A LA SOMBRA DEL ALMEZ (1924)

(A l'ombra del lledoner)

Música Eduardo Toldrá (1895 - 1962)

Texto Tomás Garcés (1901- )

 

I.-A L'OMBRA DEL LLEDONER 

A l'ombra del lledoner
una fadrineta plora.
La tarda mor dalt del cim
i llisca per la rosola,
l' esfilagarsem els brucs,
la tenebra se l'emporta. 
La noia plora d'enyor:
el lledoner no fa ombra.
Fadrina, l'amor es lluny;
enllà, la carena fosca.

Si passava un cavaller...
Du el cavall blanc de la brida.
L'arbre li dona el repòs,
l'oratge, manyac, arriba. 
Al cel la llum del estel
és la rosada del dia.
Cavaller, l'amor es lluny; 
amb l'ombra i el cant fugia.
Fadrina, l'amor es lluny; 
per l'ampla plana camina.

La nit sospira: la nit,
el bosc, la riera clara.
Les branques del lledoner
són fines i despullades,
fulla i ocell n'han fugit
pero hi crema l'estelada.
Les branques del lledoner 
són fines i despullades.
Fadrina, l'amor es lluny;
demana'l a punta d'alba
quan l'ombra del lledoner 
s'allargui com un miracle.


II.-CANÇO DE COMIAT 

Adéu, galant terra, adéu!
Adéu-siau, vinya verda,
flor seca del caminal
lledoner de bona ombreta.
Ja no m'assec al pedrís
ni me breça la riera.
Adéu, galant terra, adéu. 

Las lloses d'aquell bancal
son ombrejades i fresques.
Els lledoners de la font
han tret una fulla tendra
i el ceps faran bon raim 
quan els oregi el setembre.
Adéu, galant terra, adéu.

Els ceps faran bon raim
i llum viva les estrelles.
Vindran las nits de l'estiu,
la mar quieta i estesa
llambrant sota el cop dels rems,
tallada per la carena.
Adéu, galant terra, adéu.

Vindran las nits de l'estiu,
la tardô i la primavera,
les boires que baixa el cim,
el crit de les orenetes
I sempre el respir del mar
i el batec de les estrelles.
Adéu, galant terra, adéu.

Adéu, muntanya, pedrís,
paret blanca de l'esglesia,
aigua clara de la font,
plata de les oliveres,
olor mullada del horts,
estrella, riera, vela.
Adéu, galant terra, adéu.


III.- CANÇO DE GRUMET 

Adéu, turons de Marsella, 
ja s'en van els mariners.
Tot just hem hissant la vela 
es gira un oragte fresc.
Aquell pinar de la costa
deu ser ple de cants d'ocell;
si no sentim l'ocellada
ens du romaní l'oreig.
Quin goig, de bon dematí, 
seguir la darrera estrella:
"no hi ha lliri sense flor
ni barco sense bandera".

Infla't vela, llisca vela!
Com s'allunya la ciutat!
Guaita l'or clar de la platja
i a dalt de tot el cel clar.
Timoner, potser sospires?
L'enyorança t'ha punxat?
El gallaret llengoteja
i enjoia tota la nau.
Quin goig, cremant sobre els pals, 
el gallaret de la festa:
"no hi a lliri sense flor
ni barco sense bandera".

Adéu, turons de Marsella!
Adéu, la noia i el pi!
No ens espanten les ventades
ni la boira de la nit.
Si el vent xiula entre les cordes,
demà el mar serà ben llis.
A cada port ens espera,
amorós, un llavi fi.
Quin goig, tornant de la mar, 
el petó d' una donzella:
"no hi ha lliri sense flor
ni barco sense bandera".


IV.- CANÇO DE BRESSOL 

De bon matí se n'ha anat,
tot just despuntava el dia
i l'estrella de l'amor 
era un brot de tarongina.
La rosada del matí
era un plor de pedres fines.
Dorm, infant,
que ton pare n'és al camp
a collir menta florida.

