ATTO  III 







SACERDOTESSE 
SACERDOTI 

O tu che sei d'Osiride 
madre immortale e sposa,            
diva che i casti palpiti 
desti agli umani in cor, 
soccorri a noi pietosa, 
madre d'immenso amor, ecc. 





RAMFIS 

Vieni d'Iside al tempio;  
all vigilia delle tue nozze  
invoca della Diva il favore.   
Iside legge de'mortali 
nel core; 
ogni mistero degli umani 
a lei è noto. 

AMNERIS 
Sì, 
io pregherò che Radamès  
mi doni tutto il suo cor,  
come il mio cor  
a lui sacro 
è per sempre. 

RAMFIS 
Andiamo. 
Pregherai fino all'alba;  
io sarò teco. 

SACERDOTESSE 
SACERDOTI 
Soccorri a noi pietosa, 
madre d'immenso amor.   
ACTO  III


(Las orillas del Nilo)

(Fuera del templo de Isis;
noche de luna llena)

SACERDOTES
SACERDOTISAS
(desde el interior del templo)
Oh, tú que eres madre inmortal      
y esposa de Osiris,
diosa que despierta castas pasiones
en los corazones humanos,
socórrenos piadosa,
madre de inmenso amor, etc.

(Amneris llega en barca
acompañada por Ramfis y su
séquito.)

RAMFIS
(a Amneris)
Ven al templo de Isis;
en la víspera de tu boda,
invoca el favor de la diosa.
Isis lee en el corazón
de los mortales,
todos los misterios de los humanos
le son conocidos.

AMNERIS
Sí, 
rogaré que Radamés me entregue
todo su corazón,
del mismo modo que mi corazón
se ha consagrado 
a él para siempre.

RAMFIS
Vamos.
Rezarás hasta el alba;
estaré contigo.

SACERDOTES
SACERDOTISAS
Socórrenos piadosa,
madre de inmenso amor.  




AIDA 
Qui Radamès verrà!  
Che vorrà dirmi? 
Io tremo!  
Ah! se tu vieni a recarmi,  
o crudel, l'ultimo addio, 
del Nilo i cupi vortici 
mi daran tomba,  
e pace forse, 
e oblio. 
O patria mia, 
mai più ti rivedrò! 
O cieli azzurri, 
o dolci aure native, 
dove sereno il mio mattin brillò. 
O verdi colli, 
o profumate rive, 
o patria mia, 
mai più ti rivedrò! 
O fresche valli, 
o queto asil beato 
che un dì promesso 
dall'amor mi fu! 
Or che d'amore il sogno 
è dileguato, 
o patria mia, 
non ti vedrò mai più! ecc. 
O patria mia, 
mai più ti rivedrò! 



Ciel! Mio padre! 

AMONASRO 
A te grave cagion 
m'adduce, Aida. 
Nulla sfugge al mio sguardo.   
D'amor ti struggi  
per Radamès, 
ei t'ama, qui lo attendi. 
Dei Faraon la figlia è tua rivale: 
razza infame, aborrita 
e a noi fatale!            
(Amneris y Ramfis entran en el
templo, mientras Aida se acerca
cautelosamente.)

AIDA
¡Radamés vendrá aquí!
¿Qué querrá decirme?
Tiemblo.
¡Ah! si vienes, cruel,
a darme el ultimo adiós,
los profundos remolinos del Nilo
me darán sepultura,
y quizás me concedan
la paz y el olvido.
¡Oh patria mía,
nunca más volveré a verte!
Oh cielos azules,
oh suaves brisas nativas,
donde brilló serena mi juventud.
Verdes colinas, 
orillas perfumadas,
¡oh patria mía,
nunca más volveré a verte!
¡Oh frescos valles,
oh bendito y apacible refugio
que un día me prometió
el amor!
Ahora que mi sueño de amor
se ha desvanecido,
¡oh patria mía, nunca más 
volveré a verte!, etc.
Oh patria mía,
jamás volveré a verte!

(viendo entrar a Amonasro)

¡Cielos, mi padre!

AMONASRO
Un grave motivo 
me conduce hasta ti,Aida.
Nada escapa a mi mirada.
Te consumes de amor 
por Radamés,
él te ama, lo esperas aquí.
La hija del Faraón es tu rival:
¡raza infame, aborrecida
y fatal para nosotros!    
AIDA 
E in suo potere io sto!   
Io, d'Amonasro figlia! 

AMONASRO 
In poter di lei!  No! 
Se lo brami 
la possente rival tu vincerai, 
e patria, e trono, e amor, tutto tu  
avrai. 
Rivedrai 
le foreste imbalsamate, 
le fresche valli, 
i nostri templi d'or. 

AIDA 
Rivedrò 
le foreste imbalsamate, 
le fresche valli, 
i nostri templi d'or. 

AMONASRO 
Sposa felice 
a lui che amasti tanto, 
tripudii immensi ivi potrai gioir. 

AIDA 
Un giorno solo di 
si dolce incanto, 
un'ora, un'ora 
di tal gioia, 
e poi morir! 

AMONASRO 
Pur rammenti 
che a noi l'Egizio 
immite, 
le case, i templi, 
e l'are profanò; 
trasse in ceppi 
le vergini rapite; 
madri, vecchi, fanciulli ei trucidò.
AIDA
¡Y yo estoy en su poder!
¡Yo, la hija de Amonasro!

