CANCIÓN DE UN BELLO AMOR (1920)

(Canço d'un bell amor)

Música Eduardo Toldrá (1895 - 1962)

Texto Catasús

 

Oh gerda clavellina,
oh rosa purpurina,
oh vos tota flairosa,
suau i lluminosa,
i pura com un Maig,
doneu-me desseguida
un xic de vostra vida,
que pugui d'esta aurora
tenir-ne al menys un raig.

Doneu-me la clarícia,
doneu-me la letícia,
la joia benhaurada
qui us brilla a la mirada;
amb tanta suavitat,
que fa de vostre imperi
dolcíssim refrigeri,
per qui's sent en tenebres,
rendit i corsecat.

Si sou la ben florida
com branca reverdida,
siau la ben fruitada
una branca assoleiada
i deume la dolcô
de fruita ben madura,
que'n vostres llavis, cura           
de fer ben misteriosa,
l'encís d'un breu petó.

Siau com una branca
esponerosa i franca
i no talment avara
d'aquesta amor tan clara
que dintre el cor teniu.
Doneu-me'l tot, Senyora,
doneu-me'l en bonhora
com la pomposa branca,
ses fruites cada estiu.


¡Oh, lozana clavellina!
¡Oh, rosa purpurina!
¡Oh, toda perfumada,
suave, luminosa y pura 
como mayo!
Dame enseguida
un poco de tu vida,
para que pueda, de esta aurora,
tener al menos un rayo.

Dame la claridad,
dame la felicidad
y la alegría venturosa
que te brilla en la mirada;
con tanta suavidad,
que hace de tu imperio
una dulcísima colación,
para quien se siente en las tinieblas,
rendido y reseco.

Si eres la bien florida
con rama reverdecida,
sé cual fruto,
una rama soleada
y dame la dulzura
de la fruta madura,
que en tus labios proporciona 
el bien misterioso,
el encanto de un breve beso.

Sé como una rama
exuberante y franca
y no rechaces, avara,
este amor tan claro que llevo
en mi corazón.
Dámelo todo, señora,
dámelo en feliz hora
como da la pomposa rama,
sus frutos, cada verano.



Escaneado y Traducido 2002