Apartarà els esbarzers 
quan el punxin les espines.
Espines, feu-vos enllà: 
vine la menta florida.
Quan passa el seu cavall blanc
l'ocell tremola i refila.
Dorm, infant,
que ton pare n'és al camp
a collir menta florida.

La selva s'aclarirà,
que la lluna l'il-lumina.
Sota la llum de la nit
l'herba florida fugia,
pero els ulls del cavall blanc
en la fosca l'endevinen.
Dorm, infant,
que ton pare n'és al camp
a collir menta florida.

Dorm, infant, que el son es dolç
i l'oratjol i convida.
Demà, de bon dematí,
ton pare serà a la llinda.
Que et trobi dintre el bressol
com una estrella dormida.
Dorm, infant,
que ton pare n'és al camp
a collir menta florida.


V.-LA VIDA DE LA GALERA 

La vida de la galera
és molt llarga de contar.
Els rems empenyen la barca
i el meu cor va sospirant.
Els sospirs qu'el meu cor feia
se me'ls enduia el mestral.
Amor, bé m'esperarieu, amor.

Ai, mestral, tu que tens ales,
porta-li el meu sospirar;
posa'l damunt els seus llavis
cansats de tant esperar.
El meu braç no es cansa encara,
el rem no s'atura mai.
Amor, bé m'esperarieu, amor.

El meu braç no el cansa l'ona
traïdora, ni el vent brau.
El rem talla l'aigua clara
com una espasa tallant
i de nit degota perles
estrelles i diamants.
Amor, bé m'esperarieu, amor.

Les perles i les estrelles,
amor, per a vos seran.
Guardo les meves besades
pels vostres llavis cremants
i us enyora l'abraçada
ampla i forta del meu braç.
Amor, bé m'esperarieu, amor.              

Amor, bé m'esperarieu...
Diga-li ben baix, mestral,
si duc al cor l'esperança
el mar es torna manyac;
els delfins salten i riuen
i hi ha una gavina al pal.
Amor, bé m'esperarieu, amor.

Els delfins salten i riuen
i hi ha una gavina al pal.
La vela sembla de plata,
em sento més lliure el braç.
La vida de la galera
ara es dolça de contar.
Amor, bé m'esperarieu, amor.


I.- A LA SOMBRA DEL ALMEZ 

A la sombra del almez
una muchacha llora.
La tarde se muere sobre la cima,
resbala por la pendiente
y se deshilachada por los montes,
se la llevan las tinieblas. 
La chica llora de añoranza:
el almez no da sombra.
Muchacha, el amor está lejos;
allá, en la serranía oscura.

Si pasaba un caballero...
Sujeta el caballo blanco por la brida.
El árbol le da descanso,
la brisa, gentil, llega. 
En el cielo la luz de la estrella
es el rocío del día.
Caballero, el amor está lejos; 
con la sombra y el canto huía.
Muchacha, el amor está lejos;
por la amplia llanura camina.

La noche suspira: la noche,
el bosque, el riachuelo claro.
Las ramas del almez
son finas y desnudas,
hoja y pájaro las han abandonado
pero ahí arde la estrellada.
Las ramas del almez 
son finas y desnudas.
Muchacha, el amor está lejos;
pídelo al despuntar el alba
cuando la sombra del almez 
se alargue como un milagro.


II.- CANCIÓN DE DESPEDIDA 

¡Adiós, tierra galante, adiós!
Adiós, viña verde,
flor seca del camino,
almez de buena sombra.
Ya no me siento en el pedregal
ni me mece el riachuelo.
¡Adiós, tierra galante, adiós!

Las losas de aquel banco
son sombrías y frescas.
Los almeces de la fuente
han dado una hoja tierna
y los viñedos darán buena uva 
cuando los ventile septiembre.
¡Adiós, tierra galante, adiós!

Los viñedos darán buena uva
y luz viva las estrellas.
Vendrán las noches del verano,
la mar quieta y extendida
brillando bajo el golpe de los remos,
recortada por la serranía.
¡Adiós, tierra galante, adiós!

Vendrán las noches del verano,
el otoño y la primavera,
la niebla que baja de la cima,
el grito de las golondrinas
y siempre la respiración del mar
y el palpitar de las estrellas.
¡Adiós, tierra galante, adiós!