AMONASRO
¿En su poder? ¡No!
Si lo deseas vencerás
a la poderosa rival,
y patria, trono y amor,
todo lo conseguirás.
Verás de nuevo
los bosques perfumados,
los frescos valles,
nuestros templos de oro.

AIDA
Veré de nuevo
los bosques perfumados,
los frescos valles,
nuestros templos de oro.

AMONASRO
Esposa feliz
de quien tanto has amado,
gozarás allí de una dicha inmensa.

AIDA
¡Gozar un sólo día
de tan dulce encanto,
una hora, una hora
de semejante alegría, 
y después morir!

AMONASRO
Pero recuerda
que el bárbaro egipcio,
profanó nuestros hogares,
nuestros templos 
y nuestros altares;
trajo encadenadas
a las vírgenes raptadas;
asesinó a madres, viejos y niños.
AIDA 
Ah! ben rammento 
quegl'infausti giorni! 
Rammento i lutti 
che il mio cor soffrì! 
Deh! fate, 
o numi,  
che per noi ritorni l'alba  
invocata de'sereni dì. 

AMONASRO 
Rammenta. 
Non fia che tardi.   
In armi ora si desta 
il popol nostro; 
tutto è pronto già. 
Vittoria avrem.  
Solo a saper mi resta 
qual sentier il nemico seguirà. 

AIDA 
Chi scoprirlo potria?  
Chi mai? 

AMONASRO 
Tu stessa! 

AIDA 
Io? 

AMONASRO 
Radamès so che qui attendi.  
Ei t'ama,  
ei conduce gli egizi... 
Intendi? 

AIDA 
Orrore! Che mi consigli tu?   
No! no! giammai! 

AMONASRO 
Su dunque! 
Sorgete, egizie coorti! 
Col fuoco struggete le nostre città! 
Spargete il terrore,  
le stragi, la morti, 
al vostro furore 
più freno non v'ha.        
AIDA
¡Ah, recuerdo bien
aquellos días infaustos,
recuerdo el dolor que tuvo
que soportar mi corazón!
¡Oh! Dioses,
haced que para nosotros
vuelva el alba de los días serenos
que hemos invocado.

AMONASRO
Recuerda.
Antes de que sea tarde.
Nuestro pueblo
se apresta a las armas,
todo está dispuesto.
Venceremos.
Sólo me falta saber
qué camino seguirá el enemigo.

AIDA
¿Quién podría descubrirlo? 
¿Quién?

AMONASRO
¡Tú misma!

AIDA
¿Yo?

AMONASRO
Sé que esperas aquí a Radamés...
Él te ama, 
y conduces a los egipcios...
¿Entiendes?

AIDA
¡Horror! ¿Qué me aconsejas?
¡No, no, jamás!

AMONASRO
¡Entonces, arriba!
¡Levantaos soldados de Egipto!
¡Incendiad nuestras ciudades!
Sembrad el terror,
la destrucción y la muerte.
No hay ningún obstáculo
a vuestra furia.    
AIDA 
Ah! padre! padre! 

AMONASRO 
Mia figlia ti chiami! 

AIDA 
Pietà! Pietà! Pietà! 

AMONASRO 
Flutti di sangue scorrono 
sulle città dei vinti. 
Vedi? Dai negri vortici 
si levano gli estinti, 
ti additan essi e gridano: 
"Per te la patria muor!" 

AIDA 
Pietà! Pietà,! Padre, pietà! 

AMONASRO 
Una larva orribile 
fra l'ombre a noi s'affaccia. 
Trema! le scarne braccia 
sul capo tuo levò. 
Tua madre ell'è, ravvisala, 
ti maledice. 

AIDA 
Ah Padre! No! Ah! 
Ah no! Ah no! 
Padre, pietà! pietà! 

AMONASRO 
Non sei mia figlia! 
Dei Faraoni tu sei la schiava! 

AIDA 
Ah! Pietà, pietà! pietà! 
Padre! A costoro schiava non sono. 
Non maledirmi, non imprecarmi. 
Ancor tua figlia 
potrai chiarmarmi; 
della mia patria degna sarò. 

AMONASRO 
Pensa che un popolo,  
vinto, straziato, 
per te soltanto risorger può.  
AIDA
¡Ay, padre, padre!

AMONASRO
¿Y te consideras mi hija?

AIDA
¡Piedad, piedad, piedad!

AMONASRO
Olas de sangre corren
por las ciudades de los vencidos.
¿Ves? De los negros remolinos
surgen los muertos.
Te señalan y gritan:
"¡Por ti la patria muere!"

AIDA
¡Piedad!. ¡piedad, padre, piedad!

AMONASRO
Un horrible espectro surge
entre las sombras ante nosotros.
¡Tiembla! Los descarnados brazos
se levantan sobre tu cabeza.
Es tu madre, mírala,
te maldice.

AIDA
¡Ah! ¡Padre! ¡No! ¡Ah!
¡Ah no! ¡Ah no!
¡Padre, piedad! ¡Piedad!

AMONASRO
¡No eres mi hija!
¡Eres la esclava de los faraones!

AIDA
¡Ah! ¡Piedad, piedad, piedad!
Padre, no soy tu esclava.
No me maldigas, no me condenes.
Todavía podrás llamarme 
hija tuya;
de mi patria seré digna.

AMONASRO
Piensa que un pueblo,
vencido, destruido, sólo
puede resurgir gracias a ti. 
AIDA 
Oh patria! Oh patria,  
quanto mi costi! 

AMONASRO 
Coraggio! Ei giunge. 
Là tutto udrò. 




