EL NIÑO

 

Música de John John Coolidge Adams (1947)

Texto procedente de varias fuentes

 

PART ONE


1. Chorus: I Sing of a Maiden

(It all begins with the regular chugging of a D-minor
chord, like a carpenter hammering a nail. Other
instruments join with their own rhythmic figures,
building up a community of sound from which emerges
a flowing bed of viola figures and scintillations from
the glockenspiel. The chorus enters similarly, gently
repeating the syllable "May" until it expands and
becomes "Maiden," and the words of the English carol
tumble forth, fragmented and refracted in ways that
imbue them with new meaning. The voices die away,
as the orchestra builds an anticipatory crescendo of
trills and motives, heralding the next movement's
divine announcement)

Annunciation
(Anonymous, early English)
I sing of a maiden,
a matchless maiden,
King of all kings for her son she's taken.
He comes there so still,
his mother's yet a lass.
He's like the dew in April
that falleth on the grass.
He comes there so still
to his mother's bower
He's like the dew in April
that falleth on the flower.
He comes there so still
to where his mother lay.
He's like the dew in April
that falleth on the spray.
Mother and maiden was never none
but she well may such a lady
God's mother be.

2. Hail, Mary, Gracious!

(Over the strumming of harp and guitars, the male
trio takes the role of the angel Gabriel, bringing the
wondrous news to Mary of her impending motherhood.
Singing words from a medieval English mystery play,
she is at first alarmed and confused, but at the angel's
assurance that this child is of God, she resigns herself
to accept and obey)

GABRIEL
Hail, Mary, gracious!
Hail, Maiden, and God's spouse!
To thee I bow, devout;
of all virgins thou art queen, that ever was,
or shall be seen, without a doubt.
Hail, Mary, and well thou be!
My Lord of heaven is with thee,
without an end; hail, woman, most of grace!
Fear not nor feel disgrace that I command.
For thou hast found, without a doubt,
the grace of God
that has gone out for Adam's plight.
This is the grace that gives thee bloom,
thou shalt conceive within
they womb a child of might.

MARY
What is thy name?

GABRIEL
Gabriel, God's strength and his angel,
that comes to thee.

MARY
Wondrous words are in thy greeting,
but to bear God's gentle sweeting,
How should it be?
I slept never by man's side,
but in maidhood would abide Unshaken.
Therefore, I know not how this may be,
because a vow I have taken.
Nonetheless, full well I know God may work
his will below thy words fulfilling.
But I know not the manner,
therefore, teach me, thou messenger,
God's way instilling.

GABRIEL
Lady, this the secret hear of me;
the holy ghost shall come to thee,
and in his virtue thee enshroud
and so infuse, yet thou thy maidhood
shall not lose, but ay be new.
No word, lady, that I bring,
is impossible to heaven's king,
Who all has wrought.

MARY
My lord's love will I not withstand,
I am his maiden at his hand, and in his fold.
Gabriel, I believe that God
will bring to pass with me each
several thing as thou hast told.

3. The Annunciation

(Castellanos's long, introspective poem never names
Jesus and thus becomes a loving, wondering meditation
for all expectant mothers. The mezzo-soprano soloist
sings rhapsodically to the life that is forming within
her, evoking a kaleidoscope of varied images.)

Porque desde el principio me estabas destinado,
aún antes de las edades del trigo y de la alondra
y aún antes de los peces.
Cuando Dios no tenía más que
horizontes de ilimitado azul
y el universo era una voluntad no pronunciada.
Cuando todo yacía en el regazo divino,
entremezclado y confundido,
yacíamos tú y yo totalmente juntos.
Pero vino el castigo de la arcilla.
Me tomó entre sus dedos,
desgarrándome de la absoluta plenitud.
Modeló mis caderas y mis hombros,
me encendió de vigilias sin sosiego
y me negó el olvido.
Yo sabía que estabas dormido entre las cosas
y respiraba el aire para ver si te hallaba,
y bebía de las fuentes como para beberte.
Huérfana de tu peso dulce sobre mi pecho,
sin nombre mientras tú no descendieras
languidecía, triste, en el destierro.
Semejaba un cántaro vacío
nostálgico de vinos generosos
y de sonoras e inefables aguas.
Una cítara muda parecía.
No podía siquiera morir como el que cae
aflojando los músculos en una
brusca renunciación. Me flagelaba
la feroz certidumbre de tu ausencia,
adelante, buscando tu huella o tus señales.
No podía morir porque aguardaba.
Porque desde el principio me estabas destinado
era mi soledad un tránsito sombrío
y un ímpetu de fiebre inconsolable.
Porque habías de venir a quebrantar mis huesos
y cuando Dios les daba consistencia pensaba
en hacerlos menores que tu fuerza.
Dócil a tu ademán redondo mi cintura
y a tus orejas vírgenes mi voz, disciplinada
en intangibles sílabas de espuma...
Porque habías de venir a quebrantar mis huesos,
mis huesos, a tu anuncio, se quebrantan.
He aquí que te anuncias.
Entre contradictorios ángeles te aproximas,
como una suave música te viertes,
como un vaso de aromas y de bálsamos.
Por humilde me exaltas. Tu mirada,
benévola, transforma
mis llagas en ardientes esplendores.
He aquí que te acercas y me encuentras
rodeada de plegarias como de hogueras altas.

4. For with God nothing shall be impossible.

(Following with almost no pause, the chorus bursts in
with blinding intensity, the women and men disjointed
but declaiming the same text with slowly descending
chords. The shower of revelation is cut off in mid-
sentence by soft gongs: the miracle has been achieved)

For with God nothing shall be impossible.

(Luke 1)

5. The babe leaped in her womb.

Mary's kinswoman, Elizabeth,
has experienced her own miracle of conception
after many childless years.
When Mary tells her news,
Elizabeth's unborn child,
who will grow to become John the Baptist,
leaps within her for joy.
And Mary said, Behold the handmaid of the Lord;
be it unto me according to thy word.
And the angel departed from her.
And Mary arose in those days,
and went into the hill country with haste,
into a city of Juda;
And entered the house of Zacharias,
and saluted Elisabeth.
And it came to pass, that, when Elisabeth
heard the salutation of Mary,
the babe leaped in her womb;
and Elisabeth was filled with the Holy Ghost:
And she spake out with a loud voice, and said,
Blessed art thou among women,
and blessed is the fruit of thy womb.
For, lo, as soon as the voice
of thy salutation sounded in mine ears,
the babe leaped in my womb for joy.
And blessed is she that believed:
for there shall be a performance
of those things which were told her from the Lord.

(Luke 1)

6. Magnificat

(Mary's soaring hymn of magnification follows, with the
soprano soloist supported by the male trio and chorus)

And Mary said,
My soul doth magnify the Lord,
And my spirit hath rejoiced in God my Savior.
For he hath regarded the low estate of his
handmaiden; for, behold, from henceforth
all generations shall call me blessed.
For he that is mighty hath done to me great
things; and holy is his name.
And his mercy is on them that fear him
from generation to generation.
He hath shown his strength with his arm;
he hath scattered the proud.
He hath put down the mighty from their seats
and exalted them of low degree.
He hath filled the hungry with good things;
and the rich he hath sent empty away.
He hath helped his servant Israel,
in remembrance of his mercy;
As he spoke to our fathers, to Abraham,
and to his seed for ever.