Adiós, montaña, pedregal,
pared blanca de la iglesia,
agua clara de la fuente,
olivares plateados,
olor mojado de los huertos,
estrella, riachuelo, vela.
¡Adiós, tierra galante, adiós!


III.- CANCION DEL GRUMETE 

Adiós, cerros de Marsella, 
ya se van los marineros.
Al izar las velas 
se levanta una brisa fresca.
Aquel pinar de la costa
debe de estar lleno de cantos de pájaro;
si no oímos la bandada
la brisa nos trae el romero.
Qué alegría, por la mañana, 
seguir a la última estrella:
"no hay lirio sin flor
ni barco sin bandera".

¡Hínchate vela! ¡Deslízate vela!
¡Cómo se aleja la ciudad!
Mira el oro claro de la playa
y en lo alto el cielo claro.
Timonel ¿tal vez suspiras?
¿La nostalgia te ha pinchado?
La banderita ondea
y alegra toda la nave.
Qué alegría, quemando sobre los palos, 
la banderita de la fiesta:
"no hay lirio sin flor
ni barco sin bandera".

¡Adiós, cerros de Marsella!
¡Adiós, a la chica y al pino!
No nos asustan los ventarrones
ni la niebla de la noche.
Si el viento silba entre las cuerdas,
mañana el mar estará bien liso.
En cada puerto nos espera,
amoroso, un labio fino.
Qué alegría, volviendo del mar, 
el beso de una doncella:
"no hay lirio sin flor
ni barco sin bandera".


IV.- CANCION DE CUNA 

Al alba se ha ido,
justo al despuntar el día
cuando la estrella del amor 
era un brote de azahar.
El rocío de la mañana
era un llanto de piedras finas.
Duerme, niño,
que tu padre está en el campo
para recoger menta florida.

Apartará las zarzas 
cuando le pinchen las espinas.
Espinas, apartaros: 
ven, menta florida.
Cuando pasa su caballo blanco
el pájaro tiembla y trina.
Duerme, niño,
que tu padre está en el campo
para recoger menta florida.

La selva se aclarará
pues la luna la ilumina.
Bajo la luz de la noche
la hierba florida huía,
pero los ojos del caballo blanco
en la oscuridad lo adivinan.
Duerme, niño,
que tu padre está en el campo
para recoger menta florida.

Duerme, niño, que el sueño es dulce
y la brisa a ello invita.
Mañana, al despuntar el día,
tu padre estará en el dintel.
Que te encuentre dentro de la cuna
como una estrella dormida.
Duerme, niño
que tu padre está en el campo
para recoger menta florida.


V.- LA VIDA DE LA GALERA 

La vida de la galera
es muy larga de contar.
Los remos empujan la barca
y mi corazón va suspirando.
Los suspiros de mi corazón
se me los llevaba el mistral.
Amor, bien me esperaríais, amor.

Ay, mistral, tu que tienes alas,
llévale mi suspirar;
ponlo encima de sus labios
cansados de tanto esperar.
Mi brazo no se cansa todavía,
el remo no se para nunca.
Amor, bien me esperaríais, amor.

Mi brazo no se cansa con la ola
traidora, ni el viento bravo.
El remo corta el agua clara
como una espada afilada
y por la noche, gotea perlas,
estrellas y diamantes.
Amor, bien me esperaríais, amor.

Las perlas y las estrellas,
amor, para vos serán.
Guardo mis besos
para vuestros labios ardientes
y os echa de menos el abrazo
amplio y fuerte de mi brazo.
Amor, bien me esperaríais, amor.

Amor, bien me esperaríais...
Dile muy bajito, mistral,
que llevo en el corazón la esperanza
y el mar se torna amable;
los delfines saltan y ríen,
hay una gaviota en el palo.
Amor, bien me esperaríais, amor.

Los delfines saltan y ríen,
hay una gaviota en el palo.
La vela parece de plata,
siento mi brazo más libre.
La vida de galera
ahora es dulce de contar.
Amor, bien me esperaríais, amor.



Escaneado y Traducido 2002