RADAMÈS 
Pur ti riveggo, 
mia dolce Aida. 

AIDA 
T'arresta. Vanne.  
Che speri ancor? 

RADAMÈS 
A te d'appresso l'amor mi guida. 

AIDA 
Te i riti attendono d'un altro amor. 
D'Amneris sposo... 

RADAMÈS 
Che parli mai? 
Te sola, Aida, te deggio amar. 
Gli Dei m'ascoltano, 
tu mia sarai. 

AIDA 
D'uno spergiuro non ti macchiar! 
Prode t'amai, 
non t'amerei spergiuro. 

RADAMÈS 
Dell'amor mio dubiti, Aida? 

AIDA 
E come speri sottrarti  
d'Amneris ai vezzi, 
del Re al voler,  
del tuo popolo ai voti, 
dei Sacerdoti all'ira?      
AIDA
¡Oh patria, oh patria,
cuánto me cuestas!

AMONASRO
¡Ten valor! Ahí viene.
Oculto allí lo oiré todo.

(Se esconde detrás de las palmeras
cuando Radamés entra.)

RADAMÉS
Al fin te vuelvo a ver, 
mi dulce Aida.

AIDA
Detente. Vete.
¿Qué esperas todavía?

RADAMÉS
El amor me guía junto a ti.

AIDA
Te aguardan los ritos de otro amor.
Como esposo de Amneris...

RADAMÉS
¿Qué estas diciendo?
Sólo puedo amarte a ti, Aida.
Los dioses me escuchan,
tú serás mía.

AIDA
¡No te manches con un perjurio!
Te amé leal,
no te amaría si fueras perjuro.

RADAMÉS
¿Dudas de mi amor, Aida?

AIDA
¿Y cómo esperas sustraerte
a las caricias de Amneris,
a la voluntad del rey,
a los deseos de tu pueblo,
a la ira de los sacerdotes? 
RADAMÈS 
Odimi, Aida. 
Nel fiero anelito 
di nuova guerra 
il suolo Etiope si ridestò. 
I tuoi 
già invadono la nostra terra, 
io degli egizi duce sarò. 
Fra il suon, fra i plausi 
della vittoria, 
al re mi prostro, 
gli svelo il cor; 
Sarai tu il serto della mia gloria, 
vivrem beati 
d'eterno amore. 

AIDA 
Nè d'Amneris paventi 
il vindice furor? 
La sua vendetta, 
come folgor tremenda, 
cadrà su me, sul padre mio, 
su tutti. 

RADAMÈS 
Io vi difendo. 

AIDA 
Invan! tu nol potresti. 
Pur... se tu ami...  
ancor s'apre 
una via di scampo a noi. 

RADAMÈS 
Quale? 

AIDA 
Fuggir! 

RADAMÈS 
Fuggire!                  
RADAMÉS
Escúchame, Aida.
La tierra de Etiopía
ha despertado de nuevo
en el feroz anhelo de otra guerra.
Los tuyos 
ya invaden nuestra patria,
yo seré el caudillo de los egipcios.
Entre el fragor y los aplausos
de la victoria,
me postraré ante el rey,
le desvelaré mi corazón.
Tu serás la corona de mi gloria,
y viviremos felices
en un amor eterno.

AIDA
¿No temes el vengativo furor
de Amneris?
Su venganza,
tremenda como un rayo,
caerá sobre mí, sobre mi padre,
sobre todos.

RADAMÉS
Yo te defenderé.

AIDA
En vano. No podrías.
Aunque si me amas,
todavía existe para nosotros
una manera de evitarlo.

RADAMÉS
¿Cuál?

AIDA
¡Huir!

RADAMÉS
¡Huir!            
AIDA 
Fuggiam gli ardori inospiti 
di queste lande ignude; 
una novella patria 
al nostro amor si schiude. 
Là, tra foreste vergini, 
di fiori profumate, 
in estasi beate 
la terra scorderem. 

RADAMÈS 
Sovra una terra estrania 
teco fuggir dovrei! 
Abbandonar la patria, 
l'are de' nostri dei! 
Il suol dov'io raccolsi 
di  gloria i primi allori, 
il ciel de' nostri amori 
come scordar potrem? 

AIDA 
Là tra foreste vergini, ecc. 

RADAMÈS 
Il ciel dei nostri amori, ecc. 

AIDA 
Sotto il mio ciel più libero 
l'amor ne fia concesso; 
ivi nel tempio istesso 
gli stessi numi avrem, ecc. 
Fuggiam, fuggiam! 

RADAMÈS 
Abbandonar la patria, ecc. 
Aida! 

AIDA 
Tu non m'ami. Va! 

RADAMÈS 
Non t'amo? 

AIDA 
Va!                       
AIDA
Huyamos de los ardores inhóspitos
de estas tierras desnudas;
una nueva patria se abre
ante nuestro amor.
Allí entre bosques vírgenes,
perfumados de flores,
en éxtasis feliz
olvidaremos el mundo.

RADAMÉS
¿Debería huir contigo
hacia una tierra extraña?
¡Abandonar la patria,
los altares de nuestros dioses!
¿Cómo podríamos olvidar la tierra
donde he recogido mis primeros
laureles de gloria,
el cielo de nuestro amor?

AIDA
Allí entre bosques vírgenes, etc.

RADAMÉS
El cielo de nuestro amor, etc.

AIDA
Bajo mi cielo
nuestro amor será más libre;
allí en el mismo templo
tendremos los mismos dioses, etc.
¡Huyamos, huyamos!