(Luke 1)

7. Now she was sixteen years old

(The bass soloist is heard for the first time, in the
apocryphal tale of Joseph's wounded reaction at
finding his bride pregnant. She meets his angry
accusations with tearful denials, but he persists
in questioning her, his demands overlapping and
eventually silencing her pleas)

Now she was sixteen years old
when these strange events happened to her.
It came to be the sixth month for her,
and behold, Joseph came from his buildings;
and he came into his house
and found her pregnant.
He struck his face and threw himself
to the ground. He wept bitterly, saying
"Who is he who has deceived me?
Who did this evil thing in my house
and defiled her? Mary, why did you do this?
Who is he who has deceived me?"
She wept bitterly, saying,
"I am pure, and I do not know a man."
Joseph said to her.
"Whence then is this which is in your womb?"
She said, "As the Lord my God lives,
I do not know whence it came to me."

(Gospel of James)

8. Joseph's Dream

(Joseph receives his answer in a dream, as an angel
assures him of Mary's innocence and the divine origin
of her child. Adams includes words from other books
of the Bible, as well as a sermon by Martin Luther, for
the angel's prophesy of the baby's humble birth and
miraculous promise)

Then Joseph feared greatly
and stopped talking with her,
considering what he would do.
Night came upon him: behold an angel of the Lord
appeared to him in a dream, saying:
Joseph, thou son of David,
fear not to take unto thee Mary thy wife:
for that which is conceived in her
is of the Holy Ghost.
Journey forth with her
and be despised at the inns
and stopping places on the way,
even though you are worthy to ride
in state in a chariot of gold.
The large houses
and costly apartments will remain empty,
but this comfort will remain hidden to you.
Let Mary labor and give birth among
the animals and beasts of burden...
on a cold night, in a strange land
and in a poor resting place.
And it shall come to pass that He shall give
thee rest from they sorrow,
and from thy fear, and from the hard bondage
wherein thou was made to serve.

(Gospel of James; Matthew 1; Martin Luther's
Christmas Sermon; Isaiah 14:3)

9. Shake the Heavens.

(Jarring chords in irregular patterns surround the
bass soloist's announcement of destruction and the
chorus's foretelling of peace. The male trio returns
to the Apocryphal Gospel of James for a tale of
Joseph's bafflement at Mary's similarly contrasting
changes of mood and her prophetic answer)

For thus saith the Lord:
Yet once, it is a little while,
and I will shake the heavens, and the earth,
and the sea, and the dry land:
And I will shake all nations,
and the desire of all nations shall come:
and I will fill this house with glory
and in this place I will give peace.

(Haggai 2: 6-7; 9)

They drew near to Bethlehem...
they were three miles distant
and Joseph turned and saw Mary weeping,
and he said, "Probably that which is in her
is distressing her."
Once again Joseph turned
and saw her laughing, and he said,
"Mary, how is it that I see your face
at one moment laughing and at another time gloomy?"
She said to Joseph,
"It is because I see two peoples with my eyes,
the one weeping and mourning,
the other rejoicing and glad."

(Gospel of James)

10. "Speaking of Gabriel"

(Another Castellanos poem, shared by the female
soloists, tells of the discomfort and inconvenience
the poet felt while carrying her son Gabriel, and of
the contradictory sense of emptiness when he left
her body. Joseph, again personified by the bass solo
ist, has a similar epiphany as he realizes the
miraculous outcome of his wife's labor)

Como todos los huéspedes, mi hijo me estorbaba
ocupando un lugar que era mi lugar,
existiendo a deshora,
haciéndome partir en dos cada bocado.
Fea, enferma, aburrida
lo sentía crecer a mis expensas,
robarle su color a mi sangre,
añadir un peso y un volumen clandestinos
a mi modo de estar sobre la tierra.
Su cuerpo me pidió nacer,
que le cediera el paso,
que le dieran un sitio en el mundo
y el tiempo que necesitaba para su historia.
Consentí. Y por la herida que dejó su parto,
por la hemorragia de su desprendimiento,
sentí en mí la eterna soledad,
la de yo misma mirando tras de un vidrio.
Quedé abierta, ofrecida a las visitaciones,
al viento, a la presencia.

(Rosario Castellanos)

Pause of the Nature

Now I, Joseph, was walking about,
and I looked up and saw the heaven standing still,
and I observed the air in amazement
and the birds of heaven at rest.
I looked down at the earth,
and I saw a vessel lying there,
and workmen reclining,
and their hands were in the vessel.
Those who were chewing did not chew.
Those who were lifting did not lift up,
and those who were carrying
to their mouths did not carry,
but all faces were looking up.
I saw sheep standing still,
and the shepherd raised his hand
to strike them,
but his arm remained up.
I observed the streaming river,
and I saw the mouths of the kids at the water,
but they were not drinking.
The winds stopped,
they made no sound;
there was no motion of tree leaves.
The streams did not flow;
there was no motion of the sea.
The maiden stood
looking intently into heaven.

(Gospel of James; Latin Infancy Gospel)

11. The Christmas Star

(The mystery of a newborn babe who is also a God and
Savior inspires this poem by Gabriela Mistral. As the
soprano and mezzo-soprano take up the tale, the chorus
turns to words in Latin by Hildegard von Bingen,
another consideration of the divine mystery. The two
texts continue simultaneously, the excitement mounting
as all the soloists and the chorus proclaim the good
news and then fade into the distance as Part One ends)

The Christmas Star

La niña que va corriendo
atrapó y lleva una estrella.
Va que vuela y va doblando
matas y bestias que encuentra.

Ya se le queman las manos
se cansa, trastabillea,
tropieza, cae de bruces,
y con ella se endereza.

No se le queman las manos
ni se le rompe la estrella
aunque ardan desde la cara
brazos, pecho, cabellera.

Llamea hasta la cintura
la gritan y no la suelta,
manotea sancochada,
pero no suelta la estrella.

Como que la va sembrando
que la zumba y la volea.
Como que se le deshace
y se queda sin estrella.

No fue que cayó, no fue.
Era que quedó sin ella
y es que ya corre sin cuerpo,
trocada y vuelta centella.

Como que el camino enciende
y que nos arden las trenzas
y todos la recibimos
porque arde toda la Tierra.

(Gabriela Mistral)

O quam preciosa est virginitas
virginis huius
que clausam portam habet,
et cuius viscera
sancta divinitas calore
suo infudit,
ita quod flos in ea crevit.
Et Filius Dei
per secreta ipsius
quasi aurora exivit.
Unde dulce germen,
quod Filius ipsisus est,
per clausuram ventris eius
paradisum aperuit.
Et Filius Dei
per secreta ipsius
quasi aurora exivit.

