y de este modo sea aplacada la ira divina.
¡Que viva Adria y que reine en paz!



Traducido y digitalizado por:
Linda Londoño 2012