RADAMÉS
¡Abandonar la patria!  etc.
¡Aida!

AIDA
Tú no me amas, ¡vete!

RADAMÉS
¿Crees que no te amo?

AIDA
¡Vete!            
RADAMÈS 
Mortal giammai nè dio 
arse d'amor 
al par del mio possente. 

AIDA 
Va, va, 
t'attende all'ara Amneris. 

RADAMÈS 
No! Giammai! 

AIDA 
Giammai, dicesti? 
Allor, piombi la scure 
su me, sul padre mio... 

RADAMÈS 
Ah no!  Fuggiamo! 
Sì, fuggiam da queste mura, 
al deserto insiem fuggiamo; 
qui sol regna la sventura, 
là si schiude un ciel d'amor. 
I deserti interminati 
a noi talamo saranno, 
su noi gli astri brilleranno 
di più limpido fulgor. 

AIDA 
Nella terra avventurata 
de' miei padri, il ciel ne attende; 
ivi l'aura è imbalsamata, 
ivi il suolo è aromi 
e fior. 
Fresche valli e verdi prati 
a noi talamo saranno, 
su noi gli astri brilleranno 
di più limpido fulgor. 

AIDA, RADAMÈS 
Vieni meco, insiem fuggiamo 
questa terra di dolor. 
Vieni meco, t'amo, t'amo! 
A noi duce fia l'amor. 

AIDA 
Ma dimmi:  
per qual via eviterem  
le schiere degli armati?   
RADAMÉS
Jamás ni mortal ni dios alguno
ardió con un amor poderoso
semejante al mío.

AIDA
Vete, vete,
Amneris te espera ante el altar.

RADAMÉS
¡No! ¡Jamás!

AIDA
¿Jamás has dicho?
Entonces que caiga el hacha
sobre mí y sobre mi padre.

RADAMÉS
¡Ah, no! ¡Huyamos!
Sí, huyamos de estos muros,
huyamos juntos al desierto;
aquí sólo reina la desventura,
allí se abre un cielo de amor.
El inmenso desierto
será nuestro tálamo nupcial.
Los astros brillarán sobre nosotros
con su más nítido fulgor.

AIDA
En el país feliz de mis padres,
el cielo nos aguarda; allí el aire
está perfumado, allí la tierra
es todo gratos aromas
y hermosas flores.
Frescos valles y verdes prados
serán nuestro tálamo,
los astros brillarán sobre nosotros
con su más nítido fulgor.

AIDA, RADAMÉS
Ven conmigo, huyamos juntos
de esta tierra de dolor.
Ven conmigo, te amo, te amo.
El amor será nuestro guía.

AIDA
Pero dime:
¿por qué camino evitaremos
las legiones del ejército?  
RADAMÈS 
Il sentier scelto 
dai nostri 
a piombar sul nemico  
fia deserto fino a domani. 

AIDA 
E quel sentier? 

RADAMÈS 
Le gole di Napata... 



AMONASRO 
Di Napata le gole! 
Ivi saranno i miei. 

RADAMÈS 
Oh! Chi ci ascolta? 

AMONASRO 
D'Aida il padre 
e degli etiopi il re! 

RADAMÈS 
Tu! Amonasro! Tu! Il re? 
Numi! che dissi? 
No, non è ver, non è ver, no!  
Sogno, delirio è questo! 

AIDA 
Ah no! ti calma, ascoltami... 

AMONASRO 
A te l'amor d'Aida... 

AIDA 
...all'amor mio t'affida. 

AMONASRO 
...un soglio innalzerà! 

RADAMÈS 
Io son disonorato! 
Per te tradii la patria! 

AIDA 
Ti calma! Ah no! Ti calma! ecc.
RADAMÉS
El camino escogido 
por los nuestros
para arrojarnos sobre el enemigo
estará desierto hasta mañana.

AIDA
¿Y cuál es ese camino?

RADAMÉS
El desfiladero de Nápata.

(Amonasro sale de su escondite.)

AMONASRO
¡El desfiladero de Nápata!
¡Allí estarán los míos!

RADAMÉS
¡Oh! ¿Quién nos escucha?

AMONASRO
El padre de Aida
y el rey de los etíopes.

RADAMÉS
¡Tú, Amonasro! ¿Tú, el rey?
¡Dioses! ¿Qué he dicho?
¡No! No es cierto, no es cierto, ¡no
Es un sueño, un delirio.

AIDA
¡Ay, no! Cálmate, escúchame...  

AMONASRO
El amor de Aida...

AIDA
... confía en mi amor.

AMONASRO
... te levantará un trono!

RADAMÉS
¡Estoy deshonrado!
¡Por  ti he traicionado a mi patria!

AIDA
¡Cálmate! ¡Ah no! ¡Cálmate!, etc.
AMONASRO 
No: tu non sei colpevole, 
era voler del fato, ecc. 
Vien: oltre il Nil ne attendono 
i prodi a noi devoti, 
là del tuo cor i voti 
coronerà l'amor. 
Vieni, vieni, vieni! 




AMNERIS 
Traditor! 

AIDA 
La mia rival! 

AMONASRO 


L'opra mia a strugger vieni! 
Muori! 





RADAMÈS 
Arresta, insano!... 

AMONASRO 
Oh rabbia! 

RAMFIS 
Guardie, olà! 

RADAMÈS 

Presto! fuggite! 

AMONASRO 

Vieni, o figlia. 

