ANACREÓNTICA (1927)

Música Eduardo Toldrá (1895 - 1962)

Texto Clementina Arderiu

 

Un dia, Amor, ai trist,
per tot sempre hi ha noses,
distret no havia vist
l'abella entre les roses
i al dit va ser fiblat
perquè amb barroeria
l' havia despertat.

Amor enfolleït
pica de peus i plora
no veu ning? a la vora
i vola i corre prest
a la gentil Cítera
que sempre Amor espera.

O mare, só perdut!
li diu: Ai, las, jo em moro.
No em renyis perquè ploro           
que m'ha picat al dit
aquell ser ben petit
armat de fibló i ales
que abella, per mon dol,
ne diu el camperol.

Amor, això no és rê,
ella respond, i què,
aquest fiblar d'abella
si penses en aquella
ferida que sofreix
qui ton dardell fereix.


Un día, Amor, ay triste,
en todo lugar siempre hay molestias,
distraído no había visto
la abeja entre las rosas
y en el dedo fue aguijoneado
porque con zafiedad
la había despertado.

Amor enloquecido
golpea con los pies y llora
no ve a nadie cerca
y vuela y corre presto
hacia la gentil Citera
que siempre Amor espera.

¡Oh, madre estoy perdido!
le dice: Ay, yo me muero.
No me riñas por llorar
pues me ha pinchado en el dedo
aquel ser tan pequeño
armado con aguijón y alas
que abeja, para mi dolor,
la llama el campesino.

Amor, esto no es nada,
ella responde, ¿y qué es
este aguijonear de abeja
si piensas en aquella
herida que sufre
a quien tu dardo hiere?



Escaneado y Traducido 2002