(Hildegard von Bingen)


PART TWO



(The Holy Family, a modern "santero" painting on wood by
New Mexico traditional artist Charlie Carillo)

12. Because my Lord was born to suffer

(Delicate notes and hushed chords accompany the
mezzo-soprano's song, echoed by the chorus, in a poem
compounded of contradictions and opposing emotions,
its text reading like a discussion between two loving
caregivers)

1- Pues mi Dios ha nacido a penar,
déjenle velar.
2- Pues está desvelado por mí,
déjenle dormir.
1- Déjenle velar,
que no hay pena, en quien ama,
como no penar.
2- Déjenle dormir,
que quien duerme, en el sueño
se prepara para morir.
1- Silencio, que duerme.
2- ¡Cuidado, que vela!
1- ¡No le despierten, no!
2- ¡Sí le despierten, sí!
1- ¡Déjenle velar!
2- ¡Déjenle dormir!

(Sor Juana Inés de la Cruz)

13. When Herod heard

(We return to the Biblical account of Jesus's infancy,
with the Judean King Herod questioning the Wise
Men about this "King of the Jews" whom they seek)

Now when Jesus was born in Bethlehem
of Judaea, in the days of Herod, the king,
behold, there came wise men
from the east to Jerusalem, saying,
Where is he that is born King of the Jews?
for we have seen his star in the east,
and are come to worship him.
Now when Herod had heard these things,
he was troubled,
and he privily called the wise men,
inquired of them diligently
what time the star appeared.
And he sent them to Bethlehem, saying,
Go and search diligently for the young child,
and when you have found him bring me
word again, that I may come
and worship him also.

(Matthew 2)

14. Woe unto them that call evil good

(The chorus threatens with Isaiah's baleful warning
to evil-doers, as Herod continues to seek this child he
so obviously fears. Over a stride-piano-like bass, the
vocal writing has a jazzy swing that belies the danger
at hand)

Woe unto them that call evil good,
and good evil;
that put darkness for light,
and light for darkness;
that put bitter for sweet,
and sweet for bitter!
Woe unto them that are wise in their own eyes,
and prudent in their own sight!
Woe unto them that seek deep
to hide their counsel from the Lord,
and their works are in the dark, and they say,
Who seeth us? and who knoweth us?
I also will choose their delusions,
and will bring their fears upon them.

(Isaiah 5; 20; 66)

15. And the star went before them

(Soprano, mezzo-soprano, and bass soloists sing
homophonically above a gentle accompaniment
of bassoons and guitars, lapsing into wondering
polyphony to describe the costly gifts brought by
the Kings)

When they had heard the king, they departed:
and lo, the star, which they saw in the east,
went before them,
till it came and stood
over where the young child was.
And when they were come into the house,
they saw the young child with Mary his mother,
and fell down, and worshipped him,
and when they had opened their treasures,
they presented unto him gifts;
gold [and] frankincense [and] myrrh.

(Matthew 2)

16. The Three Kings

(The countertenors sing in turn, portraying the Kings
in Darío's reverent examination of their motives for
journeying to Bethlehem. The soprano confers to
them an angelic invitation to the holy banquet)

Yo soy Gaspar.
Aquí traigo el incienso.
Vengo a decir: la vida es pura y bella.
Existe Díos. El Amor es inmenso.

¡Todo lo sé por la divina Estrella!
Yo soy Melchor. Mi mirra aroma todo.
Existe Díos. Él es la luz del día.
¡La blanca flor tiene sus pies en lodo
y en el placer, la melancolía!

Soy Baltasar. Traigo el oro. Aseguro
que existe Díos. Él es el grande y fuerte.
Todo esto lo sé por el lucero puro
que brilla en la diadema de la muerte.

Gaspar, Melchor y Baltasar, callaos.
Triunfa el amor, a su fiesta os convida.
¡Cristo resurge, hace la luz del caos
y tiene la corona de la vida!

(Rubén Darío)

17. And when they were departed

(The oratorio's shortest movement finds the chorus, all
but unaccompanied, telling of the angel's warning to
Joseph to take his family to Egypt, avoiding Herod)

And when they were departed,
behold, the angel of the Lord
appeared to Joseph in a dream, saying,
Arise, and take the young child and his mother,
and flee into Egypt,
and be thou there until I bring thee word:
for Herod will seek the young child
to destroy him.

(Matthew 2)

18. Dawn Air

(Joseph's song of love comes from a poem by
Huidobro. In Adams's setting, it is easy to imagine
the man exulting to be on the open road after spiriting
his family out of danger)

My soul's above the sea and whistling a dream
tell the shepherds
the wind is saddling its horse
and waving as it leaves in the pride of its youth
I love a woman proud and dreamlike
silent stepping out from her center
Shepherds know that you should watch me
and watch your dreams and watch your songs
And the dance of the waves
like the joy of their pride and beauty

Ah sky blue for the queen in the wind
Ah herd of goats and white hair
lips of praise and red hair
animals lost in her eyes
speak to the skeleton combing its hair
from the tip of the earth to the end of the ages
tell the shepherds tunic and sceptre
amplification of memories
sound of insects and highways
speak of the land as the ocean flows
Ah the wind
the wind stops for the queen
who steps out from her sky

(Vicente Huidobro)

19. And he slew all the children

(Herod's slaughter of the innocents is recounted
with shrieking horror by the chorus interspersed
with harsh bells of alarm and of grief)

Then Herod, when he saw that he was mocked
by the wise men, was exceeding wroth,
and he sent forth,
and he slew all the children
that were in Bethlehem.

(Matthew 2)

20. "Memorandum on Tlatelolco"

(Many layers are represented in this harsh accusation.
Recalling that Tlatelolco was the scene of a massacre
of Aztec defenders by the Spanish in 1521, Castellanos
recounts the Tienanmen-like slaughter of peaceful
demonstrators on the same soil on October 2, 1968,
under cover of darkness. The victors always control
the telling of history, and the subsequent cover-up
draws the poet's greatest fury. But the oppressed
have long memories, and those bloody events will
not be forgotten, even as Herod was unable to hide
his treachery)

La oscuridad engendra la violencia
y la violencia pide oscuridad
para cuajar en crimen.
Por eso el dos de octubre aguardó hasta la noche
para que nadie viera la mano que empuñaba
el arma, sino sólo su efecto de relámpago.
Y a esa luz, breve y lívida, ¿quién?
¿Quién es el que mata?
¿Quiénes los que agonizan, los que mueren?
¿Los que huyen sin zapatos?
¿Los que van a caer al pozo de una cárcel?
¿Los que se pudren en el hospital?
¿Los que se quedan mudos, para siempre,
de espanto?
¿Quién? ¿Quiénes?
Nadie. Al día siguiente, nadie.
La plaza amaneció barrida;
los periódicos dieron como noticia principal
el estado del tiempo.
Y en la televisión, en la radio,
en el cine
no hubo ningún cambio de programa,
ningún anuncio intercalado ni uno
ni un minuto de silencio en el banquete.
(Pues prosiguió el banquete.)
No busques lo que no hay:
huellas, cadáveres,
que todo se le ha dado
como ofrenda a una diosa:
a la Devoradora de Excrementos.
No hurgues en los archivos
pues nada consta en actas.
Ay, la violencia pide oscuridad
porque la oscuridad engendra el sueño
y podemos dormir soñando que soñamos.
Mas he aquí que toco una llaga: es mi memoria.
Duele, luego es verdad. Sangra con sangre.
Y si la llamo mía traiciono a todos.
Recuerdo, recordamos.
Esta es nuestra manera de ayudar que amanezca
sobre tantas conciencias mancilladas,
sobre un texto iracundo, sobre una reja abierta,
sobre el rostro amparado tras la máscara.
Recuerdo, recordemos
hasta que la justicia se siente entre nosotros.