RAMFIS 

L'inseguite! 

RADAMÈS 

Sacerdote, io resto a te.  



AMONASRO
No, tú no eres culpable,
era la voluntad del destino, etc.
Ven: al otro lado del Nilo nos
esperan los leales que nos siguen;
allí el amor coronará
los deseos de tu corazón.
¡Ven, ven, ven!

(Amneris sale del templo seguida
Ramfis y los guardianes.)

AMNERIS
¡Traidor!

AIDA
¡Mi rival!

AMONASRO
(Amenaza a Amneris con una
daga)
¡Vienes a destruir mis planes!
¡Muere!

(Radamés se interpone entre
Amneris y Amonastro)


RADAMÉS
¡Detente, loco!

AMONASRO
¡Oh, rabia!

RAMFIS
¡Aquí, guardias!

RADAMÉS
(a Aida y Amonasro)
¡Rápido, huid!

AMONASRO
(arrastrando a Aida)
Ven, hija mía.

RAMFIS
(a los guardias)
¡Seguidles!

RADAMÉS
(a Ramfis)
Sacerdote, estoy en tus manos.



ATTO IV 


Scena 1






AMNERIS 
L'aborrita rivale a me sfuggia. 
Dai Sacerdoti Radamès attende 
dei traditor la pena. 
Traditor egli non è. Pur rivelò 
di guerra l'alto segreto,  
egli fuggir volea, con lei fuggire.  
Traditori tutti! 
A morte! A morte!  
Oh! che mai parlo?   
Io l'amo, io l'amo sempre!  
Disperato, insano è quest'amor  
che la mia vita strugge. 
Oh! s'ei potesse amarmi! 
Vorrei salvarlo.  E come? 
Si tenti!   



Guardie: Radamès qui venga. 




Già i Sacerdoti adunansi 
arbitri del tuo fato; 
pur dell'accusa orribile 
scolparti ancor t'è dato; 
ti scolpa,e la tua grazia 
io pregherò dal trono, 
e nunzia di perdono, 
di vita, a te sarò.    
ACTO IV


Escena 1

(Un salón en el palacio real)

(Una trampilla conduce a la
cámara subterránea de justicia)

AMNERIS
Mi odiada rival ha escapado.
Radamés espera que los sacerdotes
le condenen como traidor.
Él no es un traidor, aunque reveló
un gran secreto de guerra.
Quería huir, huir con ella.
¡Todos son traidores!
¡Que mueran! ¡Que mueran!
¡Oh! ¿Qué digo?
Lo amo, lo amaré siempre.
Desesperado, loco es este amor
que destroza mi vida.
¡Oh, si pudiera amarme!
Quisiera salvarlo. Pero ¿cómo?
¡Lo intentaré!

(Llamando a los guardias)

¡Guardias, que venga Radamés!

(Radamés es conducido por los
guardias.)

Ya están reunidos los sacerdotes,
árbitros de tu destino;
pero aún puedes disculparte
de esta terrible acusación.
Discúlpate,
y pediré tu gracia al trono,
y seré el mensajero
que te traerá la vida y el perdón.
RADAMÈS 
Di mie discolpe i giudici 
mai non udran l'accento; 
dinanzi ai numi, agli uomini 
nè vil, nè reo mi sento. 
Profferse il labbro incauto 
fatal segreto, è vero, 
ma puro il mio pensiero, 
e l'onor mio restò. 

AMNERIS 
Salvati dunque  
e scolpati. 

RADAMÈS 
No! 

AMNERIS 
Tu morrai. 

RADAMÈS 
La vita aborro;  
d'ogni gaudio la fonte inaridita, 
svanita ogni speranza, 
sol bramo di morir. 

AMNERIS 
Morire!  
Ah, tu dei vivere! 
Sì, all'amor mio vivrai; 
per te le angosce orribili 
di morte io già provai; 
t'amai, soffersi tanto, 
vegliai le notti in pianto, 
e patria, e trono, e vita 
tutto darei, tutto darei per te. 

RADAMÈS 
Per essa anch'io la patria 
e l'onor mio tradia. 

AMNERIS 
Di lei non più!       
RADAMÉS
Los jueces no oirán
nunca mis disculpas;
ante los dioses y ante los hombres
no me siento ni vil ni reo.
Es cierto que mis labios
profirieron el fatal secreto,
pero mi pensamiento
y mi honor permanecieron fieles.

AMNERIS
Entonces discúlpate
y sálvate.

RADAMÉS
¡No!

AMNERIS
Morirás.

RADAMÉS
Aborrezco la vida;
se ha secado la fuente de todas
las alegrías; desvanecida cualquier
esperanza, sólo deseo morir.

AMNERIS
¡Morir!
¡Ah, tú debes vivir!
Sí, vivirás por mi amor;
por ti he sufrido ya angustias
horribles de muerte;
te amaba, sufrí tanto,
pasé las noches en vela llorando,
y la patria, el trono, la vida,
todo lo daría, todo lo daría por ti.

RADAMÉS
Por ella también yo traicioné
mi patria y mi honor...

AMNERIS
¡De ella no me digas nada más!...
RADAMÈS 
L'infamia m'attende 
e vuoi ch'io viva? 
Misero appien mi festi, 
Aida a me togliesti, 
spenta l'hai forse, 
e in dono 
offri la vita a me? 

AMNERIS 
Io di sua morte origine! 
No! Vive Aida. 

RADAMÈS 
Vive! 

