A LA MONTAÑA (1926)

(A muntanya)

Música Eduardo Toldrá (1895 - 1962)

Texto Josep Carner i Puig-Oriol (1884 - 1970)

 

Allí dalt de la muntanya
tot el bé de Déu hi tinc:
les roses de quatre en quatre,
els clavells de cinq en cinq,
l'estimada a la finestra,
l'ovella amb l'esquellerinc;
per rellotge, el sol que toca
a cad' hora un greny d'afrau;
el pollancre per la fressa,
i l'alsina per la pau;
i per gaudí, cada núvol
ala estés com una nau;
per jaç d'or una pallissa,
per llumenera un estel;
per finestra que no's tanca
un retall tot blau de cel,
i per criats que em despertin
un quiquiriquic i un bel.

Allí dalt de la muntanya
tant en l'aire, to hi és;
la riquesa ben colgada
perquè l'home la fangués;
l'alegria entre fretures
com rosada entre esbarzers,             
la salut, entre l'orenga
i la flor de penical.
Aterrat amb creus de palma
el dimoni en un fondal.
I Nostre Senyor devota
estadant del pis d'adalt.


Allí arriba, en la montaña,
todos los bienes de Dios tengo.
Las rosas de cuatro en cuatro,
los claveles de cinco en cinco,
la amada en la ventana,
la oveja con el cascabel.
Por reloj, el sol que toca
cada hora un cantil del desfiladero;
el chopo, por rumor,
y la encina, por la paz.
Y para disfrutar, cada nube
con el ala extendida como una nave.
Por lecho de oro, un pajar,
por lumbrera, una estrella,
por ventana que no se cierra,
un recorte totalmente azul de cielo,
y por criados que me despierten
un kikiriquí y un balido.

Allí arriba, de la montaña,
como ingrávido todo está.
La riqueza bien depositada
para que el hombre la moldee;
la alegría entre carencias
como el rocío entre las zarzas,
la salud, entre el orégano
y la flor del cardo.
Abatido, con cruces de palma,
el demonio en la hondonada.
Y nuestro adorado Señor,
es el inquilino del piso superior.



Escaneado y Traducido 2002