(Rosario Castellanos)

21. In the day of the great slaughter

(Slashing strings introduce the words of Isaiah,
invoked in further condemnation of the infamous
slaughter. The music drives forward with fury,
buoyed by a jouncing, jangling accompaniment)

And there shall be upon every high mountain,
and upon every high hill,
rivers and streams of waters
in the day of the great slaughter,
when the towers fall.
The light of the moon shall be as the light of the sun,
and the light of the sun shall be sevenfold,
as the light of seven days,
in the day that the Lord bindeth up
the breach of his people,
and healeth the stroke of their wound.

(Isaiah 30)

22. "Since Love is shivering"

(The vehemence is suddenly hushed for Sor Juana's
impassioned plea for aid to the innocent child. Choral
voices assist the soloists in finding comfort for him
from the four elements of classical philosophy)

1- Pues está tiritando
amor en el hielo,
y la escarcha y la nieve
me lo tienen preso,
¿quién le acude?
2- ¡El agua!
3- ¡La tierra!
4- ¡El aire!
1- ¡No, sino el fuego!
1- Pues al niño fatigan
sus penas y males,
y a sus ansias no dudo
que alientos le faltan,
¿quién le acude?
2- ¡El fuego!
3- ¡La tierra!
4- ¡El agua!
1- ¡No, sino el aire!
1- Pues el niño amoroso
tan tierno se abrasa,
que respira en volcanes
diluvios de llamas,
¿quién le acude?
2- ¡El aire!
3- ¡El fuego!
4- ¡La tierra!
1- ¡No, sino el agua!
1- Si por la tierra el niño
los cielos hoy deja,
y no halla en qué descanse
su cabeza en ella,
¿quién le acude?
2- ¡El agua!
3- ¡El fuego!
4- ¡El aire!
1- ¡No, mas la tierra!

(Sor Juana Inés de la Cruz)

23. Jesus and the Dragons

(From another book of the Apocrypha comes this
simple allegory, told by soprano and the male trio, of
fearsome dragons paying obeisance to the holy infant)

They came to a certain cave
and wanted to rest in it.
Mary held Jesus in her lap.
There were three boys traveling with Joseph
and a girl with Mary.
And behold, suddenly,
many dragons came out of the cave.
When the boys saw them in front
of them they shouted with great fear.
Then Jesus got down from his mother's lap,
and stood on his feet before the dragons.
They, however, worshipped him,
and while they worshipped him they backed away.

Then the infant Jesus walked before them
and ordered them not to harm any man.
But Mary and Joseph were very afraid lest
the child should be harmed by the dragons.
Jesus said to them: "Do not be afraid,
nor consider me a child;
I always have been a perfect man
and am so now."

(Gospel of Pseudo-Matthew XVIII)

24. The Palm Tree

(Another sweet legend tells of the holy family's hunger
and thirst on the way to Egypt, and how at the child's
command a date palm tree bends to offer its fruit. As
the children's choir sings Castellanos's supple and
guileless poem of praise, the bass speaks the rest of the
palm tree story: how the child bade the tree to part its
roots and release an underground spring of refreshing
water. The music ends with the simple faith of the
children, reflecting on the words of the poem over the
notes of a single guitar)

And so it happened, that on the third day
after their departure, Mary was fatigued
by the heat of the sun in the desert
and, seeing a palm tree, said to Joseph,
"I want to rest a bit under its shadow."
Joseph quickly led her to the palm
and let her get down from the animal.
While Mary sat,
she looked up at the top of the palm
and saw it full of fruit. She said to Joseph,
"I wish that I might have some fruit
from this tree."
Joseph said "I am astonished that you say this
when you see how high this palm tree is.
You think to eat from the fruit of the palm,
but it is not possible.

I think more of the lack of water,
which already fails us.
We now have nothing by which
we can refresh ourselves and the animals."

Then the infant Jesus,
who was resting with smiling
face on his mother's lap, said to the palm tree,
"Bend down, tree, and refresh my mother
with your fruit."
And, at this voice, the palm tree bent
down its head to the feet of Mary,
and they gathered its fruit, and all were refreshed.

(Spoken)

Then Jesus said to it,
"Raise up, palm, and be strong,
and be a companion of my trees which are
in my Father's Paradise.
Open a water course beneath your roots
which is hidden in the earth,
and from it let flow waters to satisfy us."
And the palm raised itself at once,
and fountains of water, very clear and cold
and wet, began to pour out through the roots.

(Gospel of Pseudo-Matthew XX)

Señora de los vientos,
garza de la llanura,
cuando te meces canta
tu cintura.
Gesto de la oración
o preludio del vuelo,
en tu copa se vierten uno a uno
los cielos.
Desde el país oscuro de los hombres
he venido, a mirarte, de rodillas.
Alta, desnuda, única.
Poesía.

(Rosario Castellanos)



PRIMERA PARTE


1. Coro: Canto de una doncella

(Se inicia con el sonido de las cuerdas en re
menor, imitando el martilleo del carpintero.
Otros instrumentos se unen contribuyendo a una
comunidad de sonidos de los que sobresalen la
sonoridad de la viola y tintineo del carillón. El
coro entra asimismo, repitiendo la sílaba "Mai"
la que ampliada paulatinamente se transforma en
"Maiden" (doncella) y las palabras del alegre
canto ingles avanzan se fragmentan y refractan
de maneras que van adquiriendo un nuevo
significado. Las voces se desvanecen, junto con
la orquesta anticipando un crescendo de trinos y
motivos, que anuncian el siguiente movimiento)

La Anunciación
(Canto anónimo, inglés antiguo)
Canto de una doncella,
una doncella incomparable.
El Rey de todos los reyes se hizo su hijo
Él vendrá muy pronto
su madre aún es una niña.
Él es como el rocío en abril
que cae sobre la hierba.
Él vendrá muy pronto
para nacer de esa madre.
Él es como el rocío en abril
que cae sobre las flores.
Él vendrá muy ponto
a donde su madre está.
Él es como el rocío en abril
que cae sobre la espuma del mar.
Madre y virgen no pueden ser una,
pero bien puede esta dama
ser la madre de Dios.

2. ¡Salve, María, llena eres de gracia!