AMNERIS 
Nei disperati aneliti 
dell'orde fuggitive 
sol cadde il padre. 

RADAMÉS 
Ed ella? 

AMNERIS 
Sparve, 
nè più novella s'ebbe. 

RADAMÈS 
Gli dei l'adducano 
salva 
alle patrie mura, 
e ignori la sventura 
di chi per le morrà! 

AMNERIS 
Ma, s'io ti salvo, 
giurami che più no la vedrai. 

RADAMÈS 
Nol posso! 

AMNERIS 
A lei rinunzia 
per sempre e tu vivrai! 

RADAMÈS 
Nol posso!
RADAMÉS
Me espera la infamia,
¿y quieres que viva?
Me has hecho desgraciado,
me has quitado a Aida.
Quizás la has matado,
¿y me ofreces la vida 
como un don?

AMNERIS
¿Yo, causa de su muerte?
No, Aida vive.

RADAMÉS
¡Vive!

AMNERIS
Entre los afanes desesperados
de las hordas fugitivas
sólo cayó su padre.

RADAMÉS
¿Y ella?

AMNERIS
Desapareció,
y nada más se ha sabido.

RADAMÉS
¡Que los dioses la conduzcan
sana y salva
hasta las fronteras patrias,
y que ignore  la desventura
del que morirá por ella!

AMNERIS
Pero, si te salvo,
júrame que nunca volverás a verla.

RADAMÉS
¡No puedo!

AMNERIS
¡Renuncia a ella
para siempre y vivirás!

RADAMÉS
¡No puedo!              
AMNERIS 
Anco una volta: 
A lei rinunzia. 

RADAMÈS 
È vano. 

AMNERIS 
Morir vuoi dunque, insano? 

RADAMÈS 
Pronto a morir son già. 

AMNERIS 
Chi ti salva, sciagurato, 
dalla sorte che t'aspetta? 
In furore hai tu cangiato 
un amor ch'egual non ha. 
De' miei pianti la vendetta 
or dal ciel si compirà. 

RADAMÈS 
È la morte un ben supremo 
se per lei morir m'è dato; 
nel subir l'estremo fato 
gaudii immensi 
il cor avrà; 
l'ira umana più non temo, 
temo sol la tua pietà, ecc. 

AMNERIS 
Ah! chi ti salva? 
De' miei pianti 
la vendetta. 




Ohimè! morir mi sento. 
Oh! Chi lo salva? 
E in poter di costoro 
io stessa lo gettai! 
Ora, a te impreco, atroce gelosia, 
che la sua morte e il lutto eterno 
del mio cor 
segnasti!                   
AMNERIS
Por última vez:
renuncia a ella.

RADAMÉS
Es en vano.

AMNERIS
Entonces, ¿quieres morir, loco?

RADAMÉS
¡Ya estoy dispuesto a ello!

AMNERIS
¿Quién te salvará, desdichado,
de la suerte que te espera?
Has transformado en furor
un amor sin igual.
El cielo vengará
ahora mis lágrimas.

RADAMÉS
La muerte es un bien supremo
si por ella puedo morir.
Al sufrir el último destino
mi corazón será
inmensamente feliz;
ya no temo la ira humana,
sólo temo tu piedad, etc.

AMNERIS
¡Ah! ¿quién te salvará?
El cielo vengará ahora
mis lágrimas.

(Radamés es conducido fuera por
los guardias.)

¡Ay! ¡me siento morir!
¿Quién lo salvará?
¡Yo misma lo he puesto
en sus manos!
¡Ahora os maldigo, celos atroces,
que firmasteis su muerte y habéis
causado el luto eterno 
de mi corazón!           




Ecco i fatali, 
gl'inesorati ministri 
di morte. 
Oh! ch'io non vegga 
quelle bianche larve! 
E in poter di costoro 
io stessa lo gettai! 
io stessa! 

RAMFIS, SACERDOTI 

Spirto del nume, 
sovra noi discendi! 
Ne avviva al raggio 
dell'eterna luce; 
pel labbro nostro 
tua giustizia apprendi. 

AMNERIS 
Numi,pietà 
del mio straziato core. 
Egli è innocente, lo salvate, 
o numi! 
Disperato, tremendo 
è il mio dolore! 




RAMFIS, SACERDOTI 
Spirto del nume, 
sovra noi discendi! 

AMNERIS 
Oh, chi lo salva? Chi lo salva? 
Mi sento morir! 
Ohimè! Ohimè! 

RAMFIS 
Radamès! Radamès! Radamès! 
Tu rivelasti della patria i segreti 
allo straniero. 
Discolpati!                
(En este momento los sacerdotes
cruzan la sala y bajan a la cámara
subterránea.)

¡Aquí están los fatales
e inexorables ministros 
de la muerte!
¡Oh, que yo no vea
a estos blancos espectros!
¡Yo misma lo he puesto
en sus manos!
¡Yo misma!

RAMFIS, SACERDOTES
(desde la cámara del juicio)
¡Espíritu celestial,
desciende sobre nosotros!
Aviva el rayo
de eterna luz;
pronuncia tu justicia
por nuestros labios.

AMNERIS
¡Dioses, apiadaos
de mi corazón destrozado!
¡Él es inocente, salvadlo, 
oh dioses!
¡Desesperado y tremendo
es mi dolor!

(Radamés es llevado a la cámara
del juicio.)

RAMFIS, SACERDOTES
Espíritu celestial,
desciende sobre nosotros.

