Réquiem

 

Wolfgang Gottlieb Mozart (Salzburgo 1756 - Viena 1791) recibió de un misterioso, tétrico y desconocido señor el encargo para una Misa de Réquiem en el verano de 1791; el nombre del destinatario no podía ser revelado. Parecía un mal presagio que impresionó negativamente a Mozart ya enfermo de gravedad.

El 7 de septiembre Mozart le escribía a Antonio Salieri (1750 - 1825) que a la sazón se encontraba en Londres, la siguiente carta:" Aff.mo. señor, quisiera seguir vuestros consejos, pero ¿cómo lograrlo? tengo la cabeza trastornada, cuento mis fuerzas y no puedo apartar de los ojos la imagen de ese desconocido. Lo veo continuamente, me ruega, me solicita e, impaciente, reclama mi labor. Prosigo, ya que el componer me fatiga menos que el reposo. Aunque sea así, nada temo. Siento, en lo que experimento, que la hora suena; estoy a punto de expirar; habré acabado antes de haber gozado de mi talento. Era tan bella la vida, la carrera se abría bajo auspicios tan afortunados, pero no se puede cambiar el propio destino. Nadie mide sus propios días, es preciso resignarse, será lo que guste a la providencia, acabo y he aquí mi canto fúnebre, que no debo dejar imperfecto"

A lo largo de los meses, el misterioso emisario apareció varias veces para ver si el trabajo progresaba. Mozart se sentía cada vez peor y comenzó a creer que había sido envenado. El 20 de noviembre cayó en cama e intentó finalizar el Réquiem, que logró terminar hasta el Lacrimosa, muriendo hacia la una de la madrugada del 5 de diciembre. Todavía hoy no se sabe con exactitud cuál fue la enfermedad que le ocasionó la muerte.

Hoy sabemos que el misterioso visitante era el intendente del conde Walsegg von Struppach, que quería hacer pasar por suya la composición adquirida.

(Eduardo Almagro)


El Réquiem (KV 626) está escrito para cuatro solistas (soprano, contralto, tenor y bajo), coro y orquesta (cuerda, dos cornos di basseto, dos fagotes, dos trompetas, tres trombones, órgano y timbales).

Su completa estructura comprende: Introitus o Réquiem, Kyrie, Secuentia (con seis partes independientes), Offertorium (con otras dos), Sanctus, Benedictus y Agnus Dei/Lux aeterna. Introitus y Kyrie.

Tal vez el hecho de que esta parte sea la única íntegramente compuesta por Mozart tenga algo que ver con la sensación de concentración, de resumen y esencia de toda la obra. El arranque, de tristísimo Re menor, con la cuerda y el viento respirando a través de un cuerpo moribundo, nos traslada a un limbo palpitante, lleno de claroscuros sobrenaturales.

(Evaristo Bailén)


Discografía de referencia:

Director:
Cantantes:
Coro:
Orquesta:
Casa:
CD:
Karl Böhm
Edith Mathis, Julia Hamari, Wieslav Ochman, Karl Ridderbusch.
Ópera de Viena
Filarmónica de Viena
DG (4135532)
1 (ADD)

 

Director:
Cantantes:
Coro:
Orquesta:
Casa:
CD:
Daniel Baremboim
Sheila Armstrong, Janet Baker, Nicolai Gedda, Dietrich Fischer-Dieskau.
John Alldis Choir
English Chamber Orchestra
EMI (4833382)
1 (ADD)

 

Director:
Cantantes:
Coro:
Orquesta:
Casa:
CD:
Daniel Baremboim
Kathleen Battle, Ann Murray, David Rendall, Matti Salminen.
de París
de París
EMI (7473422)
1 (DDD)

(Antonio Fuentes)

Texto