(Sobre el sonido del arpa y las guitarras, el trío
de contratenores asume el rol del ángel Gabriel,
trayendo a María la noticia de su inminente
maternidad. Ante las palabras del ángel, tomadas
de una obra inglesa medieval, María se alarma,
pero el ángel la convence de que el niño es hijo de
Dios. Ella acepta la voluntad divina y obedece)

GABRIEL
¡Salve, María, llena eres de gracia!
¡Salve, doncella, y esposa de Dios!
Ante ti me inclino, devoto;
de todas las vírgenes tú eres la reina
siempre lo fuiste y lo serás sin dudas.
¡Salve, María, bendita tú eres!
El Señor del cielo está contigo,
eternamente, ¡salve, mujer, llena de gracia!
No temas ni sientas angustia te lo ordeno.
Porque tú, sin dudas, has hallado gracia
a los ojos de Dios,
que te ha librado del pecado original.
Esta gracia ha dado su fruto,
y ha hecho que concibas en tu vientre
un niño divino.

MARÍA
¿Cuál es tu nombre?

GABRIEL
Gabriel, la fuerza y el ángel de Dios,
que Él te envía.

MARÍA
Maravillosas palabras hay en tu saludo,
pero llevar el dulce fruto de Dios,
¿cómo podrá ser posible?
Nunca dormí con un hombre,
y siempre me he mantenido virgen.
Por lo tanto, no sé cómo esto podrá ocurrir,
porque yo he hecho un voto.
Sin embargo, sé perfectamente que Dios
puede hacer su infinita voluntad.
Pero yo no sé de qué manera,
por consiguiente, enséñame, tú mensajero,
el camino que Dios me ha marcado

GABRIEL
Señora, este secreto conocerás por mí.
El Espíritu Santo vendrá sobre ti,
y con su poder te cubrirá y te guiará,
y aún sin perder la virginidad
darás a luz al Hijo de Dios.
Nada de lo que digo, señora,
es imposible para el rey del cielo,
que todo lo ha predispuesto de esta manera.

MARÍA
El amor de mi Señor acepto si resistencia,
soy su doncella en sus manos y en sus brazos.
Gabriel, creo que Dios
hará conmigo muchas grandes cosas
como tú lo has dicho.

3. La anunciación.

(El largo poema, introspectivo de Rosario Castellanos
nunca nombra a Jesús y es una cariñosa meditación
para las mujeres que están por parir. La mezzosoprano
canta una rapsodia a la vida que se está formando dentro
de ella)

Porque desde el principio me estabas destinado,
aún antes de las edades del trigo y de la alondra
y aún antes de los peces.
Cuando Dios no tenía más que
horizontes de ilimitado azul
y el universo era una voluntad no pronunciada.
Cuando todo yacía en el regazo divino,
entremezclado y confundido,
yacíamos tú y yo totalmente juntos.
Pero vino el castigo de la arcilla.
Me tomó entre sus dedos,
desgarrándome de la absoluta plenitud.
Modeló mis caderas y mis hombros,
me encendió de vigilias sin sosiego
y me negó el olvido.
Yo sabía que estabas dormido entre las cosas
y respiraba el aire para ver si te hallaba,
y bebía de las fuentes como para beberte.
Huérfana de tu peso dulce sobre mi pecho,
sin nombre mientras tú no descendieras
languidecía, triste, en el destierro.
Semejaba un cántaro vacío
nostálgico de vinos generosos
y de sonoras e inefables aguas.
Una cítara muda parecía.
No podía siquiera morir como el que cae
aflojando los músculos en una
brusca renunciación. Me flagelaba
la feroz certidumbre de tu ausencia,
adelante, buscando tu huella o tus señales.
No podía morir porque aguardaba.
Porque desde el principio me estabas destinado
era mi soledad un tránsito sombrío
y un ímpetu de fiebre inconsolable.
Porque habías de venir a quebrantar mis huesos
y cuando Dios les daba consistencia pensaba
en hacerlos menores que tu fuerza.
Dócil a tu ademán redondo mi cintura
y a tus orejas vírgenes mi voz, disciplinada
en intangibles sílabas de espuma...
Porque habías de venir a quebrantar mis huesos,
mis huesos, a tu anuncio, se quebrantan.
He aquí que te anuncias.
Entre contradictorios ángeles te aproximas,
como una suave música te viertes,
como un vaso de aromas y de bálsamos.
Por humilde me exaltas. Tu mirada,
benévola, transforma
mis llagas en ardientes esplendores.
He aquí que te acercas y me encuentras
rodeada de plegarias como de hogueras altas.

4. Para Dios nada es imposible.

(A continuación, casi sin pausa, el coro estalla
deslumbrante, desarticuladamente mujeres y
hombres declaman un mismo texto. Las
revelaciones son interrumpidas por suaves
golpes de un gong: El milagro se produjo)

Para Dios nada es imposible.

(Lucas 1:37)

5. El niño salto en su vientre.

La parienta de María, Isabel,
ha tenido su propio milagro de concepción
después de muchos años sin hijos.
Cuando María le cuenta la visita
del ángel Gabriel, el niño nonato de Isabel,
el futuro San Juan Bautista
salta en su vientre de alegría.
Y María expresó:
"he aquí la sierva del Señor;
hágase en mí según su palabra".
Y el ángel se marchó.
En aquellos días, levantándose María,
fue de prisa a la montaña,
a una ciudad de Judá;
y entró en casa de Zacarías,
y saludó a Isabel.
Y aconteció que cuando Isabel oyó
la salutación de María,
la criatura saltó en su vientre;
e Isabel fue llena del Espíritu Santo,
y exclamando con gran voz, y dijo:
"¡Bendita tú entre las mujeres,
y bendito el fruto de tu vientre!
Porque tan pronto como llegó la voz
de tu salutación a mis oídos,
la criatura saltó de alegría en mi vientre.
Y bienaventurada la que creyó,
porque se cumplirá lo que el Señor le dijo".

(Lucas 1)

6. Magníficat.

(La soprano entona el siguiente himno,
apoyada por el trío masculino y el coro)

Entonces María dijo:
Engrandece mi alma al Señor;
y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.
Porque ha mirado la bajeza de su sierva;
pues he aquí, desde ahora me dirán
bienaventurada todas las generaciones.
Porque ha hecho en mí grandes cosas
el Poderoso; Santo es su nombre,
y su misericordia ha pasado de generación
en generación entre los que le temen.
Ha mostrado la fuerza de sus brazos;
esparciendo a los soberbios.
Quitó de los tronos a los poderosos,
y exaltó a los humildes.
A los hambrientos colmó de bienes
y a los ricos envió lejos.
Socorrió a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
que prometió a nuestros padres, a Abraham
y a su descendencia por siempre.

(Lucas 1)

7. Ella tenía dieciséis años

(El bajo solista se oye por primera vez en el
relato apócrifo sobre la reacción de José al
encontrar a María embarazada. Ella rechaza,
llorosa y con vehemencia, sus imputaciones,
pero él persiste en cuestionarla y le impone
silencio en el futuro)

Ella tenía dieciséis años
cuando estos extraños eventos le ocurrieron.
Y llegó el sexto mes de embarazo,
y he aquí que José volvió de sus trabajos
de construcción, y, entrando en su morada,
la encontró encinta. Y se golpeó el rostro,
y se echó a tierra sobre un saco,
y lloró amargamente, diciendo:
¿Quién ha cometido tan mala acción,
y ha mancillado a esta virgen?
Y José se levantó, y llamó a María, y le dijo:
¿Quién es el que me ha engañado"?
Ella lloró amargamente, diciendo,
"yo soy pura, y no he conocido varón".
José le dijo. "¿De dónde vino entonces
eso que llevas en tus entrañas"?
Ella repuso, "Como que el Señor mi Dios vive,
que no sé de donde vino a mí".