AMNERIS
¡Oh!, ¿quién lo salvará?
¡Me siento morir!
¡Ay de mí!, ¡ay de mí!

RAMFIS
¡Radamés, Radamés, Radamés!
¡Tú revelaste los secretos
de la patria al extranjero!
¡Justifícate!         
SACERDOTI 
Discolpati! 

RAMFIS 
Egli tace. 

RAMFIS, SACERDOTI 
Traditor! 

AMNERIS 
Ah, pietà! egli è innocente, 
numi, pietà, numi, pietà! 

RAMFIS 
Radamès! Radamès! Radamès! 
Tu disertasti dal campo 
il dì che precedea la pugna. 

SACERDOTI 
Discolpati! 

RAMFIS 
Egli tace. 

RAMFIS, SACERDOTI 
Traditor! 

AMNERIS 
Ah, pietà! ah! lo salvate, 
numi, pietà, numi, pietà! 

RAMFIS 
Radamès! Radamès! Radamès! 
Tua fè violasti, 
alla patria 
spergiuro, al re, 
all'onor. 

SACERDOTI 
Discolpati! 

RAMFIS 
Egli tace. 

RAMFIS, SACERDOTI 
Traditor!              
SACERDOTES
¡Justifícate!

RAMFIS
No responde.

RAMFIS, SACERDOTES
¡Traidor!

AMNERIS
¡Ah, piedad! ¡Es inocente!
¡Dioses, piedad!, ¡dioses, piedad!

RAMFIS
¡Radamés, Radamés, Radamés!
Desertaste del campo
el día anterior de la batalla.

SACERDOTES
¡Justifícate!

RAMFIS
No responde.

RAMFIS, SACERDOTES
¡Traidor!

AMNERIS
¡Ah, piedad! ¡Ah!
¡Salvadlo, dioses, piedad!

RAMFIS
¡Radamés, Radamés, Radamés!
Violaste la confianza 
que merecías,
renegaste de la patria, del rey,
del honor.

SACERDOTES
¡Justifícate!

RAMFIS
No responde.

RAMFIS, SACERDOTES
¡Traidor!             
AMNERIS 
Ah, pietà! ah! lo salvate, 
numi, pietà, numi, pietà!            

RAMFIS, SACERDOTI 
Radamès, è deciso il tuo fato; 
degli infami la morte tu avrai; 
sotto l'ara del nume sdegnato 
a te vivo fia schiuso l'avel. 

AMNERIS 
A lui vivo la tomba! 
Oh! gl'infami! 
Nè di sangue son paghi giammai, 
e si chiaman ministri del ciel! 

RAMFIS, SACERDOTI 


Traditor! Traditor! Traditor! 

AMNERIS 
Sacerdoti: 
compiste un delitto! 
Tigri infami 
di sangue assetate, 
voi la terra ed i numi oltraggiate, 
voi punite chi colpe non ha. 

RAMFIS, SACERDOTI 
È traditor! È traditor! 
Morrà! 

AMNERIS 

Sacerdote: 
quest'uomo che uccidi, 
tu lo sai 
da me un giorno fu amato. 
L'anatema d'un core straziato 
col suo sangue 
su te ricadrà. 

RAMFIS, SACERDOTI 
È traditor! È traditor! 
Morrà!                  
AMNERIS
¡Ah, piedad! ¡Ah!
¡Salvadlo, dioses, piedad!          

RAMFIS, SACERDOTES
Radamés, tu suerte está decidida:
tendrás la muerte de los infames;
bajo el altar del dios ofendido
será encerrado vivo en una tumba.

AMNERIS
¡Vivo en una tumba!
¡Oh!, ¡infames!
¡Nunca se sacian de sangre
y se llaman ministros del cielo!

RAMFIS, SACERDOTES
(volviendo de la cámara de
justicia)
¡Traidor, traidor, traidor!

AMNERIS
Sacerdotes:
¡habéis cometido un delito!
¡Tigres infames 
sedientos de sangre,
ultrajáis la tierra y los dioses,
castigáis a quien no es culpable!

RAMFIS, SACERDOTES
¡Es un traidor! ¡Es un traidor!
¡Morirá!

AMNERIS
(a Ramfis)
Sacerdote: 
¡ese hombre al que matas,
tú lo sabes,
un día fue amado por mí;
junto con su sangre, la maldición
de un corazón destrozado
caerá sobre ti.

RAMFIS, SACERDOTES
¡Es un traidor! ¡Es un traidor!
¡Morirá                
AMNERIS 
Voi la terra ed i numi oltraggiate, 
voi punite chi colpe non ha. 
Ah no, non è traditor, ecc. 
Pietà! pietà! pietà! 

RAMFIS, SACERDOTI 
Morrà! 
È traditor! morrà! ecc. 
Traditor! Traditor! Traditor! 



AMNERIS 
Empia razza! 
Anatema 
su voi! 
La vendetta del ciel scenderà! 
Anatema 
su voi! 


Scena 2 








RADAMÈS 
La fatal pietra 
sovra me si chiuse. 
Ecco la tomba mia. 
Del dì la luce più non vedrò. 
Non rivedrò più Aida. 
Aida, ove sei tu? 
Possa tu almeno 
viver felice 
e la mia sorte orrenda  
sempre ignorar! 
Qual gemito! 
Una larva, una vision! 
No! forma umana è questa! 
Ciel! Aida! 