/Proto Evangelio de Santiago Capítulo XIII)

8. El Sueño de Joseph

(José recibe la respuesta a sus dudas en un sueño,
cuando un ángel le asegura la inocencia de María
y el origen divino de su niño. Adams incluye
frases de otros libros aparte de la Biblia, como un
sermón de Lutero, referido a la profecía del ángel
sobre el nacimiento humilde del niño)

Entonces, José tuvo gran temor
y dejó de hablarle a María,
mientras consideraba qué debía hacer.
En la noche lo sorprendió un ángel del Señor
que se le apareció en sueños y le dijo:
"José, hijo de David,
no temas tomar por esposa a María:
porque el fruto que anida en ella
procede del Espíritu Santo.
Emprende un viaje con ella
y desprecia las posadas
y los paradores de descanso del camino,
y aún cuando eres digno de montar a caballo
y montar en un carro de oro.
Las grandes mansiones y lujosos albergues,
aunque estén desocupados, deberás evitar,
manteniéndote oculto de las gentes.
Deja que María cumpla su misión y dé a luz
entre los animales y las bestias de carga...
durante una noche fría, en una tierra extraña
y en un lugar en que descansen los pobres.
Y ese día Jehová te dará respiro
de tus angustias y de tus temores,
y de la dura servidumbre
a que fuiste sometido"

(Evangelio de Santiago; Mateo 1; Sermón de
Navidad de Martín Lutero; e Isaías 14:3)

9. Haré temblar los Cielos

(Acordes disonantes de patrón irregular
acompañan el anuncio del bajo solista sobre el
fin de los tiempos y el advenimiento de una era de
paz. El trío masculino vuelve sobre el Evangelio
Apócrifo de Santiago acerca de la discusión de
José y María)

Porque así dijo el Señor:
"De aquí a poco
yo haré temblar los cielos
y la tierra, y el mar y la tierra secaré;
y haré temblar a todas las naciones,
y vendrá el Deseado de todas las naciones;
y llenaré de gloria esta casa,
y a este sitio traeré la paz"

(Hageo 2: 6,7y 9)

Ellos llegaron cerca de Belén...
habían caminado casi tres millas...
y José se volvió y vio que María lloraba,
y dijo para sí: "Probablemente el fruto
que lleva en su vientre la hace sufrir".
Luego, una vez más, José se volvió
y vio a la joven riéndose, y él dijo,
"¿María, cómo es que tu rostro
en un momento ríe y en otro llora?"
Ella respondió a José:
"Es porque veo dos pueblos ante mis ojos,
el uno llorando y lamentándose
y el otro que se regocija y salta de júbilo".

(Evangelio de Santiago Capítulo XVII - 2)

10. Hablando de Gabriel

(El poema de Rosario Castellanos cuenta las
incomodidades que la poetisa tuvo estando
embarazada de su hijo Gabriel, y el sentimiento
contradictorio de vacío que quedó en su cuerpo
cuando éste nació. José, personificado por el bajo
solista, entona una epifanía cuando comprende
el sufrimiento de su esposa)

Como todos los huéspedes, mi hijo me estorbaba
ocupando un lugar que era mi lugar,
existiendo a deshora,
haciéndome partir en dos cada bocado.
Fea, enferma, aburrida
lo sentía crecer a mis expensas,
robarle su color a mi sangre,
añadir un peso y un volumen clandestinos
a mi modo de estar sobre la tierra.
Su cuerpo me pidió nacer,
que le cediera el paso,
que le dieran un sitio en el mundo
y el tiempo que necesitaba para su historia.
Consentí. Y por la herida que dejó su parto,
por la hemorragia de su desprendimiento,
sentí en mí la eterna soledad,
la de yo misma mirando tras de un vidrio.
Quedé abierta, ofrecida a las visitaciones,
al viento, a la presencia.

(Rosario Castellanos)

Pausa de la Naturaleza

Y yo, José, avanzaba, y he aquí que me detenía.
Y elevaba mi mirada hacia el cielo
y veía el aire lleno de terror.
Y la elevaba hacia el cielo, y lo veía inmóvil,
y los pájaros detenidos.
Y la bajé hacia la tierra
y vi una artesa,
y obreros con sus manos dentro de ella,
y los que estaban amasando no amasaban.
Y los que llevaban la masa a su boca
no la llevaban.
Aquéllos que estaban alzando no alzaban,
sino que tenían los ojos puestos en la altura.
Y vi unos carneros que no marchaban,
sino que permanecían quietos,
y el pastor alzaba la mano para darles con su vara
y la mano quedaba detenida en el aire.
Y contemplé la corriente del río,
y las bocas de los cabritos
que se mantenían al ras del agua sin beber.
Los vientos se detuvieron,
no se oía el sonido de la brisa;
las hojas de los árboles no se movían.
Los arroyos no fluían;
sus aguas no corrían hacia el mar.
La doncella estaba de pie,
mirando atentamente el cielo.

(Evangelios apócrifos y La Infancia de Cristo)

11. La Estrella de Navidad

(El misterio de un recién nacido que es Dios y
Salvador inspiró este poema de Gabriela Mistral.
A medida que la soprano y la mezzosoprano
avanzan en la historia, el coro lo hace con un
texto en latín de Hildegard von Bingen. Los dos
textos simultáneos continúan con la creciente
intervención de los solistas que proclaman la
buena nueva)

The Christmas Star

La niña que va corriendo
atrapó y lleva una estrella.
Va que vuela y va doblando
matas y bestias que encuentra.

Ya se le queman las manos
se cansa, trastabillea,
tropieza, cae de bruces,
y con ella se endereza.

No se le queman las manos
ni se le rompe la estrella
aunque ardan desde la cara
brazos, pecho, cabellera.

Llamea hasta la cintura
la gritan y no la suelta,
manotea sancochada,
pero no suelta la estrella.

Como que la va sembrando
que la zumba y la volea.
Como que se le deshace
y se queda sin estrella.

No fue que cayó, no fue.
Era que quedó sin ella
y es que ya corre sin cuerpo,
trocada y vuelta centella.

Como que el camino enciende
y que nos arden las trenzas
y todos la recibimos
porque arde toda la Tierra.

(Gabriela Mistral)

¡Oh, qué preciosa es
la virginidad de esta virgen
cuya puerta está cerrada
y en cuya matriz
la divinidad santa infundió su calor,
para que una flor
creciera en ella!
Y el Hijo de Dios,
a través de su pasaje secreto,
llegó como el alba.
Así, el tierno retoño
que es su Hijo,
el paraíso ha abierto
a través de su matriz.
Y el Hijo de Dios,
a través de su pasaje secreto,
llegó como el alba.

(Hildegard von Bingen)


SEGUNDA PARTE



(Se proyecta "La Sagrada Familia" pintura
sobre madera de Charlie Carillo)

12. Pues mi Dios ha nacido para penar

(Delicadas notas y cuerdas en sordina
acompañan la canción de la mezzosoprano, con
eco del coro, Es un poema sobre emociones
encontradas y contrapuestas, cuyo texto se
lee como una discusión entre dos amantes)

1- Pues mi Dios ha nacido a penar,
déjenle velar.
2- Pues está desvelado por mí,
déjenle dormir.
1- Déjenle velar,
que no hay pena, en quien ama,
como no penar.
2- Déjenle dormir,
que quien duerme, en el sueño
se prepara para morir.
1- Silencio, que duerme.
2- ¡Cuidado, que vela!
1- ¡No le despierten, no!
2- ¡Sí le despierten, sí!
1- ¡Déjenle velar!
2- ¡Déjenle dormir!

(Sor Juana Inés de la Cruz)

13. Cuando Herodes oyó

(Regresamos al relato bíblico de la infancia de
Jesús, con el Rey de Judea Herodes que interroga
a los Hombres Sabios)

Cuando Jesús nació en Belén de Judea
en días del rey Herodes,
vinieron del oriente a Jerusalén
unos magos, diciendo:
¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido?
Porque su estrella hemos visto en el oriente,
y venimos a adorarle.
Oyendo esto, el rey Herodes se turbó
y toda Jerusalén con él.
Y convocados todos los principales sacerdotes,
y los escribas del pueblo,
les preguntó dónde había de nacer el Cristo.
Ellos le dijeron: En Belén de Judea;
y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad
cerca del niño; y cuando le halléis,
hacédmelo saber, para que yo también vaya
y le adore.

(Mateo 2.1)

14. ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno!

(El coro entona las advertencias de Isaías para
los malvados, cuando Herodes continúa buscando
al niño. Sobre sonidos graves del piano, la parte
vocal realiza una variación de temas de Jazz -
Swing que parece negar el peligro inminente)

¡Ay de los que a lo malo dicen bueno,
y a lo bueno malo;
que hacen de la luz tinieblas,
y de las tinieblas luz;
que ponen lo amargo por dulce,
y lo dulce por amargo!
¡Ay de los sabios en sus propios ojos,
y de los que son prudentes ante sí mismos!
¡Ay de los que se esconden de Jehová,
rechazan sus consejos,
y obrando en las tinieblas, dicen:
¿quién nos ve, y quién nos conoce?
Porque yo tomaré sus engaños,
y llevaré el temor sobre ellos.

(Isaías 5; 29; 66)

15. Y la estrella fue delante de ellos

(La Soprano, la mezzosoprano y los bajos solistas
cantan homófonamente sobre un acompañamiento
suave de fagotes y guitarras, que con una
polifonía sorprendente describe los suntuosos
regalos traídos por los Reyes)

Habiendo oído al rey, se fueron.
Y he aquí que la estrella
que habían visto en el oriente
iba delante de ellos,
hasta que llegando,
se detuvo sobre donde estaba el niño.
Y al entrar en la casa, vieron al niño
con su madre María,
y postrándose, lo adoraron;
y abriendo sus tesoros,
le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.

(Mateo 2.9.)

16. Los Tres Reyes

(Los contratenores describen a los Reyes
mediante el poema de Rubén Darío en el que
narra su viaje a Belén. El contratenor soprano
realiza una invitación al banquete celestial)

Yo soy Gaspar.
Aquí traigo el incienso
Vengo a decir: la vida es pura y bella.
Existe Díos. El Amor es inmenso.

¡Todo lo sé por la divina Estrella!
Yo soy Melchor. Mi mirra aroma todo.
Existe Díos. Él es la luz del día.
¡La blanca flor tiene sus pies en lodo
y en el placer, la melancolía!

Soy Baltasar. Traigo el oro. Aseguro
que existe Díos. Él es el grande y fuerte.
Todo esto lo sé por el lucero puro
que brilla en la diadema de la muerte.

Gaspar, Melchor y Baltasar, callaos.
Triunfa el amor, a su fiesta os convida.
¡Cristo resurge, hace la luz del caos
y tiene la corona de la vida!

(Rubén Darío)

17. Y cuando ellos fueron partidos

(El movimiento más corto del oratorio presenta
al coro contando cómo el ángel advierte a José
huir a Egipto, evitando así a Herodes)

Después que partieron los magos,
he aquí que un ángel del Señor
se le apareció en sueños a José y le dijo:
"Levántate y toma al niño y a su madre,
y huye a Egipto,
y permanece allá hasta que yo te diga;
porque acontecerá que Herodes
buscará al niño para matarlo"

(Mateo 2)

18. Aire de alba

(La canción de amor de José es tomada de un
poema de Vicente Huidobro. Es fácil imaginarse
al hombre que se regocija por estar en camino a
un lugar seguro para su familia)

Mi alma está sobre el mar y silba un sueño
Decid a los pastores
Que el viento prepara su caballo
Y saluda al partir en el orgullo de su infancia
Yo amo una mujer de orgullo y sueño
Desembarcando de su fondo silenciosa
Sabed pastores que debéis cuidarme
Y cuidar sus sueños y cuidar sus cantos
Y la fiesta de las olas
Como alegría de su orgullo y su belleza

¡Ah, cielo azul para la reina al viento!
¡Ah, rebaño de cabras y cabellos blancos!
Labios de elogios y cabellos rubios
Animales perdidos en sus ojos
Hablad a la osamenta que se peina
En el país del fondo hasta el fin de los siglos
Túnica y cetro
Amplificación de los recuerdos
Ruido de insectos y caminos
Hablad de la comarca como corre el océano
¡Ah, el viento!
El viento se detiene para la reina
que sale de su cielo

(Vicente Huidobro)

19. Y él mató a todos los niños

(La matanza de los inocentes ordenada por
Herodes se describe con chillidos de horror del
coro, salpicados con un campanilleo de alarma)

Entonces Herodes, cuando se vio burlado
por los magos, se enojó mucho,
y mandó matar a todos los niños
menores de dos años que había en Belén
y en todos sus alrededores.

(Mateo 2)

20. "Memorial de Tlatelolco"

(El antecedente de Tlatelolco fue una matanza
de aztecas hecha por los españoles en 1521.
Castellanos relata otra matanza de pacíficos
manifestantes realizada por las autoridades
mejicanas en el mismo suelo el 2 de octubre
de 1968, que ha sido sepultada por el olvido.
Los vencedores siempre narran la historia
oficial encubriendo parte o toda la verdad de
la tragedia, pero esos eventos sangrientos no
fueron olvidados, así como los de Herodes,
quien fue incapaz de esconder su alevosía)

La oscuridad engendra la violencia
y la violencia pide oscuridad
para cuajar en crimen.
Por eso el dos de octubre aguardó hasta la noche
para que nadie viera la mano que empuñaba
el arma, sino sólo su efecto de relámpago.
Y a esa luz, breve y lívida, ¿quién?
¿Quién es el que mata?
¿Quiénes los que agonizan, los que mueren?
¿Los que huyen sin zapatos?
¿Los que van a caer al pozo de una cárcel?
¿Los que se pudren en el hospital?
¿Los que se quedan mudos, para siempre,
de espanto?
¿Quién? ¿Quiénes?
Nadie. Al día siguiente, nadie.
La plaza amaneció barrida;
los periódicos dieron como noticia principal
el estado del tiempo.
Y en la televisión, en la radio,
en el cine
no hubo ningún cambio de programa,
ningún anuncio intercalado ni uno
ni un minuto de silencio en el banquete.
(Pues prosiguió el banquete.)
No busques lo que no hay:
huellas, cadáveres,
que todo se le ha dado
como ofrenda a una diosa:
a la Devoradora de Excrementos.
No hurgues en los archivos
pues nada consta en actas.
Ay, la violencia pide oscuridad
porque la oscuridad engendra el sueño
y podemos dormir soñando que soñamos.
Mas he aquí que toco una llaga: es mi memoria.
Duele, luego es verdad. Sangra con sangre.
Y si la llamo mía traiciono a todos.
Recuerdo, recordamos.
Esta es nuestra manera de ayudar que amanezca
sobre tantas conciencias mancilladas,
sobre un texto iracundo, sobre una reja abierta,
sobre el rostro amparado tras la máscara.
Recuerdo, recordemos
hasta que la justicia se siente entre nosotros.

(Rosario Castellanos)

21. En el día de la gran matanza

(Las cuerdas, estridentes, introducen las palabras
de Isaías, invocado la futura condenación de la
infame matanza. La música avanza con furia,
sostenida por un acompañamiento de cencerros)

Y sobre todo monte alto,
y sobre todo collado elevado,
habrá ríos y corrientes de agua
el día de la gran matanza,
cuando caerán las torres.
Y la luz de la luna será como la luz del sol,
y la luz del sol siete veces mayor,
como la luz de siete días,
el día en que Jehová vengue
la herida de su pueblo
y cure la herida que él causó.

(Isaías 30.25)

22. Pues está tiritando amor en el hielo

(La vehemencia se apaga para dar lugar a la
súplica de Sor Juana Inés. Los solistas y el coro
buscan consuelo a través de los cuatro elementos
de la filosofía clásica)

1- Pues está tiritando
amor en el hielo,
y la escarcha y la nieve
me lo tienen preso,
¿quién le acude?
2- ¡El agua!
3- ¡La tierra!
4- ¡El aire!
1- ¡No, sino el fuego!
1- Pues al niño fatigan
sus penas y males,
y a sus ansias no dudo
que alientos le faltan,
¿quién le acude?
2- ¡El fuego!
3- ¡La tierra!
4- ¡El agua!
1- ¡No, sino el aire!
1- Pues el niño amoroso
tan tierno se abrasa,
que respira en volcanes
diluvios de llamas,
¿quién le acude?
2- ¡El aire!
3- ¡El fuego!
4- ¡La tierra!
1- ¡No, sino el agua!
1- Si por la tierra el niño
los cielos hoy deja,
y no halla en qué descanse
su cabeza en ella,
¿quién le acude?
2- ¡El agua!
3- ¡El fuego!
4- ¡El aire!
1- ¡No, mas la tierra!

(Sor Juana Inés de la Cruz)

23. Jesús y los Dragones

(De otro libro apócrifo surge esta alegoría,
entonada por la soprano y voces masculinas, en
que los dragones rinden homenaje al Niño Dios)

Habiendo llegado a una gruta,
y queriendo reposar allí,
María descendió de su montura
y se sentó con Jesús en sus rodillas.
Tres muchachos hacían la travesía con José,
y una joven con María.
Y he aquí que de pronto salió de la gruta
una multitud de dragones, y, a su vista,
los niños lanzaron gritos de espanto.
Entonces Jesús,
descendiendo de las rodillas de su madre,
se puso en pie delante de los dragones
y éstos, retrocediendo, lo adoraron.

Y el niño Jesús, andando delante de ellos,
les ordenó no hacer mal a los hombres.
Pero José y María temían
que el niño fuese herido por los dragones.
Y Jesús les dijo: No temáis,
y no me miréis como un niño,
porque yo he sido siempre un hombre perfecto,
y es preciso que todas las bestias se amansen ante mÍ.

(Evangelio del Pseudo-Mateo Capítulo XVIII)

24. El Árbol de la Palma

(Otra dulce leyenda cuenta el hambre y la sed
que la sagrada familia tenia en su viaje a Egipto,
y cómo por orden del niño una palmera se curvó
para ofrecer sus frutos. El coro de niños canta el
suave y sencillo poema de alabanza de
Castellanos, el bajo narra el resto de la historia
sobre árbol de palma: de cómo el niño rogó al
árbol que partiera sus raíces y liberara una
fuente subterránea de agua fresca. Las palabras
del poema descansan sobre una guitarra solista)

Y ocurrió que al tercer día de su viaje
María estaba fatigada en el desierto
por el ardor del sol,
y viendo una palmera dijo a José:
"voy a descansar un poco a su sombra".
Y José la condujo hasta la palmera
y la hizo apearse de su montura.
Cuando María estuvo sentada,
levantó los ojos a la palmera y,
viendo que estaba cargada de frutos, dijo a José:
"Yo quisiera, si fuese posible,
probar los frutos de esta palmera".
Y José le dijo: "me sorprende que hables así,
viendo la altura de este árbol,
y que pienses en comer sus frutos
puesto que no es posible alcanzarlos".

Lo que a mí me preocupa es la falta de agua,
pues ya no queda en nuestros odres
y no tenemos para nosotros,
ni para nuestros animales.

Entonces el Niño Jesús,
que descansaba serenamente
sobre las rodillas de su madre, dijo a la palmera:
"Árbol, inclínate,
y alimenta a mi madre con tus frutos".
Ante estas palabras la palmera inclinó su copa
hasta los pies de María y arrancaron frutos
de los que todos se alimentaron.

(Hablado)

Entonces le dijo Jesús:
"Yérguete, palmera, recobra tu fuerza
y sé la compañera de los árboles
que hay en el paraíso de mi Padre.
Descubre con tus raíces el manantial
que corre bajo tierra y haz que brote agua
suficiente para apagar nuestra sed".
Y en seguida el árbol se enderezó
y de entre sus raíces brotaron hilos de agua clara,
muy fresca y de una dulzura extrema.

(Evangelio del Pseudo-Mateo capítulo XX)

Señora de los vientos,
garza de la llanura,
cuando te meces canta
tu cintura.
Gesto de la oración
o preludio del vuelo,
en tu copa se vierten uno a uno
los cielos.
Desde el país oscuro de los hombres
he venido, a mirarte, de rodillas.
Alta, desnuda, única.
Poesía.

(Rosario Castellanos)



Traducido y digitalizado por:
José Luis Roviaro 2012