AIDA 
Son io.                   
AMNERIS
Ultrajáis la tierra y los dioses.
Castigáis a quien no es culpable.
¡Ah, no, no es un traidor!, etc.
¡Piedad!, ¡piedad!, ¡piedad!

RAMFIS, SACERDOTES
¡Morirá!
¡Es un traidor! ¡Morirá!, etc.
¡Traidor! ¡Traidor! ¡Traidor!

(Ramfis y los sacerdotes se alejan.)

AMNERIS
¡Raza impía!
¡La maldición caiga 
sobre vosotros!
¡La venganza del cielo descenderá!
¡La maldición caiga 
sobre vosotros!


Escena 2

(Interior del templo de Vulcano)

(La escena está dividida en dos
planos: arriba, el templo; debajo,
la cripta. dos sacerdotes colocan la
losa que sella su entrada)

RADAMÉS
La losa fatal 
se ha cerrado sobre mí.
He aquí mi tumba.
Ya nunca más veré la luz del día.
Ya nunca volveré a ver a Aida.
Aida, ¿dónde estás?
¡Que al menos tú 
puedas vivir feliz
ignorando siempre
mi horrible destino!
¡Qué gemido!
¿Será un espectro o una visión?
¡No, es una forma humana!
¡Cielos, Aida!

AIDA
Soy yo.                 
RADAMÈS 
Tu, in questa tomba! 

AIDA 
Presago il core della tua condanna, 
in questa tomba 
che per te s'apriva 
io penetrai furtiva, 
e qui, 
lontana da ogni umano sguardo, 
nelle tue braccia desiai morire. 

RADAMÈS 
Morir! Si pura e bella! 
Morir per me d'amore; 
degli anni tuoi del fiore 
fuggir la vita! 
T'avea il cielo per l'amor creata, 
ed io t'uccido per averti amata! 
No, non morrai! 
Troppo t'amai! 
Troppo sei bella! 

AIDA 
Vedi? 
Di morte l'angelo 
radiante a noi s'appressa, 
ne adduce a eterni gaudii 
sovra i suoi vanni d'or. 
Già veggo il ciel dischiudersi, 
ivi ogni affanno cessa, 
ivi comincia l'estasi 
d'un immortale amor. 

SACERDOTI 
SACERDOTESSE 
Immenso, immenso Fthà, ah! 
del mondo spirito animator, 
noi t'invochiamo! 

AIDA 
Triste canto! 
Il nostro inno di morte. 
Invan! 
Tutto è finito sulla terra 
per noi. 

RADAMÈS 

Il tripudio dei sacerdoti. 
Nè le mie forti braccia 
smuovere ti potranno, 
o fatal pietra! 
È vero! È vero! 

AIDA 
O terra, addio; 
addio, valle di pianti, 
sogno di gaudio 
che in dolor svanì. 
A noi si schiude il ciel 
e l'alme erranti 
volano al raggio dell'eterno dì. 

AIDA, RADAMÈS 
O terra, addio, ecc. 

SACERDOTESSE 
SACERDOTI 
Immenso Fhtà, noi t'invochiam. 





AIDA, RADAMÈS 
O terra, addio, ecc. 

AMNERIS 
Pace, t'imploro, 
salma adorata, 
Issi placata ti schiuda il ciel! 

SACERDOTESSE 
SACERDOTI 
Noi t'invochiam, 
immenso Fthà!   



RADAMÉS
¡Tú, en esta tumba!

AIDA
Mi corazón previó tu condena,
y penetré a hurtadillas 
en esta tumba
que se abría para ti,
y aquí,
lejos de cualquier mirada humana,
¡deseé morir en tus brazos!

RADAMÉS
¡Morir!, ¡tan pura y bella!
Morir de amor por mí.
¡En la flor de tu juventud
huir de la vida!
El cielo te creó para el amor,
¡y yo te mato por haberte amado!
¡No, no morirás,
te amé demasiado!
¡Eres demasiado hermosa!

AIDA
¿Ves? 
El ángel radiante de la muerte
se acerca a nosotros,
y sobre sus alas de oro
nos conduce a la felicidad eterna.
Ya veo abrirse el cielo,
allí acaban todas las ansiedades,
allí empieza el éxtasis
de un amor inmortal.

SACERDOTES
SACERDOTISAS
Inmenso, inmenso Fthà, ¡ah!
Espíritu animador del mundo,
te invocamos.

AIDA
¡Triste canto!
Nuestro himno de muerte.
Todo es en vano.
Todo ha terminado en la tierra
para nosotros.

RADAMÉS
(intentando mover la losa)
El triunfo de los sacerdotes.
¡Ni aún mis fuertes brazos
podrán moverte,
losa fatal!
Es cierto. Es cierto.

AIDA
¡Oh tierra, adiós!
Adiós valle de lágrimas,
sueño de alegría
condenado al fracaso.
El cielo se abre para nosotros,
y nuestras almas errantes
vuelan hacia la luz del día eterno.

AIDA, RADAMÉS
Oh tierra, adiós, etc.

SACERDOTES
SACERDOTISAS
Inmenso Fthà, te invocamos.

(Amneris aparece, vestida de luto,
y se arroja sobre la losa que sella
la cripta.)

AIDA, RADAMÉS
Oh tierra, adiós, etc.

AMNERIS
Imploro para ti la paz,
muerto adorado.
¡Que Isis aplacada te abra el cielo!

SACERDOTES
SACERDOTISAS
¡Nosotros te invocamos,
inmenso Fthà!            



Escaneado por:
Julio Perales